Enzo Uranga tuvo que pasar por un control de detención antes de volver a ser llevado a la alcaidía

El último día de 2018 había protagonizado una fuga de la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia junto a Marcelo Huenumán, otro condenado por homicidio quien sigue prófugo.

Enzo Uranga fue capturado ayer a las 7, en el marco de un operativo que desarrolló la policía en una casa situada en el sector de la antigua Radioestación de YPF, sobre la zona suroeste de Comodoro Rivadavia. Se trata del condenado por el homicidio del ingeniero Jhon Blas Gutiérrez en el asalto a la tienda de sus padres. Uranga se había fugado de la alcaidía durante la noche del 31 de diciembre último junto a Marcelo Huenumán.

En la detención de Uranga participó el Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) y se concentró a partir del trabajo realizado por efectivos de la Brigada de Investigaciones, desde donde solicitaron dos órdenes de allanamiento en la zona de la antigua Radioestación.

En una de esas requisas domiciliarias encontraron al evadido de 22 años, en cuyo poder hallaron armas de fuego y municiones.

Uranga fue trasladado a la Oficina Judicial y allí permaneció en un calabozo hasta que se llevó a cabo la audiencia de control de detención, la cual estuvo presidida por la jueza penal Mariel Suárez. La Fiscalía estuvo representada por el fiscal general Martín Cárcamo y el condenado recibió la asistencia de la defensora pública, María de los Angeles Garro.

El acto judicial se llevó a cabo con la finalidad de controlar la legalidad de la detención y de poner a derecho al condenado, quien tras la audiencia volvió a ser conducido a su lugar de alojamiento en la alcaidía, donde cumple una condena de 17 años de prisión por el delito de homicidio en ocasión de robo.

La víctima fue el ingeniero John Blas Gutiérrez, quien en la tarde del 20 de enero de 2017 se encontraba en la tienda de sus padres en el barrio Moure. Eran las 20:30 cuando Uranga irrumpió en el comercio junto a Lautaro Hernández. Se hicieron pasar por clientes, se probaron ropa y calzado y luego protagonizaron el violento asalto contra la familia de la comunidad boliviana, donde asesinaron al joven y también hirieron a su padre.

Respecto a Huenumán fue condenado a 8 años de prisión por el homicidio de Franco Renato Ortega. El joven de 20 años había sido salvajemente apuñalado a la 1:50 del sábado 23 de junio de 2012 en el límite de los barrios Las Flores y Jorge Newbery, en la parte alta del pasaje Santa María. Como consecuencia de las heridas falleció al día siguiente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico