"El 70% de los bienes no declarados está en EE.UU."

El ex JP Morgan, Hernán Arbizu, considera viable el tributo que propone el proyecto presentado por senadores del oficialismo. "En los cuatro años de Macri fue muy fácil sacar la plata", dijo.

Hernán Arbizu conoce como pocos los vericuetos del sistema financiero para burlar la ley y se anima a contarlos. El exvicepresidente del JP Morgan denunció las maniobras de lavado que vio frente a sus ojos y se transformó en una referencia a la hora de pensar políticas para el sector. En diálogo con Ámbito, ponderó el proyecto que presentaron los senadores del Frente de Todos para cobrar una alícuota del 20% a quienes tengan bienes no declarados en el exterior. Sostuvo que hay que avanzar con la modificación del secreto bancario y apuntó a la administración de Cambiemos: “En los cuatro años de Macri fue muy fácil sacar la plata, cayeron drásticamente los reportes de operaciones sospechosas”.

Para Arbizu, durante el gobierno de Macri “se alteró por decreto la ley de amnistía fiscal para que el hermano del entonces presidente pueda blanquear y se cajonearon los informes de la OCDE con más de 1.900 cuentas de posibles evasores, en la que había incluso algunos de los que se habían acogido al blanqueo. El sistema se va aggiornando y es complejo. Pero una cosa es correrlo de diez metros atrás, otra de trescientos metros y otra muy distinta es no correrlo. Durante el gobierno de Cambiemos, se dejó de controlar”.

Añadió que “sucede desde China hasta Estados Unidos y de Groenlandia a Argentina, acá el problema es el volumen con el que sucede. Para tener una idea, los bancos internacionales calculan el negocio offshore y asignan cuotas a los países. Las estimaciones de Argentina siempre venían con el mismo volumen que se asignan para banqueros de México o Brasil, que son economías mucho más grandes que la nuestra. Eso da cuenta de que hay un problema grave”.

Acotó que “a veces se quiere instalar de que tiene que ver con las políticas económicas de algún gobierno. Pero lo cierto es que es estructural. Hay una cultura de hacerlo. Durante el macrismo y el menemismo, que fueron dos gobiernos considerados promercado, también hubo una acelerada fuga de capitales”.

En cuanto a qué países se pueden encontrar estos bienes no declarados, respondió que “mayoritariamente en Estados Unidos y en activos financieros.Te diría en un 70%. Tiene que ver con una costumbre de los argentinos y por la penetración de los bancos estadounidenses en el país. El negocio de banca privada acá fue muy competitivo. Pero en general quienes realizan este tipo de maniobras eligen a Estados Unidos por sobre Suiza porque los costos son menores”.

¿Pueden los bancos aportar información relevante? “Una traba práctica de la ley es el esquema de silencio. Para todas las partes es un negocio redituable. Los bancos dudo que cooperen, no lo van a hacer como arrepentidos. Solo lo harán si hay una orden judicial. Tienen información relevante. Standard Chartered, banco inglés agente de Swift, tiene oficina en el país pero no tiene ventanilla de clientes, eso indica algo”.

En el acuerdo con el FMI Argentina se compromete a no otorgar amnistías fiscales: ¿Este proyecto entra en contradicción? “No, porque acá no hay beneficios. Empezamos muy mal y vamos a mucho peor. Se cobra el 20% que ya es una alícuota muy alta durante los primeros seis meses, luego se escalona al 35% y hasta el 50%, aun con consecuencias penales”.

¿Cree que se puede avanzar en las modificaciones al secreto bancario que propone el nuevo proyecto? “Se tiene que hacer, esto funciona en todas partes del mundo. Las comisiones bicamerales tienen acceso a ese tipo de información. El interés público tiene que estar por encima de todo. Esta iniciativa le daría acceso a la UIF, a la comisión de seguimiento de la deuda y al jefe de Gabinete a la base de datos del Banco Central, las transferencias de los clientes en los bancos y otra información relevante”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico