Diego Correa desligó a su expareja, a su hermano y a un par de allegados más

Diego Correa -considerado cerebro de la asociación ilícita- desligó de responsabilidades a varios de los imputados en la causa "Embrujo". Expresó que en el intermedio entre la segunda y tercera gobernación de Mario Das Neves, "me pagaba un muy buen sueldo" y que él estaba al frente de las empresas Dual Core y Sepat.

En una extensa mañana de declaraciones ante los magistrados Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón, declararon los imputados Darío Correa, las hermanas Natalia y Giuliana Mc Leod, Sandro Figueroa, Diego Correa y Federico Gatica.

El contador Federico Gatica dijo que la obra de las clínicas a levantar en Rawson era una inversión propia que se hacía posible merced a su capacidad económica y financiera y que de ninguna manera había existido lavado de dinero.

Antes de la declaración de algunos de los imputados, los defensores Fabián Gabalachis, Damián D’Antonio y Omar López incorporaron documentación que a sus respectivos criterios son de interés para la posición de sus asistidos.

“FUE MI HERMANO”

Darío Correa dijo que “vine a Trelew, solo firmé unos papeles y me volvía a Buenos Aires”. Ante preguntas de su defensor, agregó que vino “solo dos veces a la zona” y que “fue mi hermano (Diego Correa) el que me hizo firmar esos papeles”.

Giuliana McLeod afirmó conocer a Diego Correa a través de su hermana Natalia. Destacó que “todo lo que hice fue firmar papeles sin conocer mucho de esos temas” en alusión a las acciones que poseía en las empresas investigadas, Sepat y Dual Core. “No sabía nada de lo que estaba haciendo y lo hice mientras estudiaba nutrición en la ciudad de La Plata”.

Sandro Figueroa contó que conoció a Correa por ser el tío de Natalia McLeod y que en 2013 se incorporó a Dual Core como tenedor de acciones para reemplazar a Natalia McLeod porque la participación de ella era incompatible con su cargo en la Justicia.

“Nunca tomé decisiones en esta empresa, hasta que Diego (Correa) me ofreció tareas administrativas en la construcción de los consultorios de la calle Mitre de Rawson. Me convenía y empecé a trabajar. No me parecía nada raro ni anormal, pero después me di cuenta de que fue un error ocupar la oficina de la calle Belgrano porque yo no era empleado público”, dijo.

Sobre la obre del consultorio a cargo de Mezeta Consultin, señaló que “los inversores eran Gatica y el traumatólogo Blasco. Se hicieron reuniones donde yo participaba pero no tomaba decisiones. Mis tareas eran administrativas, por ejemplo pagar al contratista y al arquitecto. Pero no tenía poder de decisión. Hasta que hubo que parar la obra. No entendí por qué se paraba la obra porque Gatica era solvente. Yo respondía a Diego Correa pero el nexo era Diego Lüthers. Nunca tuve relación con la empresa Sepat”.

EL EXGOBERNADOR

Diego Correa dijo que “yo era una persona de suma confianza de Mario Das Neves y él me pagó un sueldo en el periodo 2011 al 2015. Era un buen sueldo. Yo manejaba las cosas personales de él. Los 25.000 euros que me secuestraron cuando me detuvieron eran de Das Neves; los tenía para los gastos y nadie me los quería cambiar”.

Agregó que “la casa de Playa Unión y los terrenos comprados para los dúplex se hicieron con plata que me dio Das Neves. En VS Materiales nos hacían precio porque pagábamos la obra del quincho de Das Neves de la calle Condarco y de la casa de Playa Unión con plata que él me daba. También los lotes de Lago Puelo y las camionetas que se compraron a través de Dual Core”.

Destacó el extitular de la Unidad Gobernador que en ese tiempo “yo no era funcionario público, estaba al frente de todo eso y no había problema”.

Apuntó que al finalizar el segundo de los tres mandatos de Das Neves al frente de la provincia, en 2011, “quise volver a mi trabajo original en la Aduana y se me complicó por la gran cantidad de papeles que tenía que presentar. No pensé que Das Neves volvería a ser gobernador y que yo sería nuevamente funcionario. Pero me insistieron”.

Agregó que “a mi hermano le pedí una mano porque quería que viniera a vivir conmigo. También le pedí una mano a Giuliana (McLeod) o a Daniela (Souza). Lüthers era mi secretario y yo le pedía cosas. Por mis contactos le derivaba obras a Dual Core o a la empresa de ‘Tato’ Ramón. Como dijo ella, Natalia nunca tuvo participación en Dual Core”.

Agregó respecto de Mezeta Consultin que el proyecto de los consultorios “a la plata me la dio Gatica y Blasco” y que “había médicos interesados en las inversiones”.

Respecto de otros imputados manifestó que “al terreno lo consiguió Lüthers y a Sandro (Figueroa) le pedí la administración. Fue un error prestarle la oficina, pero no tomé dimensión de lo que estaba haciendo”.

También se refirió a las semanas previas a las detenciones. “En febrero mi situación en la provincia no era buena. Das Neves había fallecido y me quería ir. Allí hablé con Gatica para que vea que quería hacer con la obra porque el proyecto era de ellos”.

Fue un mes antes de ser detenido, cuando se aprestaba a viajar a Buenos Aires con una importante cantidad de pesos, dólares y euros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico