Investigan "amenazas" contra el vicegobernador Sastre

El fiscal Báez coteja la información brindada por dos policías al presidente de la Legislatura. Lo alertaron de que le estaban "armando" una causa por drogas. El video de un misterioso auto Renault Sandero negro, que pertenece al área de Drogas y estuvo estacionado frente al domicilio de Sastre.

Un efectivo policial que trabaja en una dependencia pública en la zona cordillerana y otro que reviste en la ciudad de Rawson, enviaron varios mensajes de WhatsApp al vicegobernador Ricardo Sastre en los que lo alertaban sobre la presunta intención de algunas personas de “armarle” una causa por drogas en su contra para perjudicarlo políticamente.

Los hechos ocurrieron hace algo más de quince días y fueron denunciados de manera inmediata por el vicegobernador ante la Fiscalía de Puerto Madryn, aportando como pruebas los chats con estos dos policías que le hacían las advertencias de lo que se estaría gestando en su contra, además de un video de una cámara de seguridad del domicilio de Sastre, en el que aparece un vehículo sospechoso estacionado justo en el momento en el que Sastre llega al lugar en compañía de su hijo.

El fiscal jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez, abrió una investigación por presuntas “amenazas” y según pudo confirmar Jornada, al menos uno de los efectivos policiales involucrados –el oriundo de la zona cordillerana- ya prestó declaración testimonial en sede judicial. El otro, según trascendió, estaría de vacaciones y será citado en los próximos días.

Según los primeros datos, no está probado que ambos policías se conozcan entre sí, aunque genera curiosidad que ambos advirtieran a Sastre de la misma maniobra que se estaría gestando en su contra.

sastre polis.jpg

Uno de ellos es un sargento primero de la Policía del Chubut que reviste en una oficina pública en Trevelin. La semana pasada, el fiscal Báez lo citó y el efectivo llegó hasta Madryn para prestar declaración.

Si bien desde la Fiscalía de Madryn se manejan con absoluto hermetismo, trascendió que el policía en cuestión no habría podido aportar muchos elementos sobre el origen de la información que le había mandado a Sastre vía WhatsApp.

Según esta versión, el sargento primero no pudo precisar quién le había pasado la información y sólo se limitó a decir que era una persona que conocía desde hacía tiempo como “buchón” de la Policía, que no recordaba su nombre ni tenía el teléfono. Que sólo lo había contactado en la Plaza de Esquel y que luego de darle esa información sobre la causa que alguien le quería armar a Sastre, decidió contárselo al vicegobernador.

Otras fuentes de la causa, en cambio, indican que este efectivo habría deslizado la identidad del informante y que el mismo estaría o habría estado vinculado a alguna otra fuerza policial.

MISTERIOSO AUTO NEGRO

Algunos días después de la denuncia original de Sastre ante la Fiscalía de Madryn, el vicegobernador volvió para ampliarla. Fue porque un nuevo suceso lo puso en alerta: ocurrió la noche del 2 de febrero pasado, cuando regresaba a su domicilio en compañía de uno de sus hijos. Sastre notó la presencia de un auto Renault Sandero de color negro sin patente, que se estacionó brevemente frente a su domicilio.

Cuando el vicegobernador sacó su celular para tomarle una foto, el vehículo partió raudo del lugar. Toda la situación quedó grabada por una cámara de seguridad del edificio en donde vive Sastre y fue aportada como prueba a la investigación del fiscal.

El origen del misterioso auto negro también genera versiones cruzadas: fuentes judiciales aseguran que pocos días después se habría confirmado que el vehículo en cuestión estaba siendo utilizado por personal del área de Drogas de la Policía del Chubut en un seguimiento pero a otra persona de Puerto Madryn que no era el vicegobernador, sino a alguien sospechado de vender drogas.

Desde la Justicia Federal, en cambio, relativizaron esa información y aseguran a Jornada que no está confirmado que el Sandero negro haya estado participando de la persecución de otro vehículo en el marco de una causa federal por drogas.

Lo que sí se pudo confirmar es que el jefe de la Policía del Chubut, Miguel Gómez, se contactó en las últimas horas con el fiscal Báez para ponerse a disposición de la investigación judicial.

La causa por las presuntas amenazas se sigue sustanciando y ahora se espera que la declaración del segundo policía pueda aportar más datos sobre el origen de estos mensajes de advertencia al vicegobernador Sastre.

SUBJEFE GOMEZ: “NO SE APARTO A NADIE”

Tras la denuncia del vicegobernador Ricardo Sastre ante la Fiscalía de Puerto Madryn, la Jefatura de Policía pidió las actuaciones a los organismos de justicia para iniciar actuaciones administrativas dentro de la fuerza. El subjefe de la fuerza, Néstor Gómez Ocampo, reconoció que están al tanto de “una actuación iniciada en la Fiscalía de Madryn, y en ese contexto se decidió solicitar vía oficio una copia de las actuaciones iniciadas a los fines de determinar la existencia”.

“En principio saber de qué se trata, y hacer las actuaciones administrativas que correspondan para establecer o deslindar responsabilidades que puedan haber en cuanto al contenido de la denuncia”. Según Gómez Ocampo, “no sabemos exactamente qué se plasmó en la denuncia, por eso fue el jefe de Asuntos Internos a requerir la información necesaria para dar inicio a una actuación administrativa”.

El subjefe aclaró que la información con la que cuentan “es muy por arriba. Si está escrito en la investigación de la Fiscalía lo vamos a obtener y a tener acceso para iniciar la investigación que corresponda. Sabemos que hay una denuncia directamente en Fiscalía”.

La denuncia menciona la presencia de un auto negro con dos personas que serían de la Policía. Gómez Ocampo afirmó que por el momento “no se apartó a ningún efectivo”. E informó que “puede que haya estado gente trabajando, no sabemos bien, pero no sabemos si es de la Brigada o de Drogas Peligrosas”.

Ante las primeras versiones sobre “espionaje” al vicegobernador, descartó esa figura. “No corresponde con Policía y menos en estos tiempos. Extraoficialmente sé que estuvo trabajando Drogas en un trabajo que viene realizando desde un tiempo largo, pero lo tienen plasmado en la causa que está sustanciado la Fiscalía”.

Consultado sobre el tema, el gobernador Mariano Arcioni calificó primeramente como “trascendidos” la información de la denuncia pero luego aclaró que “se está investigando y vamos a esperar los resultados que arroja la investigación”.#

“PINCHALE EL TELEFONO”

Aunque tanto la Fiscalía como Sastre han guardado silencio desde que se inició la investigación, ayer una versión aseguraba que hay sospechas de que un alto jefe de la fuerza habría pedido interceptar los teléfonos del vicegobernador.

“Pinchale los teléfonos”, habría sido la orden que recibió un jefe de un área policial de parte de un superior. La respuesta no se hizo esperar: era una locura y una ilegalidad disponer una interceptación de teléfonos de una persona que no está sospechada de nada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico