Irán a juicio los imputados por el crimen de un inocente

Se trata de las seis personas identificadas hace tres años, durante un acto de "justicia por mano propia" en la Fracción 14, cuando le endilgaban al hijo de la víctima ser responsable de un abuso sexual.

Por unanimidad, los jueces Mariano Nicosia, María Laura Martini y Raquel Tassello resolvieron este martes rechazar las solicitudes de sobreseimiento de las defensas, no hacer lugar al pedido de declaración de inconstitucionalidad realizado por el fiscal y rechazar el vencimiento del plazo máximo de juzgamiento para los seis imputados. El próximo jueves comenzará el debate oral y público que tiene como imputados a Franco Bustos; María Hernández; Cesar Hueica; Diego Damián Metraillet; Guillermo Metraillet y Jonathan Barrera.

Los jueces se refirieron al derecho de toda persona a ser juzgada en un plazo razonable y al derecho que tiene toda persona a liberarse del estado de sospecha. De poner fin a esa incertidumbre y de la obligación del Estado de resolver una causa en un plazo razonable. Pero recordaron que en el medio del presente trámite irrumpió la pandemia de crisis aguda mundial, con aislamiento preventivo obligatorio que clausuró -entre otras- la actividad en tribunales.

“Esta situación de pandemia no se puede soslayar”, resaltaron.

El ilícito investigado tuvo lugar el 25 de marzo de 2019, cuando alrededor de las 18.45 los seis imputados, junto a dos sujetos cuya identidad aún no ha sido establecida, se convocaron de manera organizada, portando palos, fierros y piedras, y acompañados de otras personas en el exterior del domicilio sito en la Manzana C, lote 4, de barrio Los Bretes de esta ciudad. Su morador, José Jorge Oviedo Cuyul, se encontraba en el interior.

“SALI MATIAS, SALI MATIAS”

En esas circunstancias, las personas que estaban afuera de la vivienda comenzaron a gritar “salí Matías, salí Matías”, refiriéndose al hijo de la víctima, a quien este grupo sindicaba como presunto autor de un abuso sexual agravado cometido pocas horas antes.

Al oír que José Oviedo, desde adentro de su casa, les manifestaba que su hijo no estaba y que no era un violador, los sindicados comenzaron a gritarle: “salí que te vamos a matar”, “salí que te vamos a cagar matando”, para luego comenzar a realizar destrozos en la vivienda, rompiendo ventanas, puertas e incendiándola.

Esta situación obligó a Oviedo a salir de su domicilio, escapando por la parte de atrás hacia el barrio Los Bretes, llevando consigo un machete y un trozo de hierro para defenderse, al tiempo que comenzó a ser perseguido por quienes finalmente lo alcanzaron y golpearon hasta matarlo con golpes de puño, piedras y palos.

Además, aparentemente lo embistió un Renault Sandero conducido por Pablo Arismendi, lo que conllevó que la víctima, golpeada, lograra dar unos pasos, siendo interceptado por el subcomisario Víctor Farcy y el comisario inspector Juan Cruz Campos, que se trasladaban en sentido contrario a la víctima y al grupo agresor.

Los policías no pudieron impedir el linchamiento de Oviedo, aunque pudieron identificar a los exaltados que ahora se hallan en el banquillo de acusados y que podrían recibir penas de prisión de cumplimiento efectivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico