Dirigente petrolero metió en la misma bolsa a Macri, Bohe y Paolo Rocca

El dirigente del sindicato petrolero Leandro Moyano cuestionó a la operadora Tecpetrol por llevar el conflicto laboral a un callejón en el que los únicos que deberán ceder beneficios son los trabajadores. Acusó a Paolo Rocca de priorizar Vaca Muerta porque allí recibe subsidios del gobierno de Macri. También se mostró confundido por la actitud del ministro provincial de Hidrocarburos.

"Muchas veces hemos escuchado que en las crisis están las oportunidades y vaya que es cierto, en el desarrollo de la situación que se vive en los yacimientos concesionados a Tecpetrol, donde se genera gran parte del imperio multimillonario de Paolo Rocca y del Grupo Techint, íntimo amigo del gobierno nacional. A más de un mes de aquella gesta histórica de los trabajadores de Tecpetrol ante el inminente despido de 250 petroleros, donde con un gran sentido de pertenencia y en pos de proteger sus puestos de trabajo permanecieron dentro del yacimiento durante 5 días, poco se ha avanzado en la solución de tan delicada situación", sostuvo el dirigente del sindicato petrolero, Leandro Moyano, en un artículo que publicó en el portal Real Chubut.
Quien fuera precandidato a diputado nacional en las recientes PASO, añadió que "las razones son variadas, las excusas también y la única certeza es que conciliación tras conciliación la incertidumbre laboral sigue en la cabeza de los trabajadores. Para que entendamos la real situación de Tecpetrol, debemos remontarnos a varios años atrás, a fines del año 2012 donde el marco regulatorio se transforma en la nueva Ley de Hidrocarburos, desde donde se plantea un antes y un después en las renegociaciones contractuales de áreas petrolíferas entre Estado provincial y las empresas".
A partir de allí –añadió- se inician diferentes renegociaciones de áreas, donde entre otros temas se discuten las condiciones del yacimiento El Tordillo, puesto La Mata y La Tapera, explotados por Tecpetrol. La renegociación no solamente mejoró el porcentaje de regalías para el Estado Provincial y municipios (las cuales deberían estar dirigidas exclusivamente a obras públicas), sino que además comprometía la inversión de 200 millones de dólares dirigida a la intervención de equipos de torres relacionados con el mantenimiento de la producción durante el período de los diez años de prorroga a partir de 2017

¿DONDE ESTA LA INVERSION?

Tras recordar que el periodos de concesión es entre 2017–2027, Moyano sostuvo que "hoy, septiembre de 2017, el grupo Techint dice estar trabajando a pérdida. ¿Fue una mala negociación? Veamos: para que sean viables sus números, Tecpetrol necesita reducir los costos de perforación, extracción y producción un 30% costos que en marzo de este año rondaban los U$S30 por barril".
Dentro de ese llamado "costo", además de la mano de obra "que pareciera ser la única castigada, también se encuentra el costo de empresas contratistas, insumos e impuestos varios. Por otro lado, el precio del barril de crudo de exportación ronda los U$S50, a lo cual el Estado Nacional ya no subsidia como en la época de Cristina Fernández, pero sí lo hace en cuencas con mayor proyección como la neuquina, por ejemplo".
"Y allí está la oportunidad de Rocca, justamente en Neuquén, donde comprometió inversiones por U$S2.300 millones en la primera fase hasta el año 2019, en el Yacimiento Fortín de Piedra, Vaca Muerta. ¿La razón? Allí se subsidia el barril desde Nación, aquí se quitan reembolsos por exportación desde nuestros puertos.

CONTRA BOHE

Y aquí es donde –para Moyano- no se entiende el rol del Ministerio de Hidrocarburos provincial, "que debería hacer valer compromisos asumidos y firmados y debería explicar por qué eximió a Tecpetrol de la inversión comprometida, reescribiendo en forma de adenda tales compromisos, sin consultar a los gremios ni a su propio jefe, el gobernador Mario Das Neves".
La petrolera del grupo Techint se obligó a sumar un equipo perforador entre julio y agosto 2017, además de realizar con los equipos actuales al menos 5 pozos exploratorios pero en ninguna de las 3 adendas reformuladas con la anuencia del ministro de Hidrocarburos dice que la condición es despedir trabajadores, apuntó el sindicalista.
El objetivo –a su criterio- es claro: reducir el costo un 30% solamente con mano de obra. "No se habla de insumos, ni de precio de barril, ni de impuestos, ni de Puertos Patagónicos...y por si fuera poco, no se sube el perforador ni se hacen los exploratorios. Y en vísperas de una semana definitoria, la puja de poderes involucra directamente a variados intereses: empresarios, políticos, gremiales, sociales y por supuesto laborales. Con denuncias cruzadas, veladas amenazas, chicanas y aprietes de todo tipo, la punta del iceberg llamada Tecpetrol parece encaminada a ser el marco por donde se mantendrá la actividad petrolera del Golfo San Jorge, situación que mira de reojo tanto Pan American como YPF S.A. y CAPSA, estas ultimas con menos preocupación ya que son parte de un esquema de negocios diferente: lo que pierden en yacimiento lo recuperan en el surtidor".
"La 'vaca' de Tecpetrol no está muerta, sólo la están poniendo en coma por intereses que no son los del trabajador y esta cuestión la conocen bien los gremios que se han puesto al hombro una crisis inventada por los poderes económicos y políticos actuales. Ya no se puede hablar de crisis laboral en Tecpetrol; debería hablarse de crisis política y empresarial que pretende resolverse solo despidiendo trabajadores. Los números no cierran, pero sí cierran para Paolo, Mauricio, Juan José y Sergio".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico