Condenan a Sebastián Rodríguez a 5 años de prisión por transporte de estupefacientes

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia condenó a cinco años de prisión a Sebastián Agustín Rodríguez, como coautor responsable del delito de transporte de estupefacientes. El 9 de agosto de 2015, alrededor de las 23, Rodríguez quien viajaba junto a Erwin Fernández Valenzuela, fue sorprendido en el puesto de Arroyo Verde por Gendarmería. Llevaban 15 paquetes de marihuana ocultos en el baúl de su automóvil.

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, en un juicio unipersonal presidido por la jueza Nora Teresa Cabrera de Monella, con la asistencia de la secretaria Laura Nardelli, condenó a Sebastián Agustín Rodríguez –un hombre conocido por haber estado involucrado en otras causas en la Justicia ordinaria- a cinco años de prisión y 3 mil pesos de multa por ser considerado “coautor responsable del delito de transporte de estupefacientes”.

Junto a Rodríguez fue condenado Erwin Ardy Fernández Valenzuela, oriundo de Osorno, Chile, considerado coautor responsable del delito de transporte de estupefacientes. También recibió la pena de cinco años de prisión que deberá cumplir en una cárcel federal y una multa de tres mil pesos, accesorias legales y las costas del juicio. A la vez, Fernández Valenzuela fue declarado reincidente.

Rodríguez y Fernández Valenzuela habían sido interceptados en un control preventivo de Gendarmería en el puesto “Arroyo Verde”, de la ruta Nacional 3, el 9 de agosto de 2015, a las 23. Viajaban a bordo de un Peugeot 207, dominio IKN 694. Según declaró luego Fernández, retornaban a Comodoro Rivadavia desde Bahía Blanca donde habían ido de viaje por cinco días junto a su pareja A.L., quien se hallaba en el vehículo junto a los dos detenidos y fue sobreseída luego de la causa.

Rodríguez, quien conducía el automóvil, fue controlado por personal de Gendarmería que le solicitó la documentación y elementos de seguridad. Así se constató que no tenía la licencia de conducir y que la cédula de identificación del automotor se encontraba vencida. Entonces, cuando se le pidió que exhibiera los elementos de seguridad del automotor, al abrir el baúl se detectó que en el compartimiento del auxilio había quince paquetes de marihuana, que pesaron 14,553 kilogramos.

El gendarme que descubrió el cargamento de droga declaró que el día del procedimiento se encontraba como integrante del Escuadrón Núcleo de Gendarmería y que estaban realizando un control público de prevención. Que se aproximó un vehículo, se le pidió documentación al conductor, quien presentó la cédula vencida y el seguro, manifestando que había olvidado la licencia de conducir en Bahía Blanca. Y que al estar en infracción al artículo 40 de la Ley de Tránsito, correspondía labrar una infracción. Le solicitó que se estacionara, labró el acta y le pidió que le exhibiera los elementos de seguridad, matafuegos, balizas.

El gendarme indicó que cuando el conductor abrió el baúl, observó que llevaba una rueda de auxilio fuera del lugar habitual. Y entonces le preguntó si llevaba dos ruedas. Y el conductor le dijo que sí. Para corroborar la existencia, el efectivo levantó la tapa del compartimento y observó a simple vista los paquetes rectangulares. El gendarme pidió la presencia de dos testigos civiles, hizo descender a los ocupantes del vehículo y procedió a la detención y la requisa.

Fernández Valenzuela, se abstuvo de prestar declaración indagatoria ante el juez instructor. Rodríguez accedió a hacerlo y se les dictó auto de procesamiento como probables autores del delito de transporte de estupefacientes, en infracción al artículo 5 inciso “C” de la Ley 23.737.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó el procesamiento y el Ministerio Público Fiscal requirió la elevación a juicio en orden al delito citado. El juez federal de Rawson decretó la clausura de la instrucción y elevó a juicio las actuaciones.

“NO ES LA PRIMERA VEZ QUE DELINQUE”

Con los 14.481 gramos de marihuana secuestrados en el operativo los peritos informaron que se podían preparar 28.963 “porros”.

“La intervención de Rodríguez es palmaria, sin lugar a dudas la decisión de ponerla en circulación, ocultándola en un compartimento destinado a otro fin, revela el conocimiento de su naturaleza prohibida, y que este tuvo el dominio del hecho, era el conductor del rodado y sabía de los lugares de que disponía para esconder tan peligrosa mercadería”, argumenta Cabrera de Monella en su fallo.

“La exhibición de los documentos del vehículo corrió por su parte lo que demuestra también la disponibilidad del vehículo transportador”. el Peugeot 207 que fue decomisado.

La jueza consideró en el fallo la edad de Rodríguez, con capacidad de trabajar lícitamente, mediano grado de instrucción, condiciones personales en su favor para un mejor futuro; y como agravantes la cantidad de droga secuestrada y su trascendencia en la lesión al bien jurídico tutelado que es la salud pública. “Que no es la primera vez que delinque, lo que demuestra un desprecio hacia el cumplimiento de la ley, circunstancias todas que ameritan alejarse del mínimo legal e imponerle una pena de cinco años de prisión a cumplir en una cárcel federal”, sostiene el fallo.

En cuanto a Fernández Valenzuela, Cabrera de Monella consideró que por su condición etaria, su grado de instrucción, y su oficio de comerciante, no tenía necesidad de delinquir. Rescató como atenuante su arrepentimiento y su promesa de enmienda, pero el volumen del estupefaciente que transportó y la extensión del peligro que ello significó, la lesión causada al bien jurídico protegido, “y que cuenta con frondoso prontuario, impiden imponerle la pena más baja que prevé la ley para el delito, sino que el reproche penal debe establecerse en cinco años de prisión en una cárcel federal”, falló la jueza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico