En plena pandemia suspenden a dos enfermeras en el Regional

Aseguran que las trabajadoras de terapia intensiva fueron suspendidas sin ningún sumario administrativo previo. Denuncian persecución y hostigamiento por parte de la Jefatura de Enfermería y del Hospital Regional. Pidieron la renuncia de las autoridades por avasallar los derechos de los trabajadores.

La tarea en las terapias intensivas es extenuante y los enfermeros se encuentran sobrecargados de trabajo al punto que no se toman descanso para seguir ayudando a las personas que están luchando contra el coronavirus. El recurso humano es limitado y el Sindicato de Salud Pública (SiSaP) denunció que dos trabajadoras fueron suspendidas de forma arbitraria y sin ningún sumario administrativo previo.

El dirigente gremial Caito Sepúlveda aseveró: “es un atropello a los derechos de los trabajadores y a la actividad sindical. El área de Enfermería y los directores del Hospital se han puesto de acuerdo para hostigar a los compañeros. Es un contexto totalmente repudiable”.

Según Sepúlveda, las trabajadoras presentaron una nota por hostigamiento y maltrato laboral contra uno de los médicos del centro asistencial pero no los directores no lo tuvieron en cuenta y llevaron a cabo la suspensión. “Sin dar lugar a la defensa y sin ningún sumario administrativo previo. El azote y el hostigamiento a los trabajadores de la Salud, y puntualmente en Comodoro es constante. Esto no viene de ahora y ya ha pasado con otros compañeros”, aseveró el dirigente gremial.

“Esto es un hecho aberrante en un contexto de pandemia donde se decide suspender a dos compañeras que están en la línea de fuego. Esto es sumamente vergonzoso”, cuestionó Sepúlveda y pidió la renuncia de los directivos. “Los funcionarios que actuaron de esta manera avasallante deberían dar un paso al costado porque quisieron avanzar sobre los derechos de los trabajadores. Esto fue una decisión de la dirección de Enfermería y del Hospital”, afirmó.

“SOMOS IGUAL DE PROFESIONALES”

Una de las trabajadoras suspendidas fue Nazira Corball. La enfermera del área de Terapia Intensiva del Hospital Regional aseveró que el 8 de octubre ingresó a trabajar, pero tuvo un inconveniente con el personal de trabajo médico. “Uno de los médicos salió a los gritos pidiendo algo y de mala manera. Me apuntó directamente a mí, pero yo no discutí con él”, aseveró.

“Los médicos tienen que entender que los tiempos han cambiado y nos tienen que ver como un compañero de trabajo más. Estaba a los gritos, pero yo no le contesté. Hace 10 años que trabajo y mi legajo está intacto. Yo soy especialista en cuidados críticos. Sé lo que es mi trabajo”, subrayó.

Además, Corball manifestó que todos los enfermeros que salieron en los medios periodísticos a reclamar mejores condiciones laborales han sido suspendidos. “Todo el que sale a hablar ha sido sancionado. Están acostumbrados a que la gente tenga miedo, pero ellos tienen que ver que somos compañeros de trabajo. El enfermero es tan profesional como el médico”, subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico