La historia secreta de la abogada K que lidera la brigada anti corrupción

Leila Gianni pasó de militar para el kirchnerismo a firmar una veintena de denuncias contra el gobierno anterior. Por qué la eligió Sandra Pettovello. Su exposición pública y la pelea a los gritos con Juan Grabois en Comodoro Py.

“La ministra Pettovello tiene una brigada anti corrupción”, contaba, orgulloso, Javier Milei hace casi tres meses en una entrevista televisiva. Esa “brigada” se convirtió en una usina de denuncias y trabajó en silencio hasta la “crisis” de los alimentos. En las últimas dos semanas, la abogada que lidera ese equipo, Leila Gianni, levantó su perfil, salió a atacar al juez Sebastian Casanello y sobreactuó su militancia libertaria. Ese camino sinuoso tuvo un freno este martes, tras la escandalosa pelea con Juan Grabois.

Gianni (39) hizo toda su carrera bajo la sombra del Estado, el mismo que denostan los libertarios. Su primer cargo se remonta a 2012, en la Secretaría de Ambiente. Esa designación lleva la firma del entonces jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y del ex ministro del Interior Florencio Randazzo. “Vengo de una familia recontra humilde, soy la primera generación de universitarios de mi familia”, contó en una entrevista.

CON MACRI

Durante la gestión de Mauricio Macri, Gianni logró sobrevivir dentro de la estructura del INTI y en 2020 fue nombrada como Coordinadora de Asuntos Jurídicos del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos, un organismo que depende del Ministerio de Justicia. Y en junio de 2022 recaló en el Ministerio de Medio Ambiente de la mano de Juan Cabandié, uno de sus “padrinos políticos”. En realidad, a ese lugar llegó gracias a la amistad de su entonces pareja, Guido Veneziale, con el ministro camporista.

Aunque no tenía experiencia en control de obras, Gianni fue nombrada como directora de Proyectos Ambientales, un cargo que dependía de la Subsecretaria de Gestión Administrativa. Su desembarco generó un cortocircuito dentro de Medio Ambiente. “No tenía idoneidad ni experiencia pero aprobaba todas las obras que teníamos; por suerte no manejaba presupuesto”, recordó un ex funcionario consultado por Infobae.

Por ese entonces, Gianni y Veneziale militaban en “Aires”, una agrupación que actuaba bajo el ala de Cabandié. “Guido era muy amigo de Juan, en algún momento fue su chofer, y también cobraba en el Ministerio”, recordó un militante kirchnerista decepcionado por el desembarco de Gianni en el gobierno de Milei.

Los registros oficiales revelan que Veneziale fue nombrado en la Dirección Nacional de Política Ambiental en febrero de 2023. Antes trabajó en la Legislatura porteña, en la Cámara de Diputados, y en la Administración de Parques Nacionales. Con el cambio de gobierno, se distanció de Gianni y recaló en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. “El tiene mucho vínculo con los clubes de barrio”, contó un allegado.

UNA MADRE “LUCHONA”

Apenas Gianni asomó en los medios, las redes se inundaron con viejos posteos alabando a Cristina Kirchner o festejando la candidatura presidencial de Sergio Massa. “No hay imposibles para Dios. Con la Virgen de Luján a tu lado, futuro Presidente”, le dedicó al entonces ministro de Economía. La semana pasada le volvieron a preguntar por Massa. “Me da asco”, fue su respuesta. Sobre la ex vice fue más contundente: “Opresora del pueblo argentino”.

Gianni lleva su militancia K en la piel. Entre sus tatuajes, tiene dos pingüinos abrazados. Sin embargo, con el cambio de gobierno se abrazó a las Fuerzas del Cielo. La persona que la recomendó para el cargo, según reveló La Nación y pudo confirmar Infobae, fue Facundo Etchenique, actual secretario de Coordinación Legal y Administrativa de esa cartera. Otras fuentes aseguran que también fue determinante Angel Tagliatela, actual director de Recursos Humanos.

La abogada conoció a Sandra Pettovello y la convenció con su historia personal. “En la primera charla le contó que tenía cinco hijos, que era madre soltera, pero también le vendió que conocía todos los curros en el Estado porque había estado en todos los gobiernos”, contó un empleado del Ministerio.

Efectivamente, Gianni es madre de cinco hijos, fruto de tres relaciones. Su última pareja estable fue Alberto De Maio, padre de su hija menor. “Con las dos primeras parejas tuvo muchos problemas y terminó con denuncias por violencia”, contó un abogado que conoce a Gianni. La situación más grave fue con el padre de sus primeros tres hijos, que terminó condenado y actualmente está prófugo.

De Maio es un hombre del peronismo, pero también hizo su carrera en el Estado. Durante los tres gobiernos kirchneristas trabajó en la Dirección de Migraciones, donde fue director de Presupuesto. También estuvo en la Secretaría de la Niñez, en el INTI, en la CNRT y actualmente es el vicepresidente de la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (OBSBA). Llamativamente, tuvo un breve paso por el Hospital Posadas, durante la gestión de Pablo Bertoldi Hepburn, que quedó salpicado por denuncias sobre presunto espionaje hacia delegados gremiales.

En aquel escándalo se mencionaba un VolksWagen Voyage, patente NNV 682, supuestamente utilizado por agentes de la AFI para espiar. Ese mismo vehículo fue visto, dos años después, en la puerta del Instituto Patria, según publicó el diario Página 12. El episodio terminó siendo denunciado en los tribunales de Lomas de Zamora y fue parte de la causa conocida como “Super Mario Bros”.

En 2022, mientras Gianni estaba en Medio Ambiente, De Maio recaló en el Ministerio de Desarrollo Social, como Director General de Administracion (DGA), donde tenía poder de decisión sobre las compras de alimentos. “De Maio compró la misma yerba que ahora denuncia su ex mujer”, lamentó un ex funcionario kirchnerista.

LOS MISTERIOS DE GIANNI

No fue la única denuncia. En apenas siete meses, Gianni y su brigada anti corrupción hicieron veinte presentaciones en Comodoro Py por el manejo de los planes sociales, por las irregularidades en la compra de medicamentos, y hasta por el manejo de los comedores. Pero el caso de los alimentos la expuso públicamente. Hace diez días, la abogada sorprendió en la pantalla de LN+ y criticó duramente al juez Casanello, que ya había reclamado información oficial sobre los alimentos. “Hay fiscales y jueces que tienen ganas de llevar adelante políticas públicas”, fue una de las frases que dijo esa noche en alusión al juez.

A partir de ese momento, Gianni deambuló por los medios sobreactuando una supuesta militancia libertaria. “Tiene el respaldo de Milei, por eso dice las cosas que dice. Lo conoció en una reunión. La llevó Pettovello antes de todo este escándalo”, aseguran desde su entorno.

En paralelo, la abogada abrió una cuenta en X, donde suele replicar a tuiteros oficialistas y a periodistas, tal como hace el Presidente. Desde esa cuenta, tuvo que explicar esta semana que suspendió su matrícula ante el Colegio Público de Abogados por su cargo en el Estado. Por ese motivo, la firma quedó en manos de Ariel Romano, uno de los integrantes de la “task force”, como le gusta decir a Gianni.

Por su exposición, sus detractores comenzaron a observar cada detalle. “Antes leía la Conducción Política y ahora elige novelas, se disfrazó de libertaria”, ironizó un militante K que la conoce de la militancia.

La carrera mediática de Gianni se frenó el martes, tras la escandalosa pelea con Juan Grabois en los tribunales de Comodoro Py. “Deja de robar chorro”, fue una de las frases de la funcionaria. El dirigente kirchnerista le recordó su pasado: “Kirchnerisrta, massista y mileista. No tenés credibilidad y además como abogada sos berreta”.

“Bienvenida a Comodoro Py”, fue uno de los mensajes que recibió la Subsecretaria Legal de Capital Humano tras el escándalo.

El cruce verbal comenzó en la audiencia por la causa de la entrega de alimentos y terminó en los pasillos de Tribunales. Fue un escándalo que no cayó bien en el Gobierno. Encima, apenas 24 horas después, la Cámara Federal confirmó el accionar del juez Casanello y pidió sanciones para Grabois y para Gianni.

¿Por qué sigue después de semejante escándalo? “Ella se dio cuenta que los K le robaban a la gente”, contestaba Pettovello antes de ese episodio. En Tribunales también recibe elogios. Las fuentes consultadas aseguran que “hizo un buen trabajo” y destacan que “mantuvo en secreto” las investigaciones.

La última declaración jurada de Gianni, de 2022, es casi una hoja en blanco. Declara un patrimonio total de $431.356. No tiene propiedades. Y solo es dueña de un auto viejo. En enero de este año, la abogada le dio una cédula azul a su ex novio para que pueda manejarlo, según consta en registros oficiales.

“Es mi momento, estoy al lado de la mejor ministra”, repite Gianni por estas horas. Por ahora tiene todo su respaldo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico