El femicida de Lorena Piedras continuará detenido en la alcaidía de Comodoro

Por pedido de la fiscal Andrea Vázquez, el juez Jorge Novarino resolvió mantener la medida de prisión preventiva contra Samuel Alberto Alcalá (33), imputado por el femicidio de Lorena Piedras (40). El procesado, también fue acusado por el intento de homicidio contra la hija de la víctima, una adolescente de 15 años. El hecho ocurrió el 10 de mayo del 2019, en Sarmiento. El imputado continuará alojado en la alcaldía policial de Comodoro Rivadavia.

La audiencia judicial se realizo mediante el sistema de videoconferencia. La fiscal Andrea Vázquez, el juez Jorge Novarino y los abogados de la defensa pública, Gustavo Oyarzun y Tomas Malerba , realizaron las intervenciones desde sus hogares, mediante conexión remota. La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los funcionarios de la Oficina Judicial. En tanto, Samuel Alcalá participo del acto judicial desde su lugar de detención, utilizando un teléfono celular de las autoridades policiales.

En el inicio del acto judicial, la representante del Ministerio Publico Fiscal peticionó la continuidad de la medida de coerción, dictada en el marco de la audiencia de apertura de investigación efectuada el 12 de mayo del año pasado. Asimismo, aseguro que se mantienen los riesgos procesales planteados en esa ocasión.

En este sentido, la investigadora informó que ya fue presentada la pieza de acusación pública en contra de Samuel Alcalá. Por otra parte, los fundamentos de Vázquez se basaron en las características del hecho, la falta de arraigo del imputado, su comportamiento durante el proceso y la pena en expectativa.

En este marco, señaló que el 18 de junio del 2019, Alcalá junto a otro detenido, protagonizaron una fuga de la comisaría local. Se mantuvieron prófugos durante varias horas, hasta que fueron detenidos por personal policial de la brigada de investigaciones, detallo.

Con respecto a la pena en expectativa, la parte acusadora planteo que si al concluir el juicio, Alcalá es declarado autor penalmente responsable de los hechos que se le endilgan, recibirá una pena de prisión perpetua.

En este contexto, consideró que si se dispone una medida menos gravosa, el acusado podría no presentarse a las audiencias del juicio oral y público. En consecuencia, requirió que se mantenga la medida de coerción, hasta la próxima instancia judicial.

A su turno, el defensor público, Oyarzun manifestó que no se opondrían al requerimiento de la medida efectuada por el Ministerio Publico Fiscal.

Novarino dispuso hacer lugar al requerimiento de la parte acusadora, al entender que no hay elementos que hayan modificado favorablemente la situación del imputado. Por último estableció mantener la medida prisión preventiva contra Samuel Alcalá por el plazo de tres meses o hasta la realización de la audiencia preliminar.

EL FEMICIDIO DE LORENA PIEDRAS: 17 PUÑALADAS Y EL ATAQUE A SU HIJA

El 10 de mayo del año pasado, Samuel Alcalá se encontraba junto a su pareja, Lorena Piedras y su hija de dieciséis años. El grupo familiar residía en departamento cuatro del "complejo de departamentos verdes, en el barrio "parque patagonia".

Según los investigadores, ese viernes a las 20:15, la adolescente-hija de Lorena Piedras- comenzó a discutir con su padrastro, Samuel Alcalá. Lorena Piedras defendió a su hija. La reacción del acusado fue golpear a la menor. Para ello, utilizo un palo de escoba. Como consecuencia de la agresión, la joven sufrió una lesión a la altura de la ceja izquierda y se refugió en el baño del departamento.

En este contexto, Lorena Piedras reaccionó en defensa de su hija. La respuesta de Alcalá, fue tomar un arma blanca y apuñalar a la mujer.

Según el informe de la autopsia forense, la víctima recibió un total de diecisiete puñaladas. Doce cuchilladas fueron en la zona alta de la espalda. Otros cuatro cortes en el cuello. Por último, una puñalada en lado derecho del mentón. Esta lesión, provoco su deceso. Lorena Piedras quedo boca abajo, tirada en el cocina. Murió desangrándose.

En tanto, la adolescente abrió la puerta del baño y alcanzó a ver cuando el acusado apuñalaba a su madre. Cuando la víctima intento cerrar la puerta, Alcalá ingresó al baño y también quiso asesinar a su hijastra. La atacó con el cuchillo y le provocó lesiones en la espalada.

Finalmente, la menor logró escapar del agresor. Al salir al exterior de la vivienda, pidió auxilio a una vecina y a un móvil policial que pasaba por el lugar.

En este marco, la investigación sostiene que Lorena Piedras y Samuel Alcalá, estaban en pareja, y llevaban siete años de convivencia. Para los acusadores, al provocarle la muerte a la victima agresor desplegó su violencia y superioridad para con ella. El crimen fue perpetrado en un contexto de violencia de género de larga data.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico