FIFA y Conmebol habían autorizado a jugar a los 4

Las autoridades brasileñas interrumpieron el partido entre Brasil y Argentina cuando iban 6 minutos de juego en relación al caso de los futbolistas Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, acusados por supuesto incumplimiento del protocolo de COVID-19

Un terremoto sacudió a la selección argentina este domingo en la previa del clásico ante Brasil en el marco de las Eliminatorias Sudamericanas camino al Mundial de Qatar 2022. Luego de conseguir una victoria ante Venezuela en condición de visitante, el equipo que conduce Lionel Scaloni se trasladó hacia Brasil para cumplir con su compromiso ante el conjunto Verdeamarelo, pero un inconveniente surgió ya que hubo cuatro jugadores de la delegación albiceleste que horas después de llegar fueron investigados por un supuesto incumplimiento de los protocolos de COVID-19 establecidos por las autoridades locales.

A menos de tres horas para el inicio del duelo, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) aconsejó una cuarentena obligatoria para los futbolistas del seleccionado argentino Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, procedentes del Reino Unido, y pidió que fueran impedidos de permanecer en el país por violar las normas migratorias relacionadas con la pandemia de coronavirus. Anvisa denunció que estos jugadores mintieron en la declaración jurada que firmaron al entrar a Brasil provenientes de Caracas, omitiendo que hacía no menos de 14 días habían estado en Inglaterra.

Aunque FIFA y Conmebol avalaron la presencia de los futbolistas argentinos en el partido -y de hecho tres de ellos saltaron al campo de juego como titulares-, agentes de los organismos sanitarios se hicieron presentes en el estadio y, una vez que comenzó el partido, obligaron a suspender las acciones. Iban 6 minutos de juego cuando los agentes pidieron que los argentinos se retiraran de la cancha y desataron un escándalo en el estadio Neo Química Arena.

Lo cierto es que las autoridades sanitarias brasileñas, luego de constatar la información falsa brindada por los futbolistas, le habían comunicado el hecho a la Policía Federal para que se tomen de inmediato medidas en el ámbito correspondiente, lo que implicaba la apertura de una investigación penal por la violación del artículo 11 de la ley 6437.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico