Condenan a dos extranjeros que transportaban 7 kilos de marihuana de Comodoro a Sarmiento

Un ciudadano chileno que había sido detenido en mayo del 2017 en la ruta 26 junto a otros compatriotas y un argentino con 7 kilos de marihuana a bordo de un camión, fue condenado a cinco años de prisión por transporte de estupefacientes por el Tribunal Oral Federal de Comodoro.

El hombre dijo que mintió en su primera declaración ante la Justicia Federal. Explicó que había ingresado al país caminando por un paso no habilitado desde Chile y que en su país había conocido a un supuesto colombiano que usaba distintos nombres y compartió su encierro más tarde implicado en la causa “Tío del Norte”, con el que convino llevar marihuana de Comodoro Rivadavia a Sarmiento.

Un policía se los había cruzado en la ruta Nacional 26. Era el 12 de mayo de 2017. Circulaban haciendo zigzag a bordo de un camión Hyundai Porter con las luces apagadas. El oficial Tomás Vázquez se adelantó con su vehículo y junto a otros policías lo hicieron detener en el pórtico de acceso a Sarmiento. Constataron que sus ocupantes iban tomando vino y además, llamó la atención una bolsa que había detrás de la butaca del conductor. Allí se descubrió que ocultaban 28 paquetes de marihuana compactada. También se incautaron 10 gramos de cocaína.

MINTIO DE ENTRADA

Alejandro Octavio Vidal Mardones, condenado a cinco años de prisión por esa causa, dijo ante el Tribunal Oral Federal (TOF) en lo Criminal de Comodoro Rivadavia que había mentido en la primera declaración judicial y que había ingresado al país caminando por un paso no habilitado desde Chile, para conocer la zona. Que en su país conoció un supuesto colombiano que usaba distintos nombres y compartió su encierro más tarde implicado en la causa “Tío del Norte” y que ahora estaría libre. Con él convino llevar marihuana de Comodoro Rivadavia a Sarmiento.

Que el colombiano se encontró en el centro con él y le dio una mochila gris cerrada y tenía la marihuana que debía entregar en la terminal de Sarmiento, donde le pagarían 20 mil pesos por el traslado.

El que lo esperaría le dijo que circularía en una camioneta Ford Ranger. A los jueces les dijo que sus compañeros no sabían nada de lo tramado y colocó la mochila gris detrás del asiento, que por efecto del zigzagueo y porque la empujó, quedó atrás de la butaca del chofer.

El TOF de Comodoro Rivadavia condenó a Vidal Mardones y a Iván Armando Talma Mardones, ambos oriundos de la República de Chile, como coautores responsables de transporte de estupefacientes prohibidos a cinco años de prisión. Y absolvió a Ezequiel Alfredo Crespo por los hechos por los que fue elevado a juicio criminal. A Vidal Mardones, se lo sobreseyó también de la tenencia de veinte pastillas que se le secuestraron en esa oportunidad.

SU DECLARACION

La causa se instruyó el 12 de mayo de 2017, durante un procedimiento en el puesto de control de ingreso a la ciudad de Sarmiento, sobre Ruta 26.

Talma Mardones dijo que el jueves 11 de mayo del 2017 ingresó solo a la Argentina, desde Coyhaique, Chile, y que cerca de las 19:30 pasó por la Aduana en el vehículo de su empleador, que tenía roto un faro de luz sin que nadie le observara nada, y que fue a visitar a su tía para trasladar unos muebles hacia su país.

Y ahí fue y al poco tiempo de estar llegó Alejandro su primo y le pidió que lo llevara a un hotel. Talma Mardones dijo que había arrendado Quelimpane y paraban para continuar como mochileros, que traían equipaje y allí pasaron el día y a su pedido llevaría a su primo a Sarmiento, sin volver a la casa de su tía.

Con ellos salió a la noche a la ruta, en el asiento Crespo a su lado y Alejandro al lado de la otra ventanilla, Quelimpane en la caja térmica. Tenía pensado dejar a Alejandro en Sarmiento y regresar a Comodoro Rivadavia, en el camino de bajada a la ciudad, por el fuerte viento el camión se desplazó unos 30 centímetros del eje de la calzada, sobre el centro del pavimento y no iba a más de 100 kilómetro de velocidad, zigzagueó y la persona que venía detrás suyo avisó a la policía.

Que los paró un patrullero y les señaló que tenían un foco roto y no podían llevar gente en la caja térmica. Dijo que no sabía que transportaba la mochila ya que era de su primo y estaba cerrada.

Talma Mardones explicó que era chofer y que tenía que regresar con el camión a Chile. Relató las dificultades que tuvo con otros presos en la Alcaidía, que querían atentar contra él y su primo.

El fiscal Teodoro Nürnberg había acusado a Talma Mardones, Vidal Mardones y Crespo como coautores de transporte de drogas prohibidas y se había abstenido de acusar sobre la benzodiacepina incautada y respecto de Claudio Ignacio Quelimpane, quien no compareció a la audiencia, solicitó que se fije nueva fecha de juicio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico