Junior Benítez podría haber instigado el suicidio de su ex novia

Anabelia Ayala fue encontrada muerta el 1° de enero tras los festejos de Año Nuevo. El futbolista está con prisión domiciliaria por una denuncia del padre de la joven, en un caso que está por llegar a juicio.

La familia de Anabelia Ayala no imaginó lo que sucedía del otro lado de la puerta de la habitación de la joven mientras todos brindaban por la llegada del nuevo año. Acostumbrados a que estuviera encerrada en el cuarto permanentemente, no la molestaron. Cuando le golpearon la puerta para saludarla y desearle un feliz 2024, ella no respondió. A la mañana siguiente, preocupados, descubrieron que la chica se había quitado la vida.

Los padres de la joven aseguran que el responsable de la muerte de Anabelia es su ex pareja, el futbolista Junior Benítez, a quienes ellos ya habían denunciado varias veces en el último tiempo y por lo que la Justicia, en mayo de 2023, ordenó su detención (luego morigerada a prisión domiciliaria) por los delitos de coacción agravada por el empleo de arma en concurso real con daños, amenazas y desobediencia.

A pesar de la situación judicial y de las denuncias de la familia respecto del sometimiento que el ex Boca y Lanús ejercía sobre Anabelia, la relación entre ambos nunca se terminó. “Ella vivía encerrada en su habitación y con una tablet conectada a él permanentemente, desde donde vigilaba todo lo que ella hacía. No la dejaba salir, no la dejaba relacionarse con otros”, comentó a Infobae Carla, su prima.

TODO MUY TENEBROSO

Anabelia fue hallada muerta el mediodía del 1° de enero por su hermano. Sus padres están seguros que todo habría ocurrido ante la vista de Benítez, conectado a una comunicación virtual permanente. Además, aseguran que su hija se encontró el 30 de diciembre con el jugador, aunque pesa sobre él una restricción perimetral, además de las limitaciones de la prisión domiciliaria.

Un video del 30 de diciembre tomado por las cámaras de seguridad de la casa de la familia Ayala la muestra a Anabelia bajando de una camioneta negra: la familia asegura que a bordo iba Junior Benítez

Para confirmar eso, compartieron video en el que se la observa descender de una camioneta 4x4 negra en la puerta de su casa en el barrio Malvinas Argentinas de Almirante Brown, zona sur del conurbano bonaerense. La familia asegura que ese vehículo sería de Benítez, pero a él no se lo ve. “Él fue el último que hablo con ella. Sabía lo que paso con ella, y no fue capaz de venir a avisar a su familia. La dejó morir sola”, aseguró Carla.

Para justificar esa hipótesis, la familia de Anabelia compartió un audio adjudicado a una supuesta familiar del futbolista que le relata a otra persona cómo se enteraron de la decisión de la mujer de quitarse la vida. “No brindamos porque estábamos todo con eso. Se ve que Junior y ella tenían como una cámara donde Junior estaba viendo cuando la piba se colgaba. Llamaron a mi casa para avisar para que hagan algo (...) Y nada, eso, se ve que hoy al mediodía la encontraron. Estaban todos los parientes de la piba (...)”.

Carla explicó que Anabelia no tenía celular. “Supuestamente él se lo había llevado para arreglarlo”, aseguró. Y por eso su prima usaba una tablet que el propio Benítez le habría regalado. “Sabía lo que pasó con ella”, insistió Carla.

UNA TABLET COMO EVIDENCIA

El abogado de la familia Ayala, Rodrigo Tripolone, entregó como evidencia la tablet a la comisaría de Monte Grande. Y pidió a la fiscalía sobre la que recayó la causa que actúe “de urgencia”. Se trata de la UFI N°3 descentralizada de Almirante Brown. De acuerdo al representante de la familia Ayala, no se pidieron aún medidas de prueba y la causa está calificada como suicidio.

El objetivo de Tripolone y de los padres de Anabelia es que se investigue a Oscar Junior Benítez por “instigación al suicidio”, que establece un castigo de hasta cuatro años de prisión “al que instigare a otro al suicidio o le ayudare a cometerlo, si el suicidio se hubiese tentado o consumado”. Además, el abogado pidió que se revoque la prisión domiciliaria de Benítez y se lo traslade a una unidad penal. Recién este viernes la Policía Bonaerense envió la causa a la fiscalía, a cargo de Juan Manuel Baloira, y mandó la tablet como evidencia de la escena del presunto crimen.

“El papá me mostró cómo estaba ubicada la tablet mientras ella se quitó la vida. Eso sumado al audio de la familiar sobre que él estaba al tanto del suicidio, para mí no quedan dudas de que él la indujo a eso. Pero habría que ver la figura del homicidio porque se contempla la omisión, si él estuvo controlando todo el tiempo la situación”, explicó Tripolone para quien se trata de un caso al que “hay que darle perspectiva de género”. Se espera qué decisión tomará el fiscal Baloira. Debería esperarse que, mínimamente, analice el contenido de la tablet y secuestre el teléfono celular de Junior Benítez. Además de comprobar qué pasó el 30 de diciembre, si efectivamente el futbolista violó las restricciones de la prisión domiciliaria

El viernes, el juez Manuel Barreiro rechazó un pedido del fiscal de juicio Hugo Daniel Carrión para que se revoque el arresto domiciliario del futbolista y que espere en prisión el juicio al que será sometido como acusado de ejercer violencia contra su ex. No obstante, ordenó que con carácter “urgente” y “prioritario” se coloque un mecanismo de monitoreo electrónico para asegurar el cumplimiento del arresto domiciliario, algo que, según el video aportado por la familia Ayala, el imputado no cumplió.

LOS ANTECEDENTES

Existen tres hechos del futbolista en la Justicia vinculados a episodios similares contra la familia Ayala. El primero data de principios de 2021 cuando el padre y la madre de su ex novia encontraron al jugador en la habitación de su hija con un arma de fuego apoyada sobre la mesa de luz rompiéndole pertenencias a la joven. Con esa misma pistola, Benítez supuestamente amenazó al padre.

En la segunda causa, que data de principios de 2022, Benítez volvió a amedrentar a su ex suegro Juan Carlos Ayala y a su hija: se lo acusa de pincharle los neumáticos al auto de la familia. Tanto el padre, la madre y el hermano de la joven habrían recibido amenazas de muerte de parte de Benítez y denunciaron que además de una pistola, en otra ocasión utilizó un cuchillo.

Fue en este contexto cuando el juez Gabriel Vitale ordenó la detención tras el pedido del fiscal José Luis Juárez, de la UFI N°12 especializada en delitos relacionados a la violencia de género y violencia familiar, del departamento judicial de Lomas de Zamora. El arresto se produjo en su casa de la localidad bonaerense de Esteban Echeverría. En el allanamiento le encontraron una pistola 9 milímetros, 3 cargadores y 39 municiones.

El futbolista tenía la tenencia de la pistola pero la portación estaba vencida. Tanto el arma como su celular fueron secuestrados por la Justicia. Junior Benítez es acusado de coacción agravada por el empleo de arma en concurso real con daños, amenazas y desobediencia.

La investigación contra el ex atacante de Boca, Lanús, Atlético Tucumán y Argentinos había comenzado en enero de 2021 cuando durante una madrugada fue a la casa de su entonces pareja, amenazó con un arma de fuego a Juan Carlos Ayala y prendió fuego pertenencias de Anabelia. En otra ocasión, en el mismo domicilio destruyó el contenido de una notebook de la familia. Pese a la situación, Benítez y Anabelia continuaron la relación.

La familia reiteró que en varias ocasiones la joven tenía marcas en sus brazos pero jamás denunció a su pareja. Sin embargo, por otro episodio violento contra su suegro, Benítez estuvo detenido cinco días y se le prohibió acercarse a menos de 300 metros de la familia Ayala.

Una noche de febrero de 2022, Benítez fue acusado de violar la orden judicial. Fue una vez más hasta la casa de Malvinas Argentinas y amenazó de muerte a Juan Carlos: “Vos me denunciaste, vos me hiciste meter en cana, te voy a matar”, le habría proferido. En la denuncia consta que también amenazó a su ex cuñado. En esa ocasión logró ingresar al interior de la vivienda y empujó a su suegra y a la nuera que estaba embarazada de tres meses.

En medio de estas acusaciones, la familia sospechó que su hija no denunciaba a su pareja por temor. Ella lo acompañó a él cuando le tocó jugar en México y Ecuador. Allí comenzaron los episodios de violencia de género. Según se precisó en la causa, el futbolista le quitó el celular para que no pudiera comunicarse con nadie y le rompió la ropa con la intención de evitar que se fuera.

La joven, de por entonces 26 años, tuvo que sacarse un pasaje de regreso a la Argentina sin que se enterase Benítez. De acuerdo al testimonio de la madre, su hija “volvió con un pedacito de diente menos”. “Se había ido con una valija llena de ropa y volvió sin siquiera sus bombachas”, describió.

Por esa causa, la Justicia determinó en las últimas semanas la elevación a juicio. El debate oral no tiene fecha, publicó Infobae.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico