La forense describió que Luis Miguel Curiqueo murió por un disparo que le lesionó el corazón

La médica Emilia Bévolo no solo tuvo a su cargo la realización de la autopsia a la víctima. También le practicó el examen mental obligatorio al imputado en la causa, Héctor Fretes. En ese sentido indicó que el acusado "comprende la criminalidad de sus actos y tiene capacidad para delinquir".

Durante la mañana de ayer se desarrolló en los tribunales penales de Comodoro Rivadavia el segundo día del juicio por el homicidio de Luis Miguel Curiqueo, ocurrido el 8 de septiembre de 2017 en el pub Old Draw de Güemes al 900. En la jornada se escucharon los relatos de siete testigos, entre ellos el de la médica forense que practicó la autopsia a la víctima y que además efectuó el examen mental obligatorio al imputado en la causa, Héctor Fretes. Para hoy se espera concluir con la prueba testimonial.

El tribunal de debate está compuesto por los jueces Daniela Arcuri, Alejandro Soñis y Mónica García. El Ministerio Público Fiscal está representado por la fiscal general Camila Banfi y la defensa de Fretes ese ejercida por el abogado particular Guillermo Iglesias. Asimismo se encontraban presentes ayer en la sala, familiares y amigos de la víctima, asistidos por una profesional del Servicio de Atención a la Víctima de Delitos (SAVD).

El primer testigo en declarar fue el segundo jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía, Pablo Lobos, quien se refirió a diligencias que esa división practicó en el caso. Indicó que esa mañana tomó conocimiento de que había ocurrido un homicidio a partir del alerta que dio personal policial de la Seccional Primera, comisaría situada a una cuadra de donde se produjo el asesinato.

Lobos indicó que el primero en llegar al lugar del crimen su jefe Eduardo Chemin y que luego lo hizo él. Relató que después se dirigió a la Seccional Primera, a tomar conocimiento de las entrevistas y recordó que había dos personas demoradas que esa madrugada habían estado en el local nocturno junto a Fretes, quien huyó del pub antes de la llegada de la policía.

El jefe policial manifestó que también se tomó declaración a dos testigos que estaban en el bar al momento de producirse el ataque armado contra Curiqueo. A la vez, recordó que el presunto autor se olvidó su teléfono celular en el pub, ya que le estaba cargando la batería.

Asimismo se refirió a cómo se logró la detención de Fretes. Expresó se tenían conocimiento de que el prófugo se encontraba en la localidad de Los Antiguos y que este se terminó entregando el 18 de septiembre del mismo año a la Policía de Santa Cruz a partir del cerco policial que se había montado para aprehenderlo.

El segundo testimonio lo brindó un oficial ayudante de la fuerza policial quien en el momento del crimen se encontraba de servicio en la Seccional Primera. El fue quien secuestró el teléfono celular de Fretes en el local comercial. Recordó que el aparato estaba en un estante en la barra y que la incautación se efectuó en presencia de un testigo civil.

AUTOPSIA

A continuación prestó declaración la médica forense Eliana Bévolo, quien practicó la autopsia a la víctima y además efectuó el examen mental obligatorio al imputado.

Respecto de la autopsia indicó que la practicó el mismo 8 de septiembre y que el cuerpo presentaba tres orificios de entrada: uno en el abdomen, otro en un brazo y el tercero en el tórax.

Además, en la placa radiográfica se podía observar dos proyectiles, los cuales fueron extraídos y debidamente conservados. “Dos de los orificios podrían corresponder a la trayectoria de un mismo proyectil”, refirió la forense.

Asimismo observó “infiltración hemática en tórax” y “hemotórax bilateral”. También observó un “surco en el corazón que abarcó ambas aurículas”. Estableció así como “causa de muerte por shock hipovolémico, producido por el paso de proyectil que lesionó el corazón y las aurículas”.

Respecto al examen mental obligatorio a Fretes, la forense mencionó que se lo practicó en octubre de 2017. Describió que el imputado se presentó lúcido y orientado en tiempo y espacio. Dijo no registrar antecedentes de enfermedades mentales, ni convulsiones, ni epilepsia, ni alucinaciones.

La forense estableció que Fretes “enjuiciaba correctamente su situación y estado. Comprende la criminalidad de sus actos y tiene capacidad para delinquir”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico