Caso Nahuelmilla: el sobreviviente reconoció a otro de los sospechosos

Marcelo Ibáñez, uno de los cuatro familiares imputados por el crimen de Alan Nahuelmilla, fue reconocido ayer por el sobreviviente de las torturas a las que fueron sometidos junto a la víctima entre la noche del 14 de abril y la madrugada siguiente, después de haber sido secuestrados en las calles del barrio Máximo Abásolo para que confesaran sobre el robo de un televisor. El jueves, Kevin y Sebastián Ibáñez ya habían sido reconocidos por el joven. Solo uno de los imputados, Angel Ibañez, no pudo ser identificado en la rueda de reconocimiento de ayer. Además, el testigo protegido anticipó su declaración ante el juez.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se completó ayer la rueda de reconocimiento de personas en la causa que investiga el homicidio de Alan Nahuelmilla (17), quien falleció el 15 de abril luego de haber sufrido la noche anterior y esa madrugada una serie de torturas, tras haber sido secuestrado junto a un amigo.

Tal como informó El Patagónico en su edición anterior, el jueves dos de los sospechosos, en este caso Kevin y Sebastián Ibáñez, ya habían sido reconocidos por la segunda víctima, quien esa madrugada permaneció más horas privado de su libertad que el joven asesinado.

Y en la audiencia de ayer el testigo también identificó a Marcelo Ibáñez como uno de los sospechosos de secuestrarlo, golpearlo y torturarlo en un domicilio del Abásolo, pero no pudo reconocer a Angel Ibáñez.

Tras esa diligencia, los cuatro imputados permanecen detenidos en prisión preventiva.

Según la investigación de la fiscal general Camila Banfi, Alan y su amigo fueron secuestrados por cuatro hombres que les aplicaron diversas torturas para que confesaran quién le había robado un televisor a uno de ellos. Y luego de ser sometidos a todo tipo de vejámenes y atados a una camioneta con la que lo arrastraron, Alan Nahuelmilla fue arrojado moribundo frente a la casa de un tío y falleció horas después en el Hospital Regional.

ANTICIPO DE PRUEBA

Después de la audiencia de reconocimiento de ayer, que fue presidida por el juez penal Alejandro Soñis, se realizó como anticipo jurisdiccional de prueba la audiencia de declaración del testigo y víctima.

Este detalló que aquel día circulaba en un automóvil con Nahuelmilla y otra persona –que en la actualidad cumple condena y sería el ladrón del televisor- cuando fueron interceptados por una camioneta, desde donde se bajaron varias personas con armas de fuego.

La víctima dijo que él y Alan fueron secuestrados y llevados a un domicilio mientras el otro ocupante del coche logro escapar.

En el patio los hicieron arrodillarse y desnudarse, atándoles las manos. Además le cortaron la oreja con un alicate y les pegaron “golpes, patadas y cachazos con las armas que tenían”, preguntando por un televisor”.

En ese sentido, aseguró: “nosotros no fuimos” y refirió a que uno de los secuestradores, “el de pelo largo era el que les tiraba agua”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico