El Sindicato de Petroleros Jerárquicos donó comestibles a la Escuela Ceferino

La entidad gremial que conduce José Llugdar entregó el viernes una importante cantidad de alimentos para la mesa dulce a ese establecimiento educativo de la zona suroeste de Comodoro Rivadavia.

La entrega de alimentos se hizo efectiva en el propio recinto escolar ubicado sobre Rivadavia y Soldado Almonacid, en el barrio Ceferino Namuncurá, que lleva el mismo nombre de la escuela diocesana de gestión social y fue recibida por su directora, Gilda Contreras.

La Secretaría Adjunta que comanda Luis Villegas, su colaboradora y delegada gremial, Bárbara González, junto al secretario de Actas, Prensa y Propaganda, David Klappenbach; encabezaron la delegación que se encargó de acercar los productos donados. Participaron también los delegados Nelson Bravo, Jorge Del Río, Manuel Contreras, Gustavo Subirá y Raúl Rojas.

“Esto es una gran sorpresa y hay un agradecimiento que queremos darlo, porque esta escuela forma parte de la obra del padre Juan Corti, pertenece a su fundación y cuenta con un alumnado de 430 alumnos, de los cuales 60 diariamente reciben un almuerzo y -a su vez- los 430 reciben de lunes a viernes la merienda y el desayuno”, describió la directiva escolar.

Y enfatizó: “estos alimentos donados por el Sindicato Petrolero Jerárquico, tendrán un buen fin porque van a ser compartidos con todo el alumnado y con todas las familias que asisten al comedor escolar diariamente”, en referencia a las numerosas cajas con productos destinadas a la donación.

En esta oportunidad, se entregaron 120 paquetes de pasta de maní por 150 gramos.; 120 turrones de maní con miel y 120 con frutas por 80 gramos.; 120 garrapiñadas de almendra y 120 de maní por 80 gramos.; 112 pan dulces con pasas de uva y frutas confitadas, 90 cajas con 25 sobres de menta chocolatada y 30 paquetes de budines por 250 gramos, remanentes de las cajas navideñas que no fueran retiradas por afiliados en las últimas fiestas.

La docente recordó que en su escuela se jubiló hace poco tiempo la señora Margarita Meriño, la hermana de Susana Meriño quien tiene una relación muy estrecha con el gremio. “Con ella nosotros tenemos un gran agradecimiento siempre, porque ante cualquier eventualidad o situación que se nos presente, ambas están a nuestra disposición”, dijo sobre el origen de las conversaciones para poder concretar esta acción benéfica.

Las escuelas del padre Corti fueron fundadas para las zonas más afectadas de la ciudad y a fin de sostener a los chicos más postergados y necesitados. “Esta no es la excepción porque es de público conocimiento que estamos atravesando una situación muy difícil a nivel nacional y también a nivel local; y la escuela es un punto neurálgico donde la necesidad es extrema”, agregó.

Contreras mencionó: “estas escuelas no solamente atienden lo pedagógico, sino que también -y muy fundamentalmente- lo hacen con las necesidades sociales, espirituales y (a veces) económicas que tienen nuestros niños, por lo que nosotros a pesar de que el Padre ya no está físicamente, continuamos con su legado, siempre atendiendo a estos niños”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico