El juez Piñeda no resolverá las probation

"En realidad estamos debatiendo la previa de la previa del juicio oral", graficó un abogado querellante para referirse a la decisión que el mismo juez Sergio Piñeda tomó al declararse incompetente para resolver si seis de los doce imputados de la causa "Embrujo" podrán acogerse o no a la llamada "suspensión de juicio a prueba" o "probation".

Esta figura que posee el Código Procesal Penal les permitiría purgar una pena menor, realizar tareas comunitarias, hacerse cargo de las costas del juicio y –en la medida de sus responsabilidades en el ilícito- devolver parte del dinero de los ilícitos en los que se encuentran involucrados.

El martes los jueces Marcela Pérez, Alejandro Soñis y Alejandro Rolón habían resuelto que sea Piñeda el que resuelva el ofrecimiento que realizaron los defensores para que se aplique esa figura legal. Lo hicieron en representación de Giuliana McLeod, Juan Carlos Ramón, Jorge Godoy, Christian Gisande, Natalia McLeod y Sandro Figueroa, seis de los doce imputados que no son empleados públicos, ya que esa figura no incluye a quienes son de esa condición.

Pero luego de dos días de audiencias y de la intervención de cuatro jueces, el juicio oral y público mediante la presentación de las pruebas reunidas en documentación, fotos, filmaciones, escuchas telefónicas y casi dos centenares de testigos, aún no se ha iniciado.

La investigación demandó un año (el caso estalló el 7 de marzo de 2018) y la instancia del juicio oral para revisar de manera oral y pública ante los tres jueces todo lo actuado, aún no empezó. Los planteos realizados por los defensores cuestionando aspectos formales propios del funcionamiento del sistema penal, ha demorado el inicio del debate sobre el ilícito que investigaron los fiscales generales Omar Rodríguez y Alex Williams.

Primero fue saber si el caso debe salir o no de la Justicia Penal del Chubut para que sea juzgado por la Justicia Federal. El argumento: a cuatro de los involucrados en la asociación ilícita se les imputa también el delito de lavado de dinero, delito perteneciente al fuero federal. Esa posibilidad está aún abierta, pero los jueces Rolón, Soñis y Pérez decidieron seguir adelante.

Salvada esta situación, los defensores de la mitad de los imputados ofrecieron la aplicación de la figura de la “probation”. Los tres jueces derivaron el caso a Piñeda. Y Piñeda derivó el caso a los tres jueces.

El defensor Fabián Gabalachis planteó una excepción sobre la actuación del juez Piñeda. Entiende que no debe intervenir el juez e invoca un fallo del Superior Tribunal, y afirmó que el tribunal que debería resolver esta situación es incompetente. Con él coincidieron los defensores Damián D’Antonio y Matías Cimadevilla.

El fiscal Rodríguez expresó que el fallo de las máximas autoridades judiciales mencionado por Gabalachis no es aplicable en esta situación; que son fallos muy distintos y que al respecto existe una “laguna jurídica”.

Ahora será la Cámara Penal de Trelew la que –según indica el Código Procesal del Chubut- deberá resolver quién escuchará a las partes sobre la aplicación de la llamada “probation”.

Los fiscales y querellantes quieren que todos los imputados vayan a juicio oral y público. Tienen sobrados argumentos. Pero aún no se sabe a ciencia cierta quién deberá resolver si se aplica o no esa figura. Se espera que para la próxima semana existan definiciones para saber quién resuelve “la previa de la previa” al juicio oral y público por la causa “Embrujo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico