Comando neonazi puso una bomba en Bahía Blanca

El Comando de Restauración Nacional Mohamed Seineldín, el mismo que atacó a la referente mapuche Olga Curipán, dejó volantes avisando que "quieren muertos... los van a tener".

Bahía Blanca fue escenario de un nuevo atentado: en esta ocasión, la víctima fue el director de la Región Sanitaria 1, Maximiliano Núñez Fariña, cuando, en la madrugada del sábado, detonaron un explosivo en su domicilio. Los autores, parte del grupo que en noviembre llevó a cabo un ataque similar a una referente mapuche, también dejaron panfletos con amenazas de muerte. El motivo del ataque serían las medidas implementadas en el territorio, como el pase sanitario.

“Cuando pasa algo así uno se indigna porque hoy vemos esta agresión a médicos y enfermeros cuando, hace dos años, nos aplaudían”, expresó Núnez Fariña a Página/12. El hecho fue repudiado por diferentes funcionarios del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

La historia no pasó a mayores de casualidad porque un grupo de chicas y chicos que comían un asado enfrente de la casa de Núñez Fariña vieron el incendio y se acercaron a los gritos y con un matafuegos. Fue así que su esposa se despertó a las 3:30 del sábado y lograron contener el fuego provocado por la explosión en el portón de la casa antes de que provocara daños graves.

“La realidad es que pienso que han querido dejar una señal porque si lo hacen en un día común y a plena luz del día los daños pueden ser tremendos”, señaló el director de la Región Sanitaria 1, que abarca quince municipios bonaerenses y casi treinta postas de salud y vacunación.

Por un lado, Núñez Fariña destacó el accionar de la policía, que llegó rápidamente luego de que las víctimas llamaran al 911 al sentir el olor a nafta. En el lugar hallaron dos bidones derretidos y, a unos metros, panfletos con amenazas de muerte. "¿Pasaporte Sanitario? ¿Restricciones a la circulación? Quieren Muertos... Los van a tener", se lee en uno de los folletos con la firma del Comando de Restauración Nacional "Mohamed Seineldín".

En los mismos volantes acusan a otros médicos y profesionales de la salud de participar “del asesinato de personas sanas en las terapias intensivas de la ciudad, durante la falsa pandemia mundial”.

“Algo estaremos haciendo bien para que se enojen”, señaló a este diario el director, donde el porcentaje de personas vacunadas con al menos una dosis llega al 88 por ciento. “Pero las cosas no se solucionan con violencia, se solucionan con diálogo y consenso, y estas personas no buscaron sentarse y hablar conmigo”, añadió. “Estas cosas no hay que dejarlas pasar porque es importante erradicarlas, los actos de agresión no se pueden naturalizar”, continuó Núñez Fariña.

Bahía Blanca ya vio otros tres atentados en el último año: una explosión en un local de La Cámpora en mayo, una molotov en la casa de la referente mapuche Olga Curipan en noviembre (por el mismo grupo que detonó el explosivo este sábado) y también ese mes un paquete sospechoso en la puerta de un local del Frente de Todos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico