Cae la facturación de empresas industriales

En el tercer trimestre las ventas subieron 21,4% interanual, en términos nominales, cuando en el segundo trimestre lo habían hecho un 37,1%. Para un panel fijo de 20 firmas industriales de primera línea que envían sus balances a la Bolsa, se tiene que los costos de venta ya representan el 74,3% del total facturado. Luego del fugaz impacto de la devaluación a principios de año, los indicadores de rentabilidad se moderan a niveles similares a los registrados el año pasado.

En las últimas semanas, se conocieron los resultados del tercer trimestre para empresas vinculadas a la actividad industrial de primera línea. Estos balances contables confirman que el impacto de la devaluación de principio de año sobre los indicadores de rentabilidad llegó a su fin y; que el ritmo de expansión de las ventas pierde dinamismo, contrayéndose en términos reales.

Por su parte, los costos de venta -que habían logrado “licuarse” sustancialmente con la devaluación- parecieran retornar a su trayectoria habitual, mostrando lo fugaz del beneficio derivado de la devaluación.

El presente informe se realizó en base a un panel fijo de 20 balances de empresas de primera línea, que remiten sus libros contables a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y están vinculadas con la actividad industrial. Dentro de este conjunto de firmas conviven una amplia gama de sectores; entre otros, empresas del sector alimenticio, del cementero, del metalmecánico y siderúrgico. Cabe aclarar, para tener un orden de magnitud, que la facturación anual de este panel fijo de empresas suma más de $83,5 mil millones.

Como se mencionara anteriormente, la devaluación de principios de año permitió que el resultado contable de este conjunto de empresas industriales en el primer trimestre refleje una significativa mejora, no sólo en términos de rentabilidad, sino también en términos de impacto de costos de venta. Como muestra el gráfico, el indicador de Costo de Venta / Facturación pasó de un pico de 76,2% en el segundo trimestre de 2013 a 66% en el primer trimestre de este año, producto de la devaluación. Sin embargo, los números del segundo trimestre pre-anunciaban el fin de las “bondades” derivadas de la devaluación; en ese período el indicador trepó hasta 73,6%. Para el tercer trimestre, se confirma este proceso: los costos de venta ya representan el 74,3%, un cociente más en línea con el observado en idénticos períodos de años anteriores (75,8% y 75% en 2012 y 3013, respectivamente).

En este contexto, la baja en la incidencia de los costos permitió que los indicadores de rentabilidad para este panel de firmas industriales tuvieran una fuerte recuperación a inicios de 2014; mejora que se fue erosionando paulatinamente a medida que avanzó el año. En este sentido, el indicador de Rentabilidad / Facturación, que había promediado 1,9% en 2012 y 4,6% en 2013, trepó hasta 8,3% en el primer trimestre de este año producto de la “licuación” de costos. Sin embargo, en el segundo trimestre se ubicó en 6,1%, mientras que en el tercero marcó 5,1%.

En esta misma línea, al observar la evolución de la facturación agregada de estas empresas, se tiene que en el tercer trimestre las ventas crecieron sólo 21,4% interanual, prácticamente a la mitad del ritmo de evolución de los precios. La ralentización es significativa, si se tiene en cuenta que durante el primer y segundo trimestre del año la facturación había crecido 36,1% y 37,1% interanual, respectivamente. Por su parte, los costos de venta se expandieron a un ritmo en línea con las ventas en el tercer trimestre: 20,3% interanual.

Es decir que, de mantenerse estas tendencias, el cuarto trimestre del año posiblemente refleje una mayor merma en el ritmo de las ventas (en línea con el menor nivel de actividad industrial que se observa), combinada con una mayor incidencia de los costos y; consecuentemente, un menor nivel de rentabilidad para las empresas industriales de primera línea.

Fuente: Joaquín Berro Madero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico