La Fiscalía pidió que se declare penalmente responsable a Lepio

La fiscal María Laura Blanco solicitó este martes al tribunal de juicio que se declare penalmente responsable a Ana Lepio por la tentativa de homicidio agravado por la relación de pareja. Blanco les planteó el desafío a los jueces: "no debemos dejarnos llevar por prejuicios". Es que están frente a un caso atípico en el que la agresora de un caso de violencia doméstica es una mujer y la víctima, un hombre. La defensa de la mujer planteó la inimputabilidad.

El tribunal de juicio en el caso de Ana Lepio, presidido por la jueza Daniela Arcuri y que componen Jorge Odorisio y Gladys Olavarría, escuchó los alegatos de las partes en donde la fiscal María Laura Blanco solicitó que se declare penalmente responsable a la mujer por homicidio agravado por la relación de pareja en grado de tentativa, mientras que el abogado particular de la acusada, Guillermo Iglesias, directamente planteó la inimputabilidad.

“Se nos presenta un desafío particular, es un caso fuera de lo común, en un contexto de violencia doméstica, en donde la agresora es una mujer y la víctima un hombre. Estamos acostumbrados a que este tipo de actos tenga como agresor a un hombre y víctima a una mujer. El desafío en este caso es que no debemos dejarnos llevar por prejuicios, debemos ser objetivos a la hora de analizar el caso” dijo ante el tribunal Blanco, acompañada de la funcionaria Aylen Picollo.

UN CASO GRAVE

Blanco explicó que a lo largo del debate se ha cumplido la promesa realizada en el alegato de apertura y que han logrado acreditar la teoría del caso. “Los testigos han dado cuenta de las lesiones que sufrió la víctima y han dado cuenta de la gravedad y las lesiones”.

Incluso citó a uno de los especialistas médicos que expresó en el debate que no era habitual que este tipo de pacientes con heridas de estas características lleguen al Hospital porque la mayoría perdía la vida en los lugares de los hechos.

“No está en juego la autoría” dijo Blanco que detalló que Lepio fue sindicada en el lugar del hecho por una testigo, incluso la víctima también la señaló en el momento que era trasladado al hospital y que ella misma reconoció la autoría de la agresión en el momento del hecho al funcionario policial que se hizo presente en el lugar.

TODO LO CONTRARIO

La defensa particular de Lepio planteó la inimputabilidad. Para el abogado Iglesias, Lepio apeló a la “legítima defensa en contexto de violencia de género” y subsidiariamente solicitó que se tenga en cuenta la “emoción violenta”.

Incluso fue persistente con su posición demostrada también a lo largo del debate en cuanto a que las lesiones que sufrió la víctima fueron graves pero que no hubo una tentativa de homicidio.

En la sala se hizo presente la victima también para escuchar los alegatos como a lo largo de las audiencias de juicio. El tribunal dará a conocer su veredicto el lunes 4 de noviembre.

CON LA BOTELLA

Según investiga la Fiscalía, el 1° de diciembre de 2018, a las 6, la víctima se encontraba en el interior de su domicilio sito en calle Los Aromos del Barrio Las Flores. En tales circunstancias, se hizo presente su ex pareja Ana Elizabeth Lepio, quien comenzó a caminar por el techo de la vivienda, para luego bajar a la altura de la puerta de ingreso y tras correr la ventana lindante a la misma, tomar la llave que se encontraba debajo de un asiento de bicicleta y con la misma comenzó a abrir la puerta reja de ingreso.

Al escuchar ruidos, la amiga de la víctima se escondió en el baño mientras la el hombre se levantó y abrió la puerta. La víctima le manifestó a Lepio que su relación ya había terminado, a lo que ella preguntó si había alguien más.

Acto seguido, Lepio se dirigió al baño y constató que la testigo se encontraba en su interior, manifestándole a la víctima “sácala de ahí, la mato a ella o te mato a vos”. Seguidamente Lepio, valiéndose de un cuello de botella que tomó al romper el envase y –según Fiscalía- con claras intenciones de darle muerte a la víctima, le cortó la zona lateral izquierda de su cuello.

“Ana me cortaste el cuello… me estoy muriendo Ana”, dijo el hombre, a lo que Lepio le habría dicho: “Morite”. Luego, la víctima salió de su domicilio tomándose el cuello y fue caminando hasta Rivadavia e Ituzaingó, donde se encontró con personal de la Seccional Segunda a quien les refirió: “mi mujer Ana Elizabeth Lepio me apuñaló con una botella en mi casa, me desmayo, me desmayo”, siendo luego auxiliado por la ambulancia del Hospital Regional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico