El buque español retenido pescó en aguas argentinas por "error de GPS"

La empresa responsable del buque Playa Pesmar reconoció que la nave estuvo pescando unas horas dentro de la zona económica exclusiva de Argentina pero lo atribuyó a "un error de los navegadores GPS". El pesquero aún permanece amarrado en el puerto de Comodoro Rivadavia.

Al momento de ser capturado, el buque que había partido de Montevideo (Uruguay) el pasado 11 de enero, se cree que en sus bodegas tenía una carga que superaba las 320 toneladas de pesca. Para determinar si la captura la estaba haciendo en el Mar Argentino, se tendrá que utilizar la caja azul ya que la empresa -en declaraciones efectuadas en España- negó de plano que estuviera pescando en un área no permitida.

Fuentes de la representación legal de la empresa explicaron a la agencia EFE que una vez en el puerto de Comodoro Rivadavia, donde permanece amarrado el barco, las autoridades argentinas verificaron que uno de los tres GPS que llevaba a bordo presentaba una desviación, en tanto que los otros dos coincidían.

Este será uno de los argumentos de defensa de la firma responsable, junto con la atención a las indicaciones de Prefectura Naval una vez que interceptó al buque para demostrar con no hubo “mala fe” y así tratar de “minimizar” la sanción económica que deberá afrontar el pesquero.

Embed

En tanto, el buque español Playa Pesmar Uno no podrá permanecer en el puerto de Comodoro Rivadavia más de 10 días, lapso en el que se espera que la empresa conteste la acusación que se hizo desde Prefectura por pesca ilegal en el Mar Argentino y se defina las multas que se le aplicaran y el destino de las toneladas de mercadería que tiene en sus bodegas.

El administrador del puerto, Favio Cambareri, confirmó El Patagónico que la nave, que fue capturada por Prefectura cuando realizaba pesca ilegal en jurisdicción nacional, tendrá que ser enviada a la rada del puerto si es que en los próximos no se termina el proceso en su contra.

“Nosotros, como siempre, estamos prestando toda la colaboración del caso, pero hicimos un acuerdo con Prefectura para que el buque, luego de algunos días, sea llevado a la rada ya que su presencia en el muelle impediría el arribo de los poteros y otras embarcaciones que estamos esperando”, precisó el funcionario.

Los 34 tripulantes, incluido su capitán Antonio Segueiras, permanecen por el momento en el buque pero no tienen restricción alguna para bajar al puerto, a la ciudad, o incluso irse de la misma y del país. La nacionalidad de la tripulación está repartida entre españoles (con una mujer), peruanos e indonesios.

La Justicia federal todavía no interviene en el caso ya que el Ministerio de Seguridad, según la ley nacional 29222, intenta resolver primero la acusación de manera administrativa, sin acusación o denuncia alguna, en la que solo se avanza si la empresa responsable del navío desconoce u objeta las actuaciones de Prefectura.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico