El CELS también solicitó que el juez Otranto sea apartado de la búsqueda de Maldonado

El Centro de Estudios Legales y Sociales pidió que el juez federal de Esquel, Guido Otranto, sea separado de la causa de Santiago Maldonado por sus declaraciones mediáticas y por "la enemistad manifiesta hacia la parte querellante". El pedido se suma al que efectuó la familia Maldonado y que comenzará a tratarse mañana en la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia. En tanto, el magistrado comunicó que en el operativo del lunes, en la comunidad mapuche de Cushamen, se secuestraron dos mochilas, varias camperas de color negro y teléfonos celulares.

Cuando hoy se cumplen 50 días de la separación forzada de Santiago Maldonado, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se sumó al pedido de recusación del juez federal, Guido Otranto, debido a sus declaraciones mediáticas y por "la enemistad manifiesta hacia la parte querellante".
Maldonado desapareció el 1 de agosto a partir de un operativo de represión que ejecutó Gendarmería Nacional en una comunidad mapuche de Cushamen. La hipótesis más firme apunta a la responsabilidad de esa fuerza nacional, pero el domingo, en una entrevista al diario La Nación, el juez federal, Guido Otranto, manifestó que la hipótesis que se "maneja" es que Santiago "se ahogó" en el río Chubut al intentar escapar de Gendarmería.
Estas declaraciones fueron repudiadas por la familia Maldonado, que el jueves último a través de su abogada Verónica Heredia, entregó un pedido para el magistrado sea separado de la causa porque no se habían tenido respuestas en los días que Santiago lleva desaparecido.
Asimismo, el CELS recusó ayer al magistrado ante la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, donde mañana se resolverá un planteo similar previo presentado por la familia Maldonado.
La recusación del CELS se basa en que "las declaraciones del juez Otranto en los medios de comunicación afectan la garantía constitucional de imparcialidad y suponen el adelantamiento de opinión respecto de los hechos investigados y la enemistad manifiesta hacia la parte querellante".
Según el documento firmado por Gastón Chillier, director ejecutivo del CELS, y Paula Litvachky, titular del área de Justicia y Seguridad del organismo, "queda claro que el juez Otranto les cree a los gendarmes que declararon en su despacho" y que no reparó en las contradicciones en las que los soldados incurrieron".
"En consecuencia, en el marco del habeas corpus, concluye que se ahogó, sin haber encontrado a la persona buscada. Y, como juez de la presente causa de desaparición forzada, adelanta opinión sobre la forma en que se pudo haber dado este desenlace", sostiene el documento.
Hay que recordar que mañana habrá una audiencia en la Cámara de Comodoro Rivadavia, en la que su presidente, Javier Leal de Ibarra, escuchará las razones para el pedido de recusación de Heredia, que ya fue rechazado por el propio Otranto. Los representantes del CELS pretenden participar también de esa reunión.
El órgano presidido por Leal de Ibarra tendrá, luego del encuentro, 48 horas para definir la situación de Otranto. Si las objeciones de las partes son consideradas, el juez federal de Esquel quedará afuera de la investigación, que recaería en uno de sus pares de Rawson.
DOS MOCHILAS,
TELEFONOS CELULARES
Y CAMPERAS
El juzgado federal de Esquel brindó ayer un comunicado sobre los resultados del rastrillaje que se realizó el lunes en la comunidad mapuche de Cushamen en las costas del río Chubut. El procedimiento cubrió una distancia aproximada de seis kilómetros desde las inmediaciones del lugar en el que el joven artesano habría sido visto por última vez.
El operativo permitió encontrar una mochila que fue descripta por dos testigos como parecida a una que usaba Santiago. También se encontró otra mochila, pero que estaba abandonada en un árbol y tenía similitud en los colores.
Según se informó, el suelo bajo ese árbol aparentaba tener "tierra removida", por lo que el sector fue inspeccionado por perros adiestrados en búsqueda de rastros humanos, con "resultado negativo".
En el sector también se encontraron "varias camperas de color negro como la que llevaba puesta la persona que se ve en la filmación", entregada por la abogada que representa a la familia Maldonado.
En tanto, se secuestraron teléfonos celulares que fueron encontrados en las diferentes viviendas requisadas, y ahora se buscará determinar si alguno de ellos pertenece a Maldonado, o si "registran datos relevantes para explicar su desaparición".
Mientras, el Juzgado aclaró que la mujer detenida el lunes, Elizabeth Loncopan, "no permitió que pueda ser debidamente identificada", por lo cual fue conducida "con esa finalidad" a la ciudad de Esquel, donde la policía la mantuvo con las manos precintadas durante varias horas e incomunicada con su familia, hasta que fue liberada en las primeras horas de ayer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico