En lo que va del año ya hubo 19 homicidios en Comodoro

El primer semestre del año la cantidad de crímenes se duplicó en relación al mismo período del año pasado. En la primera semana del mes de septiembre se contabilizaron dos muertes violentas, una que tuvo como víctima a Rubén Carrillo quien permanecía internado luego de haber sido atacado en medio de un robo. Y en la madrugada de hoy, Luis Miguel Curiqueo fue baleado en un bar céntrico.

La cifra de crímenes en Comodoro Rivadavia da cuenta del incremento de la violencia en la ciudad petrolera, en el inicio del mes de septiembre ya se contabilizan 19 homicidios, cuando el año 2016 finalizó en la misma localidad con 23 homicidios. Las cifras mencionadas superan ampliamente a los 13 homicidios que formaron parte de las estadísticas correspondientes al año 2015.

CASO POR CASO

El primer hecho se registró el viernes 13 de enero a las 23:50 horas cuando los hermanos Maximiliano y Nicolás Subiabre comenzaron una feroz pelea que culminó con la muerte del último. La autopsia determinó que el cuerpo de Nicolás presentaba escoriaciones en la zona de la cabeza y los miembros superiores que confirman la pelea previa al desenlace fatal.

El segundo, fue el de Rubén Víctor Mellado de 32 años, quien permanecía internado desde el miércoles 3 de enero tras ingresar a la guardia del Hospital Regional con 17 puntazos en la zona del toráx y quemaduras en la espalda. Después de 15 días de agonía, falleció. No hay detenidos ni sospechosos del crimen.

El tercer asesinato tiene como protagonista a Teófilo Morales de 61 años, quien en la madrugada del 20 de enero se encontraba junto a su esposa durmiendo, cuando empezaron a escuchar golpes en la puerta. Morales se levantó y fue sorprendido cuando salía de su habitación. Sin mediar palabras con los delincuentes, le efectuaron dos disparos que dieron en la zona intercostal derecha e izquierda, causándole el fatal deceso. Tampoco hay detenidos por este caso.

El cuarto homicidio del año, ocurrió en menos de 24 horas con el anterior. A las 23:20 falleció el joven de 27 años Jhon José Gutiérrez asesinado en el barrio Moure, cuando dos asaltantes ingresaron a la tienda de su padre y al intentar resistirse al asalto le arremetieron de un disparo en el pecho.

La quinta víctima de este año fue Débora Martínez. La joven de 28 años fue asesinada el viernes 27 por su pareja Nelson Aguilante en su vivienda ubicada en el barrio Próspero Palazzo. El agresor estaba en estado de ebriedad y aseguraba a los policías que unos desconocidos habían sido los asesinos. Ello fue descartado y Aguilante fue detenido.

El sexto homicidio tuvo lugar el domingo 29, a las 5:30, cuando el remisero Fernando Schmidt, de 36 años, murió tras recibir 15 puñaladas cuando llegaron a Los Alamos y Huergo del barrio La Floresta. Schmidt manejaba un vehículo Toyota Corolla que fue encontrado sobre la calle Orquídeas al 1.006. Por el crimen, Miguel Angel Sotello y Claudio Alberto Huilipan recibieron prisión preventiva.

El séptimo homicidio fue el 5 de febrero y tuvo como víctima a Jonatan Catellani, de 28 años, quien murió tras recibir un disparo en el pecho cuando se encontraba en su casa en el Máximo Abásolo. En ese momento en contacto con este medio, su hermana Karen Cattelani había declarado que "ese disparo no estaba dirigido a mi hermano". "Ahí en el barrio era muy querido por todos". José Manuel Pérez es el único detenido por el crimen.

El octavo asesinato en la ciudad, tuvo como protagonista al empresario de la carne, Orlando Jurado de 76 años. El hecho fue durante la noche del 10 de febrero en su casa del barrio Pueyrredón. Cerca de las 23:15, Mauricio Fleitas, Diego Aguirre y otras dos personas que no fueron identificadas, se presentaron en la casa de la víctima, sobre Colonos Vascos y Cayelli. Los dos individuos forcejearon con Jurado en la puerta de su domicilio, la víctima recibió un golpe con un hierro y Fleitas efectuó dos disparos, uno de ellos impactó sobre el cuerpo de la víctima quitándole la vida. Uno de los disparos ingresó por los pulmones provocándole la muerte por shock hipovolémico. Los atacantes huyeron a bordo del VW Bora donde los esperaban Aguirre y otra persona que oficiaba de campana.

La novena víctima fatal ocurrió la madrugada del 18 de febrero, en la parte alta del barrio Jorge Newbery durante una pelea callejera, tuvo como víctima a Luis Páez (28). El único imputado por el crimen es Juan Ramón González (43). Alrededor de las 0:20, en circunstancias que la víctima y el imputado se encontraban en la esquina de la calles Patagonia y Pasaje 668, del barrio Jorge Newbery; comenzaron a arrojarse piedras uno a otro. A continuación González, con la utilización de un elemento cortante y con claras intenciones de dar muerte apuñaló, en cinco oportunidades a Páez. La causa de la muerte de Páez fue un shock hipovolémico irreversible por herida de arma blanca.

El décimo asesinato, tuvo como protagonista a Walter Leiva (23) tras agonizar durante dos días, luego de ingresar herido de bala en la cabeza el pasado 28 de febrero. Leiva falleció el 2 de marzo sobre las 18 en el Hospital Regional, luego de que el mismo martes en que fue herido de bala en la cabeza los médicos le diagnosticaran muerte cerebral. Aldo Camarda y Maximiliano Brizuela vienen cumpliendo prisión preventiva como imputados en la causa. El ataque ocurrió a las 7:30 del 28 de febrero.

El decimoprimero homicidio tuvo como víctima a Mario Durán de 38 años. Durán fue asesinado el martes 21 de marzo a las 23:15 en la vereda de Uruguay 555, en el barrio 9 de Julio, cuando fue interceptado por dos delincuentes que le robaron la billetera y el teléfono celular y que al escapar por calle Santa Cruz descartaron las tarjetas y el documento de identidad. Durán tenía 38 años, era padre de una niña de 11 y de un nene de 7 años. Esa noche, después de despedirlos y dejarles unos chocolates que había comprado, fue asesinado de un disparo en el pecho cuando se dirigía hacia la casa de su madre. A cuatro meses del homicidio aún no hay detenidos

El decimosegundo desenlace fatal lo protagonizó René Barrionuevo de 35 años, quien murió de un tiro en la cabeza en el patio de su casa en la calle Miguel Cané al 400, en la extensión del barrio Ameghino Nuevo el pasado 8 de abril. Un proyectil impactó a la altura de la sien del joven trabajador de una empresa de transporte de personal al servicio de la industria petrolera. De acuerdo al testimonio ofrecido por un testigo presencial de los hechos Jonathan Barou fue reconocido como el homicida. En abril, A Barou le dictaron dos meses de prisión preventiva a Barou, dando un plazo de seis meses para la investigación del caso.

Pablo David Rúa de 40 años fue la decimotercer víctima fatal el 9 de abril. Rúa falleció por el desangramiento que le produjo un corte en el antebrazo derecho con el filo de una botella rota. Su pareja, Noemí Ortiz, se habría defendido de una agresión cuando el hombre la golpeaba y la tenía tomada de la garganta. Ella ya lo había denunciado por violencia de género en la Comisaría de la Mujer. La mujer fue imputada por homicidio agravado por ser cometido contra quien mantuvo una relación de pareja, aunque el fiscal adelantó – en esa ocasión- que la calificación podría cambiar a homicidio preterintencional u homicidio con exceso en la legítima defensa, las cuales conllevan penas excarcelables.

Jorge Andrés Martínez de 30 años, alias "El rubio", había muerto producto de dos puñaladas, una en el abdomen y otra en el pecho en el mes de mayo. Por el hecho está imputado José Ramón Carrizo (52) quien mantiene la prisión preventiva. El homicidio de Jorge Andrés Martínez (30) ocurrió el martes 16 de mayo, alrededor de las 18, en la plaza Soberanía. Carrizo, fue detenido durante un allanamiento que se realizó al día siguiente en el domicilio del sospechoso, ubicado sobre Base Almirante Brown, de Kilómetro 8.

Daniel Bayón de 31 años, se convirtió en la decimoquinta víctima fatal al ser acribillado el 1 de julio durante la madrugada en la calle Félix Sanfedele al 400 del barrio Las Orquídeas. Según la información recabada por El Patagónico, la víctima recibió al menos cuatro disparos. El único imputado en el caso es Maximiliano Willatowski (23).

El de Samuel Ovejero de 26 años, fue el decimosexto crimen. Era empleado municipal y boxeador amateur. Ovejero recibió dos puñaladas en el abdomen ayer a las 2 en el barrio Abásolo y falleció alrededor de las 3:50 en el Hospital Regional. Su expareja Yuliana Uribe (20) está detenida como presunta autora del homicidio.

El sábado 19 de agosto, alrededor de las 4:30 de la madrugada en el corazón del barrio Jorge Newbery se produjo el asesinato de Jeremías Nogales, el hombre fue baleado por la espalda a la salida del bar "Luc Joa". El atacante, según los primeros testimonios recogidos en el lugar, no estaba solo y efectuó al menos 6 disparos contra Nogales. El pasado miércoles, Leandro Almonacid se presentó en la Oficina Judicial para ponerse a disposición de la Justicia porque tenía pedido de captura señalado como el presunto autor del crimen.

Rubén Carrillo, quien se desempeñaba como empleado en una ferretería del barrio Industrial, fue atacado a las 1:30 del domingo 27 de agosto cuando caminaba por el barrio San Cayetano. El hombre había estado en una cena familiar y fue abordado por una pareja de delincuentes. Carrillo se habría resistido al robo e incluso habría golpeado a uno de sus atacantes que le pedían sus bienes personales como la billetera y el teléfono celular. El hombre recibió diferentes cortes en una oreja, muslo y abdomen. Por la gravedad de las lesiones pasó más de una semana internado y fue sometido a operaciones, sin embargo murió el 7 de septiembre.

Luis Miguel Curiqueo, murió esta madrugada después de haber sido baleado por un joven de km 5 quien lo atacó sin mediar palabras en el interior de un bar céntrico. Por el hecho ya se identificó al atacante y se trabaja para concretar su detención.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico