El atrincherado se entregó tras la intervención del fiscal

Se trata del hombre que se había encerrado este viernes en su vivienda del barrio San Martín y que amenazaba con quitarse la vida. Personal policial había llegado al lugar con una orden para detenerlo ya que registra una condena por abuso sexual. Tras deponer su actitud fue trasladado a la alcaidía policial donde comenzará a cumplir una pena de seis años de cárcel.

El hombre que este viernes se había atrincherado este viernes en su casa del barrio San Martín, finalmente decidió entregarse luego de la intervención de mediadores policiales y de dialogar con el fiscal de la causa, Cristian Olazábal.

De acuerdo a la información oficial brindada por la Policía de Comodoro Rivadavia, este viernes el fiscal Olazábal requirió la colaboración de esa fuerza para detener a un hombre de 53 años que debe cumplir una condena por abuso sexual, luego de ser juzgado por ese delito ocurrido en 2014.

La sentencia se encuentra firme desde el 2 de noviembre de 2020 por lo que debía presentarse a cumplir la condena.

Por esa razón, este viernes el oficial inspector Patricio Rojas, junto con personal a su cargo se dispuso a realizar las tareas necesarias para la localización del condenado. En esas circunstancias, alrededor de las 12.45 observaron que el individuo caminaba por la calle Los Perales, entre 12 de Octubre y La Pinta, del barrio San Martín.

Al notar la presencia de los investigadores, el condenado sacó de su bolsillo una navaja y se la colocó en el cuello, dirigiéndose hacia un domicilio situado en el sector de Los Perales y La Pinta.

Tras ingresar a la vivienda, sacó otro cuchillo y se los colocó en el cuello, indicando que si lo detenían se quitaba la vida.

Por esa situación, tal como informó en exclusiva El Patagónico, se dio intervención inmediata al Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), así como a dos negociadores con la finalidad de que el individuo depusiera su actitud.

Alrededor de las las 14.50 se hizo presente en el lugar el fiscal Olazábal quien dialogó con el individuo. Finalmente, pasadas las 16 el condenado, identificado con las iniciales L.A.O. aceptó entregarse y fue trasladado a la alcaidía policial para cumplir la pena de seis años de prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico