Gimena Laffeuillade: "el proceso fue bastante positivo, pero duro"

La deportista chubutense habló de su estadía en Buenos Aires, su proyección, las dificultades, el apoyo de su familia, y su deseo intacto de volver a Comodoro Rivadavia.

Día libre para Gimena Laffeuillade, la judoca comodorense que se presta a la entrevista telefónica del área de prensa del Ente Autárquico Comodoro Deportes, para hablar de la intensa actividad que tuvo durante este 2018, y sus seis años en Buenos Aires, lejos de su ciudad natal, Comodoro Rivadavia.

Top 40 del mundo en marzo 2017 en categoría hasta 57 kilogramos, desde fines del año pasado volvió a su categoría habitual de 63 kilogramos, con actuaciones muy destacadas.

Fue campeona nacional en el Clausura 2017, y el primer lugar del ránking nacional le permitió viajar a la gira Sudamericana (Chile, Perú y Argentina) donde cosechó dos bronces y un séptimo puesto, aunque no lograr medalla en el Panamericano le quitó la posibilidad de viajar a los grandes eventos europeos.

“A nivel panamericano Canadá, Estados Unidos, Brasil, son potencias. Nos llevan muchos años, mucha experiencia, viven en Europa prácticamente, y nosotras entrenamos acá, entre nosotras como podemos”, describió Laffeuillade, que luego fue a Perú a conquistar un quinto lugar en Copa Panamericana y segundo puesto a nivel sudamericano.

“Ahora remándola el resto del año, ya no tengo ningún viaje. Vamos paso a paso, tratando de sacar lo positivo todo el tiempo. Me pagué Brasil, que es Juegos Panamericanos Universitarios, pero voy a ver si voy a entrenar. Tengo una lesión en la espalda por esto mismo de los cambios de peso, así que judo por ahora no estoy haciendo”, agregó.

“Una puede ir a Brasil a entrenar, pero lo que la ubica bien en el ránking mundial de la Federación Internacional (IJF) son los viajes afuera, los Grand Prix, Grand Slam, Mundiales, y están todos en Europa. En Latinoamérica hay un solo Grand Prix en Cancún (México). Es muy difícil para los latinos si no tienen apoyo importante. Salvo que vayas y saques medalla, como Paula (Pareto) que elije los torneos, y es la que más viaja. Gracias a Dios a ella le está yendo muy bien, pero si no le fuese tan bien, ella seguiría viajando porque es campeona olímpica. Si uno le dice que no a una campeona olímpica, es porque no tiene proyección de nada”, explicó.

Y confesó: “Hace seis años que estoy acá, y cuesta estar lejos de la familia. Me quiero volver todo el tiempo, no me agrada Buenos Aires; por suerte tengo los pilares que son mi familia, y cuando pueden vienen. Me vine muy chica, a los 16 años, perdí muchas etapas de mi vida. Fue bastante complicado pero uno va tras sus sueños, y hasta donde pueda”.

PERSIGUIENDO EL SUEÑO

Al hablar de la adaptación, Gimena acepta que no está en el lugar que quiere estar, pese a seguir entrenando duramente, y paralelamente estudiando el profesorado de Educación Física. “Una nunca se termina de adaptar, siempre sigo pensando en la vuelta a Comodoro, eso no se me sale de la cabeza. Solo pienso en terminar mi título, mi carrera deportiva y volverme”, aseguró. “El año pasado hice un curso de chef, que quiero retomar para volver con ese título también. Llevarme los títulos que pueda a Comodoro, esa es mi meta final. Siempre las cosas que me gustan. El día de mañana no me imagino sin un gimnasio o sin el judo, entonces me voy encaminando a eso”, agregó.

En cuanto al apoyo institucional y privado, explicó: “Comodoro Deportes me ha dado una mano enorme. La verdad que estoy muy agradecida con Hernán y Othar, que están al día y todo el tiempo preguntándome como estoy, y si necesito algo. Es más, yo me quedé sin beca del ENARD por no traer una medalla panamericana, porque la sudamericana no cuenta más desde principio de año, y desde el Ente me ofrecieron una beca equivalente. Hoy en día me siento muy protegida por Comodoro Deportes. Por Chubut siempre tuve apoyo, y lo agradezco muchísimo; hoy vivo gracias a la beca de Comodoro, Chubut y de Secretaría, ya que me sacaron la de ENARD. Si las empresas nos dieran un apoyo sería algo ideal. Uno ve que unos tienen tanto, y otros tan poco, nos rompemos el lomo entrenando para un sueño, representando el país, estamos todo el día tratando de hacer lo mejor posible, y uno quisiera tener ese apoyo, pero bueno, hoy en día está muy complicado”, lamentó.

JUDO NACIONAL

“Agradezco muchísimo el apoyo que hay en el ENARD. De todas formas los europeos nos sacan diferencia abismal con torneos todos los fines de semana. No en judo ni fuerza, sino en torneos. Como en todo, el roce te hace mejorar”, expresó, pero aclaró: “Al judo nacional lo veo bien, está creciendo, de a poco. Hay una camada de jóvenes. A cuatro años atrás que estaba solo clasificada la Peque (Pareto), hoy es diferente, hay más roce, hay más finales, hay más medallas, entonces de a poco se va mejorando”.

Finalmente, explicó que queda un segundo semestre más tranquilo, pensando en sus estudios y tratar de estar en el Nacional Clausura de fin de año: “En los torneos que aparezcan vamos a tratar de lucharlos. La primera parte del año siempre es lo más movido que tenemos. De la mitad de año para adelante son todos en Europa. El Panamericano es lo que define todo”.

“Sponsors no tengo, así que escucho ofertas (risas). Agradecimientos a Hernán, Othar, a Chubut y Comodoro Deportes, y a mi familia que son indispensables en mi vida, y por los cuales yo sigo luchando”, cerró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico