Julieta Silva: "no me di cuenta que él se cayó"

Julieta Silva rompió el silencio desde la cárcel y negó que haya discutido con el joven antes de embestirlo con el auto. "Sigo enamorada de Genaro", dijo.

Julieta Silva, la joven que atropelló y mató a su novio -Genaro Fortunato- a la salida de un bar en la ciudad mendocina de San Rafael, habló por primera vez desde la cárcel y contó detalles la fatídica madrugada del hecho.

La joven, imputada "homicidio doblemente agravado por el vínculo de pareja y por alevosía", brindó una entrevista a Televisión Andina (TVA) y a Sitio Andino de Mendoza, en la que aseguró que "no vio" al joven rugbier antes de embestirlo con su auto. "Si me hubiera dado cuenta que él se cayó no me voy directamente. La verdad es no lo vi", sostuvo Silva en el reportaje.

De esta manera, Silva reforzó la coartada que pretende instalar su defensa, que asegura que la acusada padece un fuerte astigmatismo y que por ese motivo no vio a la víctima antes de atropellarla. De hecho, el jueves Silva fue sometida estudios oftalmológicos para evaluar su capacidad de visibilidad.

Entre otras cosas, negó que haya discutido aquella noche con Fortunato en el bar y que eso haya sido el desencadenante de la muerte. "Hubo una discusión dentro del boliche. No fue una discusión entre nosotros. Fue con un tercero. Y eso se ha podido comprobar", explicó la imputada.

"No tenía motivos ni nada. No existió una discusión entre nosotros y por más que hubiese sido así, decidimos irnos todos, el grupo de amigos que estábamos ahí, que éramos cinco. Y bueno, nosotros andábamos en un auto aparte y decidimos irnos", agregó la acusada, quien aclaró que "todavía está enamorada de Genaro".

En la entrevista, que será emitida completamente el próximo lunes, Silva fijo que fue ella quien llamó a la ambulancia luego de que el "trapito" le dijo que había atropellado al rugbier. Dijo que frenó cuando el cuidacoches le hizo señas porque "pensé que era para que le pagara".

Según publicó Infobae, en el adelanto dado a conocer por el medio mendocino, la joven comentó por qué no fue a ver el cadáver de su novio cuando se dio cuenta que estaba muerto: "el 'trapito' me dijo que le había pisado la cabeza, y no me quise acercar por eso… porque no podía creerlo y tenía esperanzas en la ambulancia".

La semana que viene, ya con los resultados de la pericia oftalmológica, se empezará a delinear el futuro de Silva. La fiscal Andrea Rossi deberá confirmar su imputación o reconsiderar la carátula inicial. Podrá solicitar el procesamiento bajo el cargo por el que la imputó o algún otro. También deberá plantear la prisión preventiva y si la cumple en la cárcel o en un domicilio. La última palabra la tendrá el juez Pablo Peñasco.

El rugbier murió atropellado el 9 de septiembre pasado tras una presunta discusión con Silva a la salida del bar La Mona, en San Rafael. La acusada sostuvo que tras la caída de Genaro del capot, se fue con su Fiat Idea, realizó la "U" y regresó a entregarle un celular al chico. Sin embargo, no vio el cuerpo tirado (no tenía los lentes) por lo que pensó que "había pisado un pozo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico