Denuncian que un depravado anda suelto por el centro

Una joven denunció haber sido acosada por un hombre que la "invitaba" a subirse a su vehículo. Otras mujeres aseguraron que vivieron episodios similares con el mismo sujeto.

Cecilia denunció en su cuenta de Twitter el desesperante momento que pasó cuando un hombre la interceptó y comenzó a “invitarla” a subir a su auto de manera insistente a pesar de no conocerla.

La joven relató que estaba en la costanera céntrica, cuando decidió ir a un kiosco a comprar. En principio no creyó necesitar ir acompañada, ya que el comercio estaba muy cerca de donde se ubicaron con sus amigos. Sin embargo, en el camino se cruzó con un hombre que la interceptó y le preguntó a dónde iba, a lo que ella pensó que preguntaba sobre los colectivos que pasaban por allí y le indicó su recorrido.

El sujeto le insistió “no, vos, ¿a dónde vas?” lo que descolocó a la joven ya que no conocía al sujeto, por lo que comenzó a decirle que eso a ella no le importaba y que la dejara sola. Sin desistir de su actitud, el hombre insistió “tengo el auto acá cerca, te llevo y vamos a tomar una cerveza” mientras se acercaba cada vez más.

Embed

Cecilia comenzó a gritarle que la dejara sola y siguió su camino hacia el kiosco, donde luego salió aliviada al no ver al acosador, aunque se lo volvería a cruzar metros después ya que la estaba esperando frente al Banco Nación para hablarle, aunque la chica se anticipó y le expresó que la dejara tranquila y “que baje un cambio porque podría ser mi papá y estaba intentando levantarme”.

Esto no le importó al depravado, ya que cruzó la calle al lado de la joven y le volvió a decir, sin importar estar en uno de los puntos más transitados de la ciudad, “vamos, tengo el auto acá cerca, vamos y después tomamos una cerveza si querés”. La víctima de acoso callejero le gritó ante mucha gente que observaba la secuencia, lo que finalmente sirvió para que el sujeto se quiera retirar, no sin antes filmarle el rostro para publicarlo en redes sociales.

Embed

“Le gritaba y puteaba al frente de todos e igual seguía, ya no le importa nada, por suerte no me paso nada y no fue tan grave, pero ¿y si era más tarde? ¿Si estaba más oscuro y con casi nadie cerca? Por favor les pido, cuídense mucho, no debería ser así, deberíamos andar tranquilas, pero lamentablemente no sabemos cómo es eso y cada día están peor estos hijos de mil puta”, cerró su relato la damnificada. Otras mujeres aprovecharon el hilo publicado en Twitter para denunciar que también tuvieron episodios similares con la misma persona, incluso siendo menores de edad.

Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico