El arco político cuestionó a Macri por pedir financiamiento al FMI

El presidente Mauricio Macri anunció ayer que su administración inició gestiones para obtener financiamiento del Fondo Monetario Internacional. La medida fue cuestionada por todo el arco opositor y aumentó la incertidumbre por la situación económica y política del país.

Luego de que el presidente Mauricio Macri anunció ayer que Argentina volverá a solicitarle financiamiento al Fondo Monetario Internacional (FMI), el arco opositor cuestionó la decisión con diferentes matices y solo parte de la Unión Cívica Radical y su aliada, Elisa Carrió, apoyaron la medida.

Desde el sector peronista que representa a los gobernadores del PJ, el jefe del interbloque Argentina Federal en Diputados, Pablo Kosiner, señaló: “Debemos ser muy cautos. Muy responsables. El Ministro no ha dado hoy (por ayer) mucha información respecto de lo que piensan hacer”.

“Preocupa que la Argentina tenga que retomar un camino de préstamos con el FMI para que su economía sea sustentable. Eso muestra signos de debilidad. Estamos en una situación difícil”, dijo Kosiner.

En tanto, el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ expresó su “rechazo” y exigió “al Poder Ejecutivo que cualquier posible acuerdo con el FMI, previo a su aprobación, sea discutido ampliamente en el Congreso de la Nación. Nada de lo que se quiera acordar con el Fondo tiene que ser realizado a espaldas del pueblo argentino”, advirtieron los legisladores a través de un comunicado de prensa.

Para la bancada que preside Agustín Rossi, “la decisión de hoy (por ayer) significa un grave retroceso”, porque “a dos años y medio de gestión de Néstor Kirchner la Argentina canceló la deuda con el FMI y 13 años después, a dos años y medio de gobierno, Macri nos manda al Fondo”.

“Nuestro rechazo está fundamentado en la historia económica de la Argentina: los acuerdos con el FMI siempre fueron perjudiciales para nuestro pueblo, significaron recortes de sueldos, de jubilaciones, privatizaciones, despidos en el sector público y aumento de la pobreza en los argentinos, llevando al país a crisis económicas y sociales muy profundas”, remarcaron.

Desde el principal bloque opositor de la Cámara, expresaron también que “hay mucha angustia y mucha incertidumbre en los argentinos que se sienten desamparados y desprotegidos, con problemas de empleo, inflación creciente, aumento del dólar, tarifas impagables, y la plata que no alcanza para llegar a fin de mes”.

“¿Algunos de estos problemas se van a solucionar con el FMI? Al contrario, todo va a empeorar”, consideró el FpV-PJ en el comunicado.

Desde el Partido Justicialista bonaerense también coincidieron con el FpV y solicitaron al Ejecutivo que “envíe el convenio al Parlamento tal como indica la Constitución Nacional para la aprobación de empréstitos”.

DEJAR DE LADO LA SOBERBIA

Por su parte, desde el massismo dijeron: “Le recomendamos al Gobierno dejar la soberbia de lado y empezar a escuchar a quienes los queremos ayudar a mejorar el presente y futuro de los argentinos, en vez de buscar ayuda y consejo en el FMI, resultando esto en un nuevo endeudamiento”.

En un comunicado, el Frente Renovador sostuvo: “con el equipo que lidera Sergio Massa le proponemos al Gobierno elegir un camino de crecimiento asociado a la producción, el trabajo y las pymes, y no al del ajuste, la bicicleta financiera y el endeudamiento. Es falso que haya un solo camino, es falso que cualquier alternativa sea demagógica, así como es falso que el origen de esta crisis sea el contexto internacional, dado que somos el único país, que por impericia de su gobierno llegó a esta situación”.

Por su parte, el diputado nacional del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, aseguró que “los movimientos populares, los sindicatos y cada argentino con memoria debemos estar en la calle resistiendo a esta política que sólo va a generar hambre, desocupación y miseria”.

Y a su turno, Florencia Casamiquela, una dirigente del espacio que lidera el exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, manifestó que el Ejecutivo dio “otro manotazo de ahogado de un gobierno sin ideas. Mauricio Macri parecía (Fernando) De la Rúa anunciando el blindaje. Volvemos a las recomendaciones del FMI”.

Para el diputado y referente de La Cámpora, Eduardo “Wado” De Pedro, la medida del Gobierno significa que “con la vuelta del FMI vamos a seguir endeudando a varias generaciones de argentinos para financiar la fuga de divisas de Macri, la familia Macri, los socios de Macri y los pocos empresarios que lo rodean”.

El diputado nacional del Frente para la Victoria y exintendente de La Matanza Fernando Espinoza sostuvo en tanto que “en la peor crisis económica de su gobierno, el presidente Macri elige al FMI antes que llamar a un gran acuerdo nacional”.

El titular de la CTA de los Argentinos y diputado nacional de Unidad Ciudadana, Hugo Yasky, manifestó que “otra vez nos llevan al Fondo para que un puñado de vivos se llene los bolsillos. El pueblo pierde trabajo, salario y paga las consecuencias”.

Asimismo, el diputado nacional del Frente de Izquierda (FIT), Nicolás Del Caño, consideró que “la vuelta al Fondo Monetario Internacional significará más ajuste contra el pueblo trabajador. Más endeudamiento a cambio de peores condiciones de vida de las grandes mayorías populares. Una vuelta al libreto de los 90 dictado por (Domingo) Cavallo”.

Para el dirigente del Partido Obrero Néstor Pitrola “llamar al FMI significa que ese será nuestro nuevo ministro de economía”, remarcó.

Y a pesar de que la Unión Cívica Radical (UCR) se encuentra dentro de la alianza gobernante Cambiemos, el dirigente radical Ricardo Alfonsín afirmó: “Me preocupan la condicionalidades del FMI. Pueden ser, con el tiempo, un remedio mucho peor que la enfermedad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico