Bromas, mentiras y los cubiertos listos para un festín que no vendrá

Lo que no contesta el ministro y las mil y una excusas de un Gobierno nacional que sometió al olvido a la Patagonia. Cruje la alianza Cambiemos también en Chubut y en otros partidos sus contradicciones no los inhabilitan a sentirse con chances en 2019.

La mentira

Si hay algo característico del Gobierno de Mauricio Macri es la mentira permanente que se hace más notoria según pasa el tiempo, ya que de aquellas promesas solo quedaron estas realidades. Cuando no se puede cumplir, se apela a las “fake news” que reproducirán en las redes los empleados pagos y los ingenuos. Un cultor de la mentira permanente es el titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, quien desde que asumió viene anunciando obras en Chubut que jamás se concretaron. Ahora tuvo que salir a responder por el cierre de la Escuela Vial de Trelew, donde habló de costos por alumno que no se condicen con la realidad, más allá de afirmar que los títulos que otorga esa entidad no tienen validez nacional, lo cual fue desmentido por su director, Roberto Cirillo. “No queremos polemizar, pero está mal informado”, expresó el directivo sobre lo que afirmó el funcionario.

Es por los pobres

El Presidente y su polémico ministro de Energía, Juan José Aranguren, han ratificado el tarifazo en los servicios, más allá de todos los cuestionamientos y protestas que se instalaron en el país. Dicen que con ello contribuirán a disminuir la pobreza. En el futuro inmediato subirán la luz y el gas, mientras de acuerdo a estudios objetivos la suma de los incrementos registrados desde 2016 hasta ahora pasó a representar del 2,7 al 14,5 por ciento de los ingresos laborales del conjunto de los ocupados. Un impactante aumento del 440 por ciento y casi el doble –sin los tarifazos en agua y transporte– del estimado en el informe oficial. En esa carrera de tarifazos a la que se ha lanzado el gobierno, los combustibles fueron liberados y sus precios son definidos según la evolución del tipo de cambio y el petróleo a nivel internacional, entre otras variables. En estos días, el barril alcanzó los 70 dólares, lo que habilita a las petroleras a aplicar un nuevo incremento en las naftas.

Costo compartido

Afectada su imagen desde el ajuste a los jubilados, Macri se propuso compartir el costo político del nuevo tarifazo con los gobernadores, pero el primero que dijo que no bajaría impuestos fue su aliado mendocino, Alfredo Cornejo. En la Patagonia, Río Negro ya anticipó su rechazo total. En Chubut se refirió levemente al tema el ministro Coordinador de Gabinete, Sergio Mammarelli, quien señaló que “en el futuro nosotros debemos ir en esa misma línea del Estado nacional, pero hoy estamos en una situación complicada”.

Sin pelos en la lengua

Lo cierto es que así como el ministro Coordinador expresó cierta coincidencia con las políticas de Macri, tampoco tuvo pruritos a la hora de hablar de otros temas. Con respecto a la huelga de estatales, por ejemplo, dijo que corresponde descontar el día porque si no sería “enriquecimiento ilícito”, mientras en una reunión de intendentes se le escapó eso de que ya no sabía cómo hacer para conseguir plata fresca de Nación. ”¿Qué hago? ¿Mando a las chicas de la provincia a ejercer la prostitución?”, se preguntó jocosamente Sergio Mammarelli mientras alguien registraba el audio que luego se encargó de difundir y que tanto revuelo generó. “Las bromas son bromas y no se contestan”, diría después, mientras en su nombre el gobernador Mariano Arcioni se disculpaba ante las mujeres por la boutade de su mano derecha. “Yo soy más feminista que machista”, sostuvo el primer mandatario provincial.

Otro que deja el barco

En la semana que concluye, el gobernador también tuvo la confirmación de otra baja entre los propios. El diputado provincial Adrián López comunicó públicamente que ya no será el vicepresidente primero de la Legislatura, lo cual implica que –al menos por ahora- la segunda en la cadena de mando será la radical Jacqueline Caminoa, dado que es la vice segunda de la Cámara. La legisladora de la cordillera siempre tuvo como referente político a Mario Cimadevilla, quien como se sabe ya no es tan proclive a mantener en Chubut la alianza con el macrismo.

Encrucijada radical

El radicalismo chubutense se halla en una encrucijada, ya que si bien es cierto que recuperó protagonismo a partir de ser furgón de cola de Macri, no puede negarse que mantiene cierta independencia a la hora de evaluar el impacto de la receta neoliberal en la economía doméstica, con su secuela de obras postergadas y desocupación en aumento que quedó expuesta –por ejemplo- con la larga cola del lunes en un bazar de Comodoro donde se requerían un cajero, un repositor y un empleado para el depósito.

En tal sentido, el concejal comodorense José Gaspar sorprendió a propios y ajenos con sus críticas al tarifazo. Dijo estar preocupado, sobre todo, por la clase media, base de sustento electoral de su partido. No se atrevió a cuestionar al diputado nacional Gustavo Menna por avalar ciegamente la política de Macri, pero dijo que plantearía el tema en el Comité. Menna, por su parte, tuvo oportunidad de hablar del tema el viernes en conferencia de prensa, ratificando su adhesión al tarifazo. De criticar a Gaspar se ocupó el delegado provincial del Ministerio del Interior, Ignacio Torres. Pero lo que no dijeron ni Menna ni Torres fue por qué no hubo “timbreo” en Comodoro el sábado 21, tal como se hace en simultáneo cada vez que salen los “popes” del macrismo en todo el país.

Haz lo que yo digo

José Gaspar tuvo una semana prolífica en críticas públicas a dirigentes de su alianza y también para con el intendente justicialista Carlos Linares, quien con su nueva política de subsidios impulsa un aumento considerable en el costo del boleto de colectivo. “Lo que vemos es que el señor intendente por un lado critica la política de Aranguren, pero él propone lo mismo en Comodoro, ya que justifica la suba en la necesidad de eliminar o reducir el déficit fiscal. Hay como una contradicción importante en el discurso”, señaló Gaspar, quien además se refirió a la actitud de siempre de los propietarios de la transportista que presta el servicio. “Nos llama la atención y lo queremos hablar con el Ente (de Control de Servicios) porque creemos que no se puede avalar un incremento como éste si se denuncia falta de información”, apuntó.

Uno que no baja

El que marcó posición clara en relación a la eventual baja de impuestos en provincias y municipios para que duela menos el tarifazo de Macri, fue el intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, quien sostuvo que “no se puede pensar en una readecuación tarifaria a expensas de los tributos territoriales que son los que deben afrontar los costos operativos de los servicios, a manos de las conveniencias de las supraadministraciones nacional y provincial”.

Vacaciones anticipadas

Es la alternativa que barajan en Esquel ante la crisis económica que se siente cada vez más en aquella ciudad gobernada por un dirigente de la Alianza Cambiemos, Sergio Ongarato. El presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Castillo, ha dicho que se analiza anticiparles las vacaciones a sus empleados este invierno porque ya no se vende como antes y puso como prueba la baja de 2 millones de pesos mensuales en la recaudación municipal por Ingresos Brutos. “Si no vendemos, baja lo que paga de impuestos el comerciante y eso repercute en las finanzas municipales”, apuntó con lógica el hombre, que no se quedó cruzado de brazos y fue por “aspirinas” locales, como que no se cobre estacionamiento los días viernes y sábado. Todo sea por unos billetes más.

Cuna de dirigentes

La “mishiadura” es tal que hasta cerrará próximamente el Centro de Universitarios de Chubut que funciona en la ciudad de La Plata. La entidad, que el viernes cumplió 39 años, sintió en todo su rigor el aumento del alquiler y los sucesivos tarifazos en los servicios. Por ese lugar hicieron sus primeras armas políticas varios dirigentes provinciales, como el exintendente de Trelew, Gustavo Mac Karthy, y Constanza Guglielmi, actual secretaria del senador Alfredo Luenzo. “Coni” es la esposa de Néstor Perl, exgobernador de Chubut, a quien conoció cuando era diputado nacional entre 1983 y 1987 y ella una activa militante de los derechos estudiantiles. Según las malas lenguas, justamente esta relación habría reactivado la militancia a favor del divorcio del legislador, que fue uno de los protagonistas de aquella conquista legal.

Dos pájaros de cuentas

Una renuncia en el Ministerio nacional de Seguridad posibilitó tomar nota de un nuevo ascenso vinculado con la desaparición de Santiago Maldonado en aguas del río Chubut. Es que la ida del secretario de Cooperación, Gonzalo Cané, motivó su reemplazo por Pablo Noceti, quien fuera el ideólogo de aquella represión conjunta con Chubut y Río Negro del 1 y 2 de agosto que terminó con la muerte del joven artesano. Según el exministro de Gobierno de Chubut, Pablo Durán, Noceti fue el que dio las órdenes en Bariloche pocos días antes. Mientras tanto, Cané sería luego el encargado de asesorar a los gendarmes que declaraban ante el juez Guido Otranto, de triste rol en el caso que tuvo en vilo al país durante 77 días en 2017.

Que no me salpique

El exgobernador Martín Buzzi no se considera un jubilado de la política, ni mucho menos. Tiene aspiraciones para el año próximo, pero mucho depende de lo que ocurra judicialmente en varias causas que lo podrían involucrar. Por lo pronto, una de ellas se ventila en Puerto Madryn donde es juzgado su ministro de Educación, Rubén Zárate, por supuestos sobreprecios pagados en su cartera. Quien fuera considerado por algunos analistas como “el único peronista” del gabinete de Buzzi, intentó trasladar la causa al fuero federal, pero no tuvo éxito y por ello ya pasó una semana en el banquillo, oteando detrás de su abogado cómo declaran los testigos sobre aquellos días en que se sentía otro “intocable”, sensación que lo acompañaba desde que condujera la Agencia Conocimiento del municipio de Comodoro Rivadavia entre 2007 y 2011, cuando el intendente era Buzzi.

Propiedades sospechosas

“Hay mansiones que no se condicen con los ingresos de un funcionario”, dijo Blas Meza Evans en relación al director de Ceremonial y Protocolo de Chubut, Oscar Roberto Alarcón, más conocido como “Chito”. Junto con Gabriela Dufour y Alejandra Marcilla, el diputado del Frente Para la Victoria presentó -bajo el patrocinio de Arnaldo Hugo Barone- una denuncia en el Ministerio Público Fiscal contra Alarcón por presunto enriquecimiento ilícito. La misma tiene como eje cuatro propiedades que fueron escrituradas en 2014. Tres de los inmuebles se encuentran baldíos en una zona céntrica de Playa Unión y totalizan una superficie de más de 1.000 m2 por un valor superior de $1.500.000.

“El cuarto inmueble está ubicado en el centro de Rawson en la calle Gregorio Mayo, donde Alarcón ha construido un edificio de oficinas en dos plantas de un total de 600 m2. cuyo valor estimado es de $10.000.000. La construcción se encuentra sobre la Parcela 21 de la manzana 3 de la ciudad capitalina”, detalló Meza Evans.

Según la denuncia, “pudimos constatar que durante los años 2013 y 2014, Oscar Alarcón prestó servicios como empleado de la Municipalidad de Trevelin con un sueldo que de ninguna manera le permitiría adquirir las citadas propiedades y mucho menos realizar la inversión de $ 10.000.000 que habría demandado la construcción del edificio”.

Este episodio corrobora una vez aquello que dijo quien fuera presidente del PJ, Rafael Williams, en 2015: “hay dirigentes que tienen fortunas inexplicables”. Entonces no hubo ningún fiscal que actuara de oficio. Eran otros tiempos.

Mientras tanto, Meza Evans da vuelta la moneda y pasa de acusado a acusador. Lo mismo que su par, Gabriela Dufour. Fueron de los más castigados en el primer año del tercer gobierno de Das Neves. Ahora se convirtieron en cuasi fiscales de todo lo que huela raro alrededor del dasnevismo.

Desde afuera

En la semana que pasó se le dieron forma a dos fuerzas políticas de matriz peronista. Por un lado, Adrián Maderna anunció su propósito de abrir 1.000 locales de “Chubut Primero” en Trelew, desde donde confía en posicionarse pensando en las elecciones de 2019, mientras intenta conservar su incipiente alianza con Gustavo Mac Karthy. Ambos militaron juntos en el Frente Peronista hasta que Buzzi los dividió al inclinarse por su vicegobernador como candidato a intendente, llevando a Maderna a irse con Das Neves. Hoy quien gobierna la ciudad del valle piensa en dos opciones. La más segura es ir por la reelección y la más osada tiene que ver con la Gobernación, donde ya hay varios anotados: Arcioni, Sastre, Linares, Menna, Cimadevilla. No hay que perder de vista que el gran sostén detrás de Maderna es Héctor González, el poderoso dirigente sindical de Luz y Fuerza.

El otro partido que anunció su consolidación es Unidos Y Organizados (UYO), que tiene su base en Puerto Madryn y que confía en hacerse fuerte también en otras ciudades de Chubut. Allí confluyen espacios como “La Cooke”, Comunidad Militando, Peronismo Militante de Puerto Madryn, Los Infernales y Patria y Pueblo Socialistas de la Izquierda Nacional; los partidos provinciales Nuevo Encuentro, Movimiento de Unidad Popular y MILES, UYO VIRCH, Patria y Pueblo Socialistas de la Izquierda Nacional y UYO Puerto Madryn.

En el desierto

A todo esto, uno que predica que no hay que sacar los pies del plato es Javier Touriñan. El presidente del bloque de diputados del PJ reclama una gran Primaria antes de marzo (cuando se realizarían las elecciones a gobernador) en la que participen tanto Sastre, como Maderna y Linares. Sostiene que ello debe ser así en virtud de que hoy el peronismo provincial carece de un liderazgo fuerte. Para Touriñan, lo prioritario es “contrarrestar los efectos negativos” del gobierno de Macri.

Presencia comodorense

La jueza local Silvia Alonso sumó su voz el viernes al debate que se lleva a cabo en el Congreso nacional sobre la despenalización del aborto. Allí narró las dos experiencias comodorenses que le tocó conocer de cerca en 2010 con dos niñas de 15 años. Además de pronunciarse a favor del aborto “legal, libre, seguro y gratuito”, la magistrada recordó que entonces esta provincia fue señera en cuanto al debate sobre el tema. “Mientras en el Poder Judicial se debatía un supuesto de no punibilidad, la sociedad discutía la necesidad de la legalización del aborto”, resaltó”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico