Cheques en blanco con firmas que podrían ser de Das Neves

El procurador general de la provincia, Jorge Miquelarena, confirmó que, junto con "la importante documentación" que el jueves se secuestró en el allanamiento realizado en una casa de Playa Unión, se encontraron cheques en blanco firmados. "Se van a hacer las pericias del caso para certificar de quién es la firma", indicó el procurador, que no confirmó ni desestimó que la rúbrica pueda ser del malogrado gobernador Mario Das Neves. Separaron a los policías que llevaron adelante el allanamiento en la casa del fiscal, Alex Williams, quien lleva adelante los procedimientos para investigar a la asociación ilícita que se constituyó para defraudar al Estado.

El procurador general de la provincia, Jorge Miquelarena, detalló ayer los alcances del allanamiento que el jueves, en el marco de los procedimientos que se dispusieron para investigar el accionar de la posible asociación ilícita que defraudó al Estado, se realizó en una casa de Playa Unión que la justicia entiende que alquiló el extitular de la Unidad Gobernador, Diego Correa, para guardar documentación.

En diálogo con El Patagónico, el jefe de fiscales confirmó que la documentación que se encontró en la casa “es realmente importante y voluminosa. Se encontró de todo, desde chequeras firmadas hasta 5 o 6 cajas de expedientes originales, que por lo que pude apreciar son de la causa madre; es decir relativas a la emergencia climática de Comodoro Rivadavia”.

Cuando se le preguntó específicamente si la firma de los cheques era la del exgobernador Mario Das Neves, Miquelarena simplemente se excusó de dar más información y señaló que serán los peritos los que determinen de quién es la rúbrica, y si la misma es falsa o apócrifa.

Al respecto, El Patagónico fue uno de los primeros medios en informar de que habría peritajes sobre firmas sospechadas. Lo hizo en su edición del viernes 9, recogiendo información del portal Infoleaks.

En este contexto, y en función de la necesidad de avanzar con rapidez y precisión en la investigación, el procurador confirmó que necesita más personal para continuar con la misma y reveló que seguramente se pedirá ayuda a Procuración Federal.

“Estoy pensando seriamente en pedir hablar con el procurador de la Nación para pedir la colaboración de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC). Contamos con poco personal para una investigación de estas características y están exhaustos, trabajando todo el día”, señaló, para luego recordar que la PROCELAC investiga especialmente causas relacionadas con lavado de dinero. “Tenemos la hipótesis de que una de las empresas se creó directamente para lavar dinero”, afirmó.

“QUE NO SE GASTEN”

Miquelarena también fue consultado por el llamativo allanamiento que, en el mismo momento que se estaba produciendo el de Playa Unión, se intentó llevar adelante en la casa del fiscal Alex Williams, uno de los dos que lleva adelante gran parte de la investigación y que promovió las detenciones de los entonces exfuncionarios Diego Correa y Diego Lüter, así como de la pareja del primero, Natalia McLeod, Daniela Souza, Sandro Figueroa y Juan Carlos Ramón, todos imputados de ser parte de una asociación ilícita creada para defraudar al Estado. Por ello en principio permanecerán seis meses en prisión.

“Lo que ocurrió es materia de investigación. Aparentemente deriva de una denuncia por robo de una computadora. No sabemos si fue un error, pero si es otra cosa, otra amenaza, les digo que es en vano porque no vamos a parar con la investigación que estamos realizando. El fiscal (Daniel) Báez investigará este hecho”, acotó.

SEPARARON A LOS POLICIAS

En tanto, el secretario de Seguridad de la provincia, Federico Massoni, informó ayer que los policías que llevaron adelante el llamativo procedimiento en la casa del fiscal Williams fueron separados del cargo.

“El procedimiento fue generado por una denuncia realizada por un ciudadano, quien vino con su sobrino que sería experto en informática y dijo que a su computadora se la habían robado y la misma emitía una señal de GPS desde un domicilio determinado”, describió el funcionario.

El allanamiento no pudo concretarse porque cuando los agentes fueron atendidos por la esposa del fiscal, luego de varios llamados telefónicos, se desactivó por entenderse que se trataba de una falsa denuncia.

“Lo que se resolvió cuando nos enteramos de esto con el jefe de Policía (comisario Miguel Gómez), fue pasar inmediatamente a disponibilidad al personal que intervino en el allanamiento e iniciar el sumario administrativo correspondiente con el fin de dilucidar qué fue lo que ocurrió”, especificó Massoni.

El secretario remarcó que se llevará adelante una profunda investigación para saber si se trató de una falsa denuncia o si alguien “quiso ocasionar este fuerte roce, y esta incomodidad dentro de la relación con uno de los fiscales que está interviniendo en estos casos tan resonantes que hay ahora”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico