El Superior Tribunal confirmó la sentencia contra los condenados por el homicidio de Anahí Copa

La sentencia condenatoria contra Rodrigo Soto y Diego Serrano fue confirmada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia en el marco de la consulta obligatoria, pero además el alto cuerpo declaró inadmisible el recurso extraordinario interpuesto por la defensa de Serrano. Se trata de los hombres que fueron juzgados por el homicidio de Anahí Copa, la joven que recibió un balazo mientras estaba acostada y amamantaba a su bebé.

Los ministros del Superior Tribunal de Justicia del Chubut, Jorge Pfleger, Alejandro Panizzi y Miguel Donnet, confirmaron en todos sus términos el fallo condenatorio contra Rodrigo Soto y Diego Armando Serrano por el homicidio de Anahí Copa, ocurrido el 8 de diciembre de 2015 en un ataque armado contra la vivienda de la familia Nieves, en el barrio Quirno Costa. Sin embargo, una bala ingresó a la casa vecina, donde la joven amamantaba a su bebé y le provocó una herida mortal.

El máximo tribunal provincial analizó el caso, además del recurso extraordinario que fue elevado por la Defensa Pública que asistió a Serrano, pero lo declaró inadmisible.

Hay que saber que Soto fue condenado, en primera instancia, a la pena de 13 años de prisión, mientras que Serrano en esa oportunidad recibió una pena de 11 años y 6 meses, como partícipe necesario.

La sentencia fue confirmada por la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia pero solo en relación a Soto, en tanto que por Serrano en segunda instancia se readecuó la calificación legal a “partícipe necesario” del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” y se modificó la pena.

En esa ocasión la defensa de Serrano propuso la “anulación de la condena con fundamento en el erróneo encuadre jurídico que la alzada dio al accionar de su asistido, dando por cierto que Serrano -como partícipe del homicidio agravado con dolo eventual- se representó y aceptó el resultado del autor, -quien efectivamente tenía el dominio del hecho- por la sola circunstancia de conducir un vehículo que ni siquiera le pertenecía”.

La defensa también sostuvo que la sentencia fue arbitraria y que no se había probado la existencia de una planificación previa, por lo que se requirió que la sentencia sea revisada y su asistido absuelto. En contraposición, la Fiscalía pidió que se confirme la condena de acuerdo a su pretensión originaria.

LA SALA PENAL

En su análisis del caso, el ministro de la Sala Penal, Jorge Pfleger, destacó la prolijidad de los jueces de grado en relación a la prueba, despejándose de esa manera la posibilidad de duda sobre cómo aconteció la muerte de la víctima.

“Anahí Copa falleció a causa de una herida de arma de fuego recibida mientras se encontraba en la casa amamantando a su bebé. La lesión se produjo por obra de la acción de un tercero, quien prodigó los disparos desde el exterior de la vivienda. El relato de los testigos es lógico en sí; las referencias son concretas, puntuales, sin detalles extravagantes o increíbles; es coherente con la evidencia que se cristalizó en los momentos subsecuentes y que fue captada por los investigadores, sometida a estudio y resultó fuente de las operaciones técnico-científicas realizadas. Así sobre la base de la fijación de hecho, realizada, en sus caras objetivas y subjetivas, la calificación legal aplicada debe ser ratificada”, se plantea.

Respecto de “la pena aplicada a ambos imputados es también atinada y ha resultado suficientemente meditada por los jueces que han intervenido”. En la misma línea votaron sus pares Donnet y Panizzi, confirmándose de esa manera una nueva instancia del fallo condenatorio contra Soto y Serrano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico