La lluvia abrió un zanjón y el puente que hicieron los vecinos otra vez corre peligro

Los vecinos de la Extensión del barrio Moure en el temporal del 2017 quedaron aislados porque un surco le abrió paso al gran caudal de agua de la zona. De manera precaria los vecinos hicieron una pasarela de madera para conectar la barriada a la zona urbanizada. Ayer con la lluvia, otra vez temieron quedar aislados y observan como con cada llovizna el surco se hace más ancho.

El zanjón que une la extensión con el barrio Argimiro Moure, se hace cada vez más grande, hay casas que quedaron “colgadas” y de manera precaria se construyó una pasarela de madera, sin barandas que sirve de puente de conexión con la zona más urbanizada.

Además, de la falta de seguridad en el puente, los vecinos observan que con cada lluvia el zanjón se hace más grande. Genara Portal en diálogo con Canal 9 indicó: “cuando llueve uno se preocupa ya no puede estar, anoche mis chicos lloraban y lo único que me queda es abrazarlos y meterlos a la cama, cuando llueve sufrimos el recuerdo de lo que pasó hace dos años atrás acá”.

Asimismo, Genara en diálogo con Canal 9 se manifestó preocupada por la cantidad de personas desaprensivas que arrojan basura en el zanjón, lo cual funciona como un tapón cuando el agua tiene que correr.

Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico