Intensifican controles de basurales clandestinos

Las áreas municipales intensificaron los controles de la gestión de los residuos en la vía pública, además de hacer hincapié en el uso correcto de bateas y en solicitar la recolección de voluminosos.

El municipio comodorense impulsa un plan de erradicación de basurales clandestinos que implica educación, prevención y acciones en conjunto entre las distintas áreas. Los controles se han intensificado para comunicarle a la población que está prohibido arrojar residuos sólidos urbanos en los lugares que no están habilitados. También se hace hincapié sobre el uso correcto de las bateas domiciliarias para que no sobrepasen su tamaño.

En este sentido, el subsecretario de servicios públicos, Ariel Gamboa, solicitó a los vecinos que cuiden la ciudad no arrojando basura en los lugares que no están autorizados. “Los basurales clandestinos son remediados por el servicio de Urbana y las cuadrillas municipales. Esto implica una erogación económica muy importante que se destina a erradicar los basurales. Ese dinero podría utilizarse para otras cuestiones, pero, lamentablemente, debemos abocarnos a la tarea de limpieza de estos espacios clandestinos”, consideró.

Además, generan un daño ambiental muy grande y un riesgo para los vecinos porque muchos de los focos se engendran en terrenos baldíos de los propios barrios.

RESIDUOS VOLUMINOSOS

En esta línea, el subsecretario de Servicios Públicos instó a la correcta gestión de los residuos voluminosos. “Hay un servicio que está haciendo Urbana que pasa por barrios para retirar los residuos voluminosos y se puede llamar a la empresa (al teléfono 2974370771) para que los retire en los domicilios. Contamos con todos los medios necesarios para que el ciudadano tenga a disposición un servicio y no coloque estos residuos de grandes dimensiones en los espacios públicos porque generan complicaciones”.

En esta categorización se encuentran los restos de poda, muebles viejos y electrodomésticos, entre otros, que si no se solicita su retiro y los dejan en la vía pública ocasionan posteriormente serios inconvenientes al tapar pluviales de desagüe ante las lluvias.

USO CORRECTO DE BATEAS

En otro orden, Gamboa instó a que "los vecinos utilicen de forma correcta el servicio de bateas domiciliarias porque hay una normativa que obliga a que no se puede sobrepasar su tamaño y tienen que estar ubicadas sobre la calle y no sobre la vereda".

“La comunidad tiene que saber que no debe llenarlas demás porque si no puede ser multada. También hay que tener respeto por el vecino porque muchas veces una persona contrata una batea, viene otra persona y tira un residuo voluminoso. Está la responsabilidad del vecino que controla su batea, pero está la responsabilidad del resto de la comunidad para no sobrepasar el límite. Lamentablemente, eso genera inconvenientes para todos y puede generar complicaciones ambientales”, subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico