Gran despliegue logístico en el simulacro de un derrame petrolero por rotura de ducto troncal

Un equipo multisectorial conformado por técnicos, operarios de distintas especialidades, bomberos, policías, inspectores de tránsito, personal de Protección Civil y de un servicio de emergencias médicas con sus respectivas logísticas de transporte, maquinaria vial y otros dispositivos, estuvieron involucrados ayer en un simulacro de control de derrame petrolero.

Caleta Olivia (agencia)

El operativo encuadrado en el Plan de Emergencias diseñado por YPF se llevó cabo a media tarde en inmediaciones de la denominada Segunda Laguna de esta ciudad, precisamente en la línea del oleoducto de 18 pulgadas que pasa por debajo de una amplia calle de tierra que une los barrios Jardín y Rotary 23.

La tubería transporta la producción de crudo desde yacimientos cercanos a las localidades Las Heras, Pico Truncado y Caleta Olivia hasta la playa de tanques de Termap, situada en el sector norte del ejido urbano de esta ciudad.

La práctica trasuntó dentro de los parámetros normales, pero fue rigurosamente controlada por un veedor de la misma operadora, teniendo en cuenta que los tiempos de acción y las tareas que se llevan a cabo en situaciones reales tienen directa relación con la protección del medio ambiente, algo que no ocurría décadas atrás.

Sin ir más lejos, vale recordar que hace pocos días se produjo un derrame de petróleo y agua en Las Heras, el cual fue atribuido a un hecho vandálico, pero incluso el 19 de enero de 2015 ocurrió otro a pocos centenares de metros del sitio donde ayer se realizó el simulacro.

En esa ocasión, de manera accidental una máquina vial que realizaba tareas de zanjeo en el barrio Rotary 23 fisuró el ducto de 18 pulgadas y se produjo un gran derrame de miles de litros de crudo que inundaron varias calles.

LOS PASOS DEL OPERATIVO

Según comentara uno de los responsables de la División Control de Emergencias de YPF, Horacio Scafide, el ejercicio comenzó con un alerta de rotura del oleoducto verificado por recorredores que tiene la empresa en la zona.

Automáticamente se activa el rol de emergencias que tiene la operadora para este y otro tipo de contingencias, lo que implica proveer logística, tanto material y como de recursos humanos, para mitigar el evento y en ese contexto también se requiere el apoyo de empresas contratistas y de instituciones públicas cuando el caso ocurre en cercanías de zonas urbanas.

En el caso de ayer, lo que hipotéticamente se hizo fue bloquear el oleoducto, tras lo cual se circunscribió con mangas la zona para evitar que el derrame continuara expandiéndose.

Se sobreentiende que al cortarse el flujo ya no hay presión de bombeo y luego ingresan camiones vactor (que poseen bombas de vacío) para absorber el petróleo derramado.

Después ingresan máquinas retroexcavadoras que descubren la rotura, lo que permite determinar qué tipo de reparaciones deben realizarse, como cambiar un tramo y soldarlo bajo estrictas medidas de seguridad; es decir que se verifica que no haya gases explosivos.

Finalmente, el crudo residual es transportado por una empresa contratista dedicada a tareas de remediación ambiental que traslada la mezcla a un repositorio y más tarde se la envía a una planta de tratamiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico