Cimadevilla cree que la UCR será gobierno en Chubut y en el país en 2023

Mario Cimadevilla vaticinó que el partido fundado por Leandro Alem volverá a conducir los destinos del país y de la provincia si evita la "actitud culposa por la hiperinflación de Alfonsín y por el gobierno de De la Rúa".

Las elecciones legislativas dejaron un panorama abierto para 2023 donde hay varios actores que sueñan con llegar a Fontana 50, en Rawson. La Unión Cívica Radical (UCR) busca volver a conducir los destinos de Chubut, lo cual no ocurre desde que en 1999 ganó José Luis Lizurume.

Ahora, Mario Cimadevilla confía en que el radicalismo volverá a ser gobierno nacional y provincial en 2023, aunque antes debe resolver cuestiones internas puntuales.

En diálogo con El Patagónico, el exsenador nacional destacó que en las últimas elecciones la UCR se alzó con un triunfo en la mayoría de los distritos del país y que esto se dio para conseguir un equilibrio “muy necesario en el contexto que estamos atravesando”.

Asimismo, subrayó el papel del Gobierno provincial en las últimas elecciones legislativas donde sus candidatos retrocedieron con respecto a las PASO. “Las elecciones marcaron una dura derrota para el Gobierno donde sus candidatos terminaron cuartos”, consideró y manifestó que la derrota se debe a las políticas que ha promovido la administración de Mariano Arcioni. “Yo vengo siendo muy crítico del peronismo en la provincia que comenzó en el 2003 con (Mario) Das Neves. Yo lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo… que nos gobernaba una asociación ilícita, y hace poco lo confirmaron los jueces”, afirmó.

“El proceso de endeudamiento que ha habido todos estos años es increíble. Los chicos que todavía no van al colegio van a tener que terminar pagando la deuda que estos irresponsables contrajeron, que lamentablemente muchas veces fue acompañada por el voto de los diputados de la oposición”, cuestionó.

SEGUIR IDEAS

Para Cimadevilla, el radicalismo volverá a ser gobierno, pero debe seguir ideas como pregonó Raúl Alfonsín. “Yo me formé políticamente de la mano de Alfonsín y nos enseñó a seguir ideas y no a personas. Lamentablemente, como los partidos en la Argentina no funcionan ya no son los que hacen los programas de desarrollo, sino que responden a los intereses económicos de los que se quedaron con la riqueza de Chubut”, aseguró.

“Yo sigo ideas y no personas. Y para eso hay que revitalizar la vida de los partidos y el radicalismo se está regenerando. Vamos a obligar a discutir ideas. Venimos de una campaña donde se discutieron slogans y no propuestas. En esta elección el ganador fue el descontento y el enojo. Era el motivo por el cual se votaba, porque no había propuestas partidarias”, analizó y lamentó que “los partidos son solo instrumentos electorales que se dedican a contratar una consultora cara para que les digan qué tienen que decir sus candidatos”.

ACOMPAÑAR A SU PARTIDO

Cimadevilla no está retirado, como interesadamente sostienen desde varios sectores. El exsenador manifestó que acompañará a su partido desde el lugar que le toque porque considera que es el radicalismo el único que tiene autoridad moral para pedir el voto, “pero hasta que no salgamos de esta actitud culposa que tiene por la hiperinflación de Alfonsín y por el gobierno de De la Rúa, no vamos a poner al radicalismo en la gente. Nosotros lo que necesitamos es poner al radicalismo en la pretensión de la gente”.

También se refirió al enojo de la gente con la política por la falta de compresión, la corrupción y el derroche. “La gente está harta de la falta de austeridad y corrupción, pues bien, el partido que predicó -y con el ejemplo- que se puede ser austero y decente gobernado es la Unión Cívica Radical. Desde Yrigoyen para acá todos fueron hombres decentes, austeros y nunca tuvieron denuncias por corrupción”, destacó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico