Hay comodorenses que no toman conciencia sobre la cuarentena total

Automovilistas paseando, ciudadanos caminando por el Liceo Militar o sacando a pasear a sus perros fueron algunas de las postales que se pudieron ver este viernes cerca del mediodía en distintas partes de Comodoro Rivadavia. Las fuerzas de seguridad tratan de controlar y concientizar que deben quedarse en su casa.

Es el primer día de la cuarentena obligatoria que decretó el presidente Alberto Fernández para combatir el avance del coronavirus. Sin embargo, parte de Comodoro parece no haberse enterado de la medida o no haber tomado conciencia de la misma. Es que muchos vecinos continuaron hoy haciendo su vida “normal”, con largas filas para entrar al supermercado, paseando el perro en las plazas o haciendo deportes en espacios públicos como el Liceo Militar.

El tránsito también parece al de un domingo o feriado. Muchos automovilistas circulan a baja velocidad paseaban esta mañana por el Centro aun sabiendo que está prohibido. Mientras, algunos peatones caminaban abrazados y se detenían a mirar vidrieras.

Las fuerzas de seguridad doblegan sus esfuerzos a través de patrullas y agentes caminando, pero nada es suficiente. No logran controlar la cantidad de gente que decide salir de sus hogares para hacer sus compras o caminar.

Así, un patrullero recorre las calles céntricas para tratar de hacer entender a la población que la mejor manera de combatir el COVID-19 es quedarse en su casa para cuidar su salud y la de sus familias.

EN LOS BARRIOS

Durante la recorrida por los barrios numerosos comercios abrieron normalmente. En algunos casos solo se deja a pasar dos personas por turno, pero no se hacen filas y se reúnen una gran cantidad de clientes sin respetar la distancia de uno o dos metros, que está establecido para no contagiarse del coronavirus. Es verdad que los efectivos policiales patrullan la zona, pero poco pueden hacer con ante la gran cantidad de personas.

FILAS EN LOS SUPERMERCADOS

Pese a que el Gobierno nacional aclaró que no habrá desabastecimiento, pese a que se pidió que no se recurriera a los supermercados si no era de extrema necesidad, pese a que repitió una y otra vez que la cuarentena debe hacerse en casa para cuidarnos entre todos, se siguen registrando largas filas para poder ingresar a comprar a los supermercados.

Por momentos las filas son enormes y sin sentido ya que muchos de los compradores solo entran a los comercios para adquirir uno o dos artículos que pueden conseguirse en cualquier almacén cercano a su domicilio.

Las quejas y los reproches se multiplican porque la distancia entre las personas no se respeta y muchos intentan adelantarse en su turno de la fila.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico