Detuvieron a un joven de 16 años por "entraderas" en el Pueyrredón

Personal de la Brigada de Investigaciones realizó dos allanamientos en las 1008 Viviendas a raíz de dos “entraderas” que se produjeron el viernes 18 y lunes 21 de este mes en el barrio Pueyrredón. Fue detenido un joven de 16 años que quedó alojado en la Seccional Séptima a la espera de la audiencia de control de detención.

En los últimos días, un grupo de delincuentes ingresó a dos viviendas del barrio Pueyrredón donde redujeron a sus propietarios para poder alzarse con todo lo que podían. Es por eso que el Ministerio Público Fiscal y la Brigada de Investigaciones trabajaron para dar con el paradero de la banda. Así ayer realizaron dos allanamientos en el barrio 30 de Octubre.
Los procedimientos comenzaron a las 17:30, por el pedido de la funcionaria fiscal Silvia Chaura y autorizados por la jueza Gladys Olavarría, en el sector 5 de las 1008 Viviendas.No se logró recuperar ninguno de los elementos robados, pero se detuvo a un joven 16 años, señalado como uno de los autores de los asaltos, que quedó alojado en la Seccional Séptima a la espera de la audiencia del control de detención que se realizará mañana. Además, hay un joven de 18 años que está identificado.
Los investigadores presumen que los delincuentes tienen entre 16 y 20 años.
Por la forma de actuar, se cree que eran al menos cuatro las personas y que los asaltos no eran planificados.
Hay que recordar que la primera “entradera” ocurrió el viernes 18 en la calle Gobernador Galina al 500, donde una mujer de 67 años que regaba las plantas en el patio de una vivienda, fue reducida por dos delincuentes que estaban armados con una pistola y un cuchillo.
Los ladrones encerraron a la víctima en un baño y se llevaron una consola de videojuegos, una notebook, 2 mil pesos en efectivo, una cámara fotográfica y joyas.
La vivienda asaltada es propiedad de una profesional del Ministerio Público Fiscal.
Mientras, el segundo asalto se produjo el lunes 21 cuando tres delincuentes ingresaron por la fuerza a una casa de la avenida Chile al 500 pateando la puerta de ingreso.
En ese momento, la pareja que alquila el inmueble dormía y se despertó por los golpes.
Los delincuentes derribaron la puerta inyectada, y una vez que lograron ingresar se llevaron teléfonos celulares, tarjetas de crédito y débito, además de documentación personal de las víctimas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico