En el Jardín de Km 11 no tienen clases presenciales ni virtuales

Así lo reclaman padres de estudiantes que concurren a esa escuela de nivel inicial. Expusieron que no tienen clases presenciales ni virtuales por diversas cuestiones. Cuestionaron a la directora Lidia Arreguez por emitir un comunicado donde se señala que la institución "no es responsable de enseñar a leer ni escribir" y que como padres "deberían centrarse en el presente y no en el futuro de los niños".

“La Educación es un derecho” y “Un niño que no se educa, es un niño perdido”, Esos son algunos de los mensajes que escribieron los padres en el portón de la Escuela de Nivel Inicial 474 protestando porque sus hijos no han tenido clases desde que comenzó el ciclo lectivo.

Las quejas apuntan a la directora del establecimiento de Kilómetro 11, en la zona norte de Comodoro Rivadavia, debido a falta de comunicación y a las diferentes “novedades” que surgen cada semana para no dictar clases de manera presencial.

La virtualidad también tiene sus falencias. Las docentes no pueden dar clases a través de una aplicación de videollamadas porque la conexión que poseen es inestable. Todo queda relegado a unos pocos mensajes de WhatsApp.

Según denunciaron los padres ante El Patagónico, los niños no han podido asistir nunca a clases durante este año. No conocen a sus compañeros, las actividades son pocas y solo para las salas de 4 y 5 años. “En la reunión que tuvimos después del feriado de carnaval nos dijeron que iba a ir un chico por día. A nosotros nos parecía poco tiempo y que no se cumplía con el protocolo de Provincia, pero nunca pensamos que no le iban a dar clases de ninguna forma”, denunciaron.

En marzo comenzaron los problemas. “Después de la reunión empezaron a surgir ‘novedades’ en el jardín. Novedades que se deberían prever antes. Por ejemplo, había caca de ratas, el agua no era potable, el pie para el alcohol en gel no se podía comprar. Nosotros ofrecimos comprar agua y un papá hizo el pie sanitizante y lo donó. La directora nos dijo que no lo iba a aceptar. Después nos dijo que los matafuegos no tenían carga y que una sola empresa se encarga de ese servicio y que estaban sobre demandados y no sabían cuándo iban a tener listos. Todas las semanas hay un problema nuevo”, cuestionaron.

“La directora nos dijo que no aceptaba las cosas porque Supervisión no se lo permitía. Se opusieron hasta que el regimiento ayude a limpiar el patio. El último problema es que se rompió la caldera. Los reclamos que hicimos generaron que la directora mande un comunicado diciendo que la caldera estará arreglada para el lunes y que el martes comenzarán clases. Son todas promesas”, criticaron.

FALTA DE DIALOGO

Los padres de alumnos de la institución también cuestionaron que las “novedades” del jardín son comunicadas a través de una madre que hace de interlocutora. “La directora nunca se comunica con nosotros. No tenemos diálogo con ella. No sabemos por qué no lo hace. Esa madre no fue elegida por nosotros, sino que fue elegida por la directora. A esa misma madre le tenemos que mandar los videos de los chicos y eso es ilegal. La ley establece que una persona ajena a la institución no puede tener fotos o videos de los alumnos en su teléfono celular. Están pasando por arriba del derecho de los niños y nunca nos hicieron firmar un consentimiento para usar la imagen de nuestros hijos”, expusieron.

En Kilómetro 11 sostienen que “la directora brilla por su ausencia” y que las actividades que mandan para los niños son insuficientes. A esto se debe sumar un comunicado que puso en alerta a todos los padres. “En un comunicado que la directora hizo difundir por una mamá sostiene que el nivel inicial no es responsable de enseñar a leer ni escribir y que como padres deberíamos centrarnos en el presente y no en el futuro de los niños”, describieron.

“Esto no es por la pandemia. Esto viene hace tres o cuatro años atrás. Es muy básico lo que mandan como tarea. En las salas de 4 y de 5 años mandan la misma tarea cuando todos sabemos que aprenden de forma diferente. Para nosotros no tienen un cronograma para enseñar”, aseveraron.

Es por eso que los padres llevarán una nota a Supervisión de Escuelas para pedir que los niños tengan clases presenciales, pero respetando las medidas sanitarias y la situación epidemiológica de la ciudad. “No queremos que vaya un niño por semana como nos advirtió la directora, sino que vaya la mitad del abecedario, como están haciendo en todas las escuelas, porque en un día no recuperás tres meses perdidos”, dimensionaron los padres.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico