Es tiempo de gobernar para unos y de resistir para otros

Un pedido del gobernador a los intendentes, el papel de la oposición, trabajo de equilibrista, sindicatos con poder de fuego y la prohibición de la pirotecnia, etcétera.

El pedido

La reunión con los intendentes que el gobernador Mariano Arcioni encabezó el viernes fue positiva ya que los jefes comunales de cada una de las localidades de Chubut recibieron información de primera mano sobre la situación provincial. A la vez, el titular del Poder Ejecutivo provincial recibió un respaldo institucional.En el cónclave en realidad no se abordaron temas de fondo, ya que era imposible hacerlo en un primer encuentro, pero los distintos jefes comunales escucharon algunos números pesados de la situación económica de la Provincia y también dejaron asentados sus reclamos por retrasos de obra y, en el caso de Comodoro Rivadavia, se agregó la situación del transporte público de pasajeros.Fue en un alto de ese análisis financiero y político cuando el gobernador tuvo una quijotada ya que le pidió a los intendentes que no tomen 2018 como un año de candidaturas y que prioricen las gestiones municipales en un ciento por ciento.El pedido puede parecer necesario, pero es por demás ingenuo ya que la mayoría de los intendentes, antes y después de las PASO, de acuerdo a cómo haya sido su desempeño en agosto o en octubre, ya estaban trabajando en sus reelecciones o los más ambiciosos, como los casos de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, y de Trelew, Adrián Maderna, para sustentar sus posibilidades para ser gobernadores.Si todos fueran sinceros, cuando Arcioni pidió eso, se hubieran escuchado un par de carcajadas y un “¡andáááááá!”

“Somos oposición”

En ese mismo encuentro, luego de escuchar al gobernador Mariano Arcioni y las evaluaciones económicas y financieras, el intendente comodorense Carlos Linares pidió la palabra. Tras destacar la mesa de reunión, remarcar las necesidades que tiene esta ciudad y pedir que Provincia cumpla con sus compromisos, recordó que los intendentes del FpV “somos oposición”. Linares dejó en claro que “todos” acompañarán la gestión de Mariano Arcioni, a quien respaldó claramente por la situación de transición, pero recordó que “los del FpV somos oposición a Chubut Somos Todos y al Gobierno nacional”.Es decir, “acompañaremos lo que entendamos que sea correcto, pero nos opondremos al ajuste, reformas laborales y demás”, cerró Linares, no sin antes pedir que se desactive el veto que el gobernador aplicó al uso de fondos del endeudamiento para poder pagar sueldos y aguinaldos. También planteó que se debata la apertura a la minería.En posteriores declaraciones, Arcioni dejó en firme el veto y reiteró: “la minería es un tema cerrado”.

Haciendo equilibrio

El gobernador Mariano Arcioni fue tomando decisiones y definiciones desde el mismo momento en que, tras el fallecimiento de Mario Das Neves, quedó claro que debía asumir al frente del Poder Ejecutivo y cumplir el mandato hasta diciembre de 2019, pese a haber resultado electo diputado nacional.Arcioni quiere continuar con el “legado y proyecto de Mario Das Neves”, como repite en los discursos y reuniones, pero también sabe que por los tiempos que corren y por su impronta, debe ir estableciendo algunos cambios.En la semana que pasó, luego de las reuniones en Buenos Aires, con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el propio presidente Mauricio Macri, el gobernador Arcioni tuvo que ratificar en el cargo a la titular de Familia, Leticia Huichaqueo, y dicen que fue más por “estrategia y necesidad de espera” que por ganas.Huichaqueo, que acompañó a Arcioni en gran parte de su gira de campaña a diputado nacional, más por sentimiento que por orden del entorno de Das Neves, se tomó la atribución de dejar fuera de los cargos a los subsecretarios Cristian Spíndola, Marcelo Suárez y Facundo Moreyra.Haciendo equilibrio para no herir “al dasnevismo puro”, Arcioni ratificó a Huichaqueo, también a los subsecretarios y pidió de manera reiterada que “no se hable más del tema”. Como si el silencio fuera salud.

Esas palabras

El viernes, en el gimnasio de Petroleros Privados, se produjo el lanzamiento del Movimiento Sindical de Trabajadores Patagónicos, una especie de CGT alternativa que, como sucedió años atrás, reúne a los gremios con mayor cantidad de afiliados como son: camioneros, petroleros y de la construcción, básicamente.A la hora de los discursos sobresalió el dirigente camionero y diputado nacional Jorge Taboada, quien se expresó claramente en contra de la reforma laboral que se impulsa desde el Gobierno nacional, a la que definió como una clara avanzada sobre los derechos que los trabajadores conquistaron desde el peronismo a la fecha.En ese marco fue cuando el camionero paralizó los corazones de todos al plantear: “necesitamos una regional de la CGT con poder de fuego”. Y de inmediato todos dirigieron la mirada al titular de la UOCRA, Raúl Silva, al recordar que algunos dirigentes de ese gremio han sido procesados en causas por tenencia de armas.El susto, en realidad, duró medio segundo porque, para que las respiraciones volvieran a ser normales, Taboada completó: “necesitamos una regional de la CGT con poder de fuego ante las reformas laborales e impositivas que pretende imponer el Gobierno nacional”.

La pirotecnia y otras cosas

Los vecinos de las calles cercanas al gimnasio de Petroleros tuvieron que soportar una tarde agitada, primero con el centenar de vehículos que llegaba al lugar, el corte de calles para que haya mayor seguridad, y luego con las bombas de estruendo que se tiraron para apoyar el acto y el lanzamiento de la virtual CGT alternativa.“¿No era que la pirotecnia estaba prohibida?”, preguntaron en tono de queja a distintas radios, donde también lamentaron por el consumo acelerado de cerveza en las calles y la consecuente descarga de líquidos acumulados, también en la vía pública.¿Inspectores para controlar el uso de pirotecnia, el consumo de alcohol y pipí en las calles? No, eso no se pudo hacer desde el municipio porque era el día del empleado municipal y no había inspectores disponibles.

Mansito el subsecretario

Hablando de pirotecnia, el subsecretario municipal de Fiscalización, Daniel Campillay, ratificó durante la última semana que, efectivamente, la ordenanza de prohibición de venta de pirotecnia se encuentra vigente.Allá a lo lejos, como un eco de una bomba de estruendo, quedaron las declaraciones altisonantes del funcionario que criticó a los concejales por haber sancionado una ordenanza que, en otras palabras, consideraba inaplicable.En esta ocasión, Campillay no solo ratificó la ordenanza, también dio cuenta de los procedimientos que se hicieron, que antes –según sus declaraciones- eran irrealizables, para que los negocios que tenían pirotecnia a la venta pudieran derivarlas a sucursales de otras ciudades ya que “en Comodoro, no podrán hacerlo”, sostuvo.Con este poder de decisión y acción, el funcionario parece querer evitar su comparecencia al Concejo, esa que está pendiente cuando, junto con el secretario de Gobierno, Máximo Naumann, fueron citados para que aclararan las razones por las cuales no se podía poner en marcha la ordenanza. Campillay pasó de ser un rompeportones a un chasquibum.

Inflexible

La sesión del Concejo Deliberante del martes fue, como se anticipaba, dura y casi escandalosa. En la hora de preferencias de la reunión legislativa básicamente se habló, luego del minuto de silencio en homenaje a Mario Das Neves, de la denuncia de la concejal de Chubut Somos Todos, Norma Contreras, por la forma “engañosa” en la que entiende que se aprobó la ordenanza modificatoria del Ente de Control de Servicios Públicos.Pese a las explicaciones, por un lado sesudas y por el otro calientes, que le dieron a la concejal sus pares José Gaspar, de la UCR-Cambiemos. y Guillermo Almirón, del Frente para la Victoria, Contreras se mantuvo en sus trece y dijo: “la respuesta la dará la Justicia, si ella entiende que mi denuncia no tiene sustento, pediré disculpas. Hasta que eso no ocurra, mantengo mi denuncia, porque estoy en mi derecho”, aseguró.Esta postura la mantuvo, pese a que se recordó que el proyecto había ingresado el 5 de octubre, se discutió en comisión el 10, donde la propia concejal participó y firmó despacho, y se aprobó el 17 de octubre.El debate fue tan fuerte y caliente que, en el medio del mismo, Contreras solicitó que se encendiera el aire acondicionado del recinto y, posiblemente para no tener problemas con el nivel de azúcar en sangre o no perder energías, recurrió a un chupetín, con el que sobrellevó el mal trago.

Esto no termina acá

El debate por esta ordenanza y denuncia duró poco más de hora y media. Cada uno dijo lo suyo, incluido Guillermo Almirón que, fiel a su estilo larguero, hizo un repaso de toda la historia del Ente de Control y los proyectos de ordenanza que lo contuvieron. Luego de eso, el viceintendente Juan Pablo Luque, después de asegurar que en seis años no había visto algo así, aconsejó a los concejales a hacer las denuncias de vindicación del caso.Hubo asentimiento de los ediles con un movimiento de cabeza. Sin embargo, lo que resolvieron los ediles involucrados, sobre todo José Gaspar y Guillermo Almirón, es dejar que la Justicia avance sobre la denuncia de Contreras y una vez que la misma desconozca el delito, porque entienden que puede cuestionarse el contenido pero nunca el tratamiento, iniciarán acciones por daños y perjuicios contra la concejal, abogada y denunciante.

Evitó el quiebre del bloque

En la misma sesión, los concejales aceptaron el veto parcial que el intendente Carlos Linares aplicó a la cuestionada ordenanza, que como se informó no va en línea con las acusaciones de Contreras, sino sobre un texto que, en la revisión, los ediles no consideraron o eliminaron del original.De acuerdo a lo que se pudo averiguar, algunos de los miembros del Ejecutivo, entre ellos el Asesor Letrado, Miguel Criado Arrieta, impulsaban un veto total ya que se entendía que el cambio normativo impedía, en la práctica, el accionar del Ente de Control.Luego de sopesar las alternativas, y las posiciones de uno y otro lado, el intendente decidió avanzar en el veto parcial, que dicen evitó la ruptura del bloque del Frente para la Victoria por un lado, y la pérdida del respaldo que, más allá de las críticas, el intendente tuvo del Concejo en pleno para que se aprueben algunas de las ordenanzas que se enviaron y que se consideraban indispensables para el plan de gestión.En el Ente de Control, por otro lado, siguen analizando si renuncian porque entienden que les recortan atribuciones, o se adaptan al nuevo marco legal que se impuso para que realicen su tarea.

El otro veto

Hoy o mañana, a más tardar, el pleno de concejales comenzará a analizar el veto parcial que el Ejecutivo aplicó a la prórroga de la ordenanza de emergencia postemporal, que recibió en la sesión duras observaciones y pedido de pase a comisión por parte de José Gaspar, de Cambiemos.El artículo en cuestión es el que detalla los requisitos que debían cumplir los dueños de camiones y máquinas viales que trabajaron durante y luego temporal para sacar las toneladas de barro acumulado en el barrio Juan XXIII y otros sectores.Esos requisitos, curiosamente fueron dictados por el Ejecutivo vía resolución y luego, al tratar la prórroga en octubre, los concejales le dieron el rango de ordenanza. Para la Intendencia el pago a los camioneros y maquinistas que realizaron tareas es un dolor de cabeza ya que el Tribunal de Cuentas Municipal, sobre la base de esa resolución, objetó una parte importante de la facturación y por lo tanto hoy existe un reclamo con facturas a pagar que rondan los 100 millones de pesos.Nación ya aseguró que no enviará Aportes del Tesoro para ese fin, Provincia sigue atrasada en el envío de las cuatro cuotas de 20 millones de pesos que faltan para atender las demandas del temporal, y ahora este veto complicaría que el pago saliese de Rentas Generales.El Ejecutivo municipal, con este tema, está atrapado así en su propio laberinto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico