En la Escuela 514 llevan más de un mes sin clases y los padres no se sienten escuchados

El establecimiento de educación especial lleva más de un mes sin clases y se suma a las veintidós instituciones que han sufrido pérdida de días de clases en Comodoro por falta de calefacción. Los padres de los chicos que asisten a la Escuela 514 cuestionan que desde el Gobierno se ignora la situación y que no se sienten escuchados. Veintidós alumnos con capacidades diferentes asisten a esa escuela y no pueden ser reinsertados en otras instituciones.

Hace más de un mes que los estudiantes de la Escuela 514 de educación especial no pueden asistir a clases por falta de calefacción. Cansados de no tener respuestas, los padres decidieron elevar su reclamo a la Defensoría del Pueblo para que tome intervención y los chicos puedan volver a tener clases.

Ayer se realizó una reunión entre la comunidad educativa de la Escuela 514, la supervisora Judith Pereira y el delegado de la zona sur del Ministerio de Infraestructura, Fernando Mercado, para detallar cuáles serán los pasos a seguir en busca de que los estudiantes puedan volver a clases.

En diálogo con El Patagónico, Nancy Báez, madre de un alumno de la Escuela 514, explicó: “sabemos que los reclamos llegaron a Rawson y que se presentó toda la documentación. Saben lo que está sucediendo por eso fueron a tomar fotos de la caldera porque no están los códigos de las cosas que faltaban. La idea es armar una lista para enviar a Rawson y que allí disponga los recursos que se necesitan para arreglar la caldera. Es decir en 30 días lo único que se hizo fue una lista de materiales y ahora tenemos que seguir esperando”.

“El problema empezó con la caldera. A partir de ahí no hemos tenido clases. En el medio se rompió parte del tanque de agua pero por suerte ya está solucionado. Es una escuela que no tiene mantenimiento. La caldera hace 20 años que no le hacen mantenimiento y ahora se notan las consecuencias de esta falta de control”, cuestionó.

Báez criticó la falta de respuestas del Gobierno provincial y el “cinismo” de algunos de sus funcionarios. “Ellos dicen que estamos en el 1,7% de las escuelas que están sin clases lo que no entiende es que para los padres y las familias es el 100%. Dijeron que solo dos escuelas están funcionando mal. Me parece que están un poco mal informados. La situación es grave y critica porque no hay respuestas”, cuestionó.

La madre también aseguró: “los nenes que asisten a las 514 tienen una discapacidad motora o múltiples discapacidades e insertarlos en otras escuelas no significa una situación no sencilla. A los chicos se les hace el cambiado de pañales en la escuela o se le da una merienda asistida”.

“Son 20 chicos los que se ven afectados. Por ahí al ser una matrícula chiquita no nos están dando importancia y esto nos genera incertidumbre porque no sabemos cuánto más nos llevará esto”, lamentó.

“La discapacidad es un trabajo día a día. Los chicos están adaptados a horarios y a personas. Es muy distinto a una persona normal. Para nosotros es volver a empezar las clases como si fuera marzo”, destacó Báez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico