Estudiante se queda sin alojamiento en el Hotel de Huéspedes

El joven es Fabián Castellano, estudiante las carreras de Abogacía y Martillero Público en la UNPSJB. No se pudo reunir con el secretario de Extensión y desliza que detrás hay motivaciones políticas.

A través de las redes sociales, el estudiante Fabián Castellano hizo pública la situación que atraviesa ya que junto a otros tres estudiantes a los que les notificaron que no les renovarían para el próximo año la estadía en el hotel de huéspedes, por lo que la continuidad de sus estudios se vería amenazada.

“Junto a mis compañeros nos sentimos en total desamparo por esta situación en la que las decisiones de las autoridades de Universidad (San Juan Bosco) nos colocan”, explica.

A través de las redes sociales expuso la situación que atraviesa al relatar: “Como muchos sabrán, soy parte de un grupo político activo dentro de la Universidad, desempeñándome como tal en el Centro de Estudiantes y en el Consejo Directivo de la FCJ. En la actualidad me encuentro residiendo en el Hotel de Huéspedes de la Universidad, a cargo de la Secretaría de Extensión, lugar donde mi estadía, como la de la generalidad de mis compañeros, tiene un valor mensual de $18.000, el cual abono todos los meses en tiempo y forma”.

“En vista a esa realidad es que quien les habla y tres compañeros más, Iván Vázquez, Andrés Carrizo y Lucía Jones, nos vemos obligados a prescindir de nuestra residencia en el Hotel de Huéspedes por la antojadiza voluntad de quienes administran el mismo, con quienes logramos reunirnos luego de varios intentos, para decirnos sin fundamento alguno que nuestra residencia en el hotel no se renovará, frustrando así nuestro derecho al acceso a la educación”, considera y relata que el viernes último “logramos al fin poder reunirnos con el director del hotel, y digo ‘por fin logramos’ porque lo sentimos como una conquista luego de cancelar a menos de diez minutos antes una reunión pactada previamente para el día 23 de noviembre. Luego de esperar casi media hora a que se apersone el director del hotel le consultamos por la presencia del secretario de Extensión a quien le habíamos solicitado su asistencia de manera escrita y fehaciente; este último no se presentó”.

LOS MOTIVOS QUE LES DIERON

Además, “en el desarrollo de la reunión solicitamos humildemente información sobre la reglamentación y el criterio que se está utilizando para desalojarnos (no es un desalojo, pero así lo sentimos, debido que tal vez no podamos seguir formándonos como profesionales a futuro). Y la respuesta que recibimos fue: “no hay una reglamentación como tal. Es una idea que venimos formando y queremos empezar a implementarla a partir de ahora”, y explicó que la idea que dicen tener “es que le quieren dar prioridad a los ingresantes, siendo así que no solamente seríamos perjudicados nosotros cuatro, si no también todos los huéspedes restantes (25), ya que ninguno de nosotros el próximo año se consideraría como tal”, dijo.

“Asimismo, así sea este el motivo, existen varias habitaciones libres que pueden ser ocupadas, sin la necesidad de sacar a compañeros y compañeras, y con esto perjudicar el avance en sus respectivas carreras. Todas las personas que nos encontramos viviendo acá somos alumnos regulares y hemos sacado materias en el presente año”, asegurando que más allá de las habitaciones que efectivamente se encuentran libres, “muchas otras son utilizadas y ocupadas actualmente por personas que en principio son absolutamente ajenas a la Universidad; que no pertenecen a ningún claustro universitario”.

“El director del hotel sin justificación alguna nos comunica a nosotros cuatro que no vamos a tener un lugar en el hotel el año próximo (refiriéndose al 2023), y agrega que como mucho quedaremos en la lista de espera. Una lista de espera que sabemos que no existe. Nos presentaron un modelo de “contrato” listo para su firma, con falencias (con fechas y cláusulas falsas) ya terminando el año”.

El estudiante oriundo de Caleta Olivia indica que por “el agotamiento que implica estar constantemente luchando en contra de las persecuciones políticas que por algún motivo llevan a cabo las autoridades sobre algunos alumnos está de más mencionar que en estas épocas del año los alumnos deberíamos estar ocupándonos de rendir las materias. Cabe resaltar que si no fuese por la posibilidad de residir en el hotel, muchos de los alumnos no podrían estar formándose como profesionales, ya que muchas de las familias no se encuentran en condiciones para brindarles un alquiler, con lo que conlleva lo mismo (comprar una heladera, cama, cocina, mesa, etc)”.

“Después de esta reunión, no encontramos una solución a nuestra problemática, por lo cual nos vemos en la necesidad de llevar esta problemática al Consejo Superior y queremos hacer público nuestro reclamo. Y es que si no volvemos a las aulas no es porque no quisimos, es porque no nos dejaron”, concluyó.

Fuente: La Prensa de Santa Cruz

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico