La memoria es más poderosa que el olvido

El bajo perfil no es eterno. Complicaciones en el radicalismo provincial. De aquellos jóvenes a estos renunciantes. El escándalo que no cesa. El orgullo de ser deudor y el recobrado protagonismo de los estatales.

Piedra libre

Alfredo Beliz es un dirigente sindical y político poco conocido en estas latitudes de Chubut, pero con cierta influencia en la zona del Valle, tanta que más de una vez se lo postuló para ser legislador nacional en virtud de la alianza táctica que supo tener con la familia Mac Karthy. El caso es que en 2015 tuvo su recompensa y fue electo representante provincial en el Mercosur, algo que pocos deben recordar. Fue en la boleta del Frente para la Victoria que postulaba a Daniel Scioli a Presidente y a Martín Buzzi a gobernador. Eso sí, apenas asumió Beliz buscó estar a tono con los nuevos tiempos y se separó rápidamente del bloque del FPV, votando a favor de la expulsión del cuerpo parlamentario de la jujeña Milagro Sala, quien empezaba a ser el hecho maldito del país burgués que quería diseñar el macrismo, el mismo partido que en los últimos tiempos viene embistiendo sin solución de continuidad contra los sindicalistas que rechazan sus políticas de ajuste, o bien porque les rinde políticamente enojarse cada tanto con alguno de ellos. En la semana que pasó el objetivo fue Armando Cavalieri, secretario general del gremio de los Empleados de Comercio, aliado de Macri pero a quien la Justicia le detectó irregularidades en la obra social del gremio, OSECAC, razón por la cual decidió imputarlo. El caso es que no solo Cavalieri tendrá que rendir cuentas, sino también el resto de la comisión directiva del gremio, entre quienes está nuestro ahora un poco más conocido Alfredo Beliz.

Un poco de memoria

Los últimos avatares económicos que se viven en la provincia le han otorgado renovadas ínfulas a la UCR, un partido que hasta mediados de esta década parecía condenado a la extinción pero que ahora –por esas cosas de las alianzas políticas- siente cerca la posibilidad de volver a ser gobierno no solo en Rada Tilly o Esquel. Para ello utiliza como ariete al diputado nacional Gustavo Menna, quien cada tanto se despacha con extensos comunicados en los que culpa al dasnevismo de los desaguisados actuales. Cortos de memoria, en el partido fundado por Leando Alem nada dicen de aquellos días de comienzos de siglo, cuando el gobierno de José Luis Lizurume no podía pagar los sueldos a los estatales y apelaba a la emisión de bonos como garantía de futuros pagos.Tampoco el centenario partido quiere que le recuerden que fue un gobernador suyo, Atilio Viglione, el que hace 30 años cedió porcentaje de la coparticipación que le correspondía a Chubut cuando el Presidente era Raúl Alfonsín, quien en su proyecto político de reelección pretendió seducir a gobernadores peronistas dándoles más plata y haciéndoles resignar su parte a los gobiernos provinciales radicales como el de Chubut, o el de Buenos Aires, entonces gobernado por Alejandro Armendáriz.

El perro del hortelano

La estrategia radical, sin embargo, se ha visto afectada en los últimos días por otro de los suyos, el exsenador nacional Mario Cimadevilla, quien nunca se mostró muy convencido de ser furgón de cola de Mauricio Macri, más allá de que al concluir su mandato como legislador fuera designado titular de la Unidad AMIA que debía investigar –entre otras cosas- la red de complicidades que hizo posible que el atentado a la mutual judía en 1994 continúe impune. El chubutense se mostró incómodo en su tarea ejecutiva desde el primer día y explotó cuando en el juicio que se les sigue a varios políticos y dirigentes sociales el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, dio la orden de que no se acuse a los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, quienes se desempeñaron en el juzgado del tristemente célebre Juan José Galeano, quien seguramente sí será condenado por no hacer su trabajo. El tema es que Cimadevilla fue más allá de las declaraciones periodísticas y presentó una denuncia penal en un escrito de más de 40 páginas contra el ministro Garavano por encubrimiento. Todo esto no ha caído nada bien en el macrismo nacional, y mucho menos en el provincial donde poco y nada han construido en estos años y su proyecto de poder se basa principalmente en una alianza con la UCR aprovechando la buena estrella de Gustavo Menna, a quien alguna vez el más conocido de los PRO provinciales, Ignacio Torres, pretendió darle pelea, desistiendo cuando vio los números de las encuestas en las que se reflejaba que son muy pocos los que lo conocen, y muchos menos los que saben qué es lo que realmente hace por Chubut.

Escape a la madrugada

Otra vez la Alianza Cambiemos protagonizó un escándalo en la Cámara de Diputados de la Nación. Fue el jueves a la madrugada cuando sus diputados huyeron en bloque a la hora de tratarse la derogación del megadecreto de Mauricio Macri que –entre otras cosas- permite embargarles parte del sueldo a los empleados que tienen deudas. Antes se votaron tres leyes de ajuste que van a complicar más la vida de los que más penan hoy en la Argentina. De los cinco diputados por Chubut hubo dos que votaron en contra (Santiago Igon y Ana Llanos); otros dos que se abstuvieron (Jorge Taboada y Rosa Muñoz) y uno que apoyó: Gustavo Menna. Después salió corriendo del recinto, junto al resto de legisladores que asegura estar cambiando –para bien- las condiciones de un país cuyos habitantes –en buen número- les compraron todas las promesas hace tres años.

Recursos de apuro

Volviendo a las finanzas provinciales, se sabe que están lejos los tiempos en que se podía abrir una Casa de Chubut en París o financiar la presencia de Los Pumas. Hoy hay que romper el chanchito y rascar con la cuchara lo que queda pegado al fondo de la olla. En este contexto, no sorprende un hecho ocurrido hace poco en la Escuela de Policía ubicada en Rawson cuando un grupo de uniformados debía demostrar su aptitud en el tiro al blanco para ser promocionados. Como no había fondos para la adquisición de los proyectiles, se optó por una original alternativa: que el examen fuera teórico. Y así fue. Se desconoce si hubo algún reprobado.

Carta potable

En el partido Chubut Somos Todos no se atraviesan buenos tiempos. El escándalo que desencadenó Diego Correa, quien fuera de la máxima confianza de Mario Das Neves, provocó una hecatombe interna que ya se reflejó en la prórroga de elección de autoridades. Más allá de ello, el partido se proyecta para las elecciones del año que viene y cada vez cobra mayor fuerza la versión de que para ocupar algún puesto de relevancia se presentará Raquel Di Perna de Das Neves, teniendo en cuenta no solo su apellido sino también que cuando le tocó cubrir alguna función pública lo hizo con decoro y sin mayores estridencias, lo cual a esta altura es todo un mérito.

¿Y las convicciones?

“Me siento arrepentido de haberme sumado al dasnevismo”. Así, crudamente, se lo dijo a una radio de la cordillera Rafael Williams, el primer ministro de Gobierno que tuvo Mario Das Neves en su tercer mandato. Sin duda, los últimos acontecimientos le hicieron decir lo que dijo al dirigente que fue intendente de Esquel y que no es la primera vez que reniega de alguna elección. Había dicho lo mismo del kirchnerismo en su momento, cuando sostuvo aquello de que muchos políticos no podrían justificar sus patrimonios. Pero ningún fiscal actuó de oficio hace tres años y esa grave afirmación se diluyó. Al parecer, “el Rafa” nació para el desencanto.

Con la frente marchita

Curiosamente, o no, las declaraciones de Rafael Williams se produjeron horas después de que se conociera la desafectación de varios asesores en distintas dependencias del Gobierno provincial. Es una de las medidas que se adoptó para racionar gastos. Así es como dejaron de ser parte del staff Walter Ñonquepan (quien curiosamente es secretario de Deportes); Eduardo Daniel (exintendente de Lago Puelo); Mirtha Romero (exministra de Educación); Viviana Almirón (cantante de tango y exsecretaria de Cultura) y Elba Wilhuber (exdiputada provincial y esposa de Rafael Williams).

Hágalo usted mismo

Los políticos suelen apelar a diversos métodos para que se los vaya conociendo siempre un poco más. Para ello inevitablemente apelan al periodismo. Algunos organizan ágapes, comidas o comilonas y otros directamente llaman por teléfono para dar cuenta de alguna iniciativa que podría ayudar a mejorar la calidad de vida de quienes representan. En este sentido, más que original resultó un mensaje que circula por whatsapp en el que una voz femenina desde un número con código de la Ciudad de Buenos Aires se lamenta por el reciente fallecimiento de Adolfo Klaña, el último de los constituyentes provinciales de 1957 de Chubut que quedaba con vida. Tras elogiar su figura y el culto al bajo perfil que hizo siempre este hombre, la voz se atreve a compararlo con una diputada actual a la cual –advierte- hay que seguirla con atención porque dará que hablar, en el buen sentido. La misma no es otra que Cecilia Torres Otarola, “la Chechu”, una diputada que llegó a la Legislatura en la boleta del Frente para la Victoria en representación de la ciudad de Esquel, aunque en la actualidad no está claro si reside allí o en Comodoro. Torres Otarola es la misma que este año conformó un unibloque y que a la hora de votar el Pacto Fiscal se abstuvo porque dijo que no quería perjudicar ni a su ex bloque, ni a los empleados estatales sobre los que directamente recayó la ley.

Alivio

Debe ser lo que sintió el secretario municipal de Tierras, Alberto Parada, quien les mintió en la cara a varios concejales que lo citaron para preguntarle qué sabía de un proyecto urbano en la zona de la Bajada de los Palitos. “No existe tal proyecto”, les dijo Parada a los ojos sin pestañear. Pero un día más tarde, el subsecretario de Desarrollo Urbano, Guillermo Cherenichenko, admitió ante la misma comisión que tal iniciativa tiene por lo menos 7 años de antigüedad, algo que debería haber sabido el exdiputado nacional y primer responsable del SEM (Sistema de Estacionamiento Medido). Cuando se especulaba que en la última sesión del Concejo –el jueves pasado- el tema saldría a flote, los legisladores optaron por no hacer más olas y evitarle otro mal momento al Poder Ejecutivo, al que ya venían sacudiendo por su pedido de endeudamiento en el cual no constaban detalles de obras, plazos a saldar la deuda, ni intereses a abonar.

Comparaciones

Los estatales volvieron a ganar las calles de la provincia en su protesta por el pago escalonado de haberes. El martes 20 la cantidad de manifestantes fue importante, lo mismo que el pasado viernes. Lo cierto es que no había manifestaciones de esta índole desde la primavera de 2013, cuando los docentes tenían su propia disputa con el entonces gobernador Martín Buzzi, quien luego de prometerles mejoras que no cumplió directamente los ignoró todo lo que pudo, hasta el célebre episodio de su ministro Zaffaroni que debió ser evacuado por los techos de una escuela para evitar la ira de quienes se sentían humillados y defraudados. Eso fue hace 5 años y tal vez Buzzi considere que nadie lo recordará cuando lance su precandidatura a intendente, algo en lo que viene trabajando hace un par de meses a partir de su propia convicción y del aliento que le dan algunos autodenominados “operadores” que también en las elecciones de 2019 pretenden caer parados.

Lo primero es el estado

Conciente de que para tener una mente sana hay que acompañarla de un cuerpo al tono, Martín Buzzi inició el lunes 12 de este mes su rutina en un conocido gimnasio céntrico. Eran las 17 cuando hizo su arribo en el primer piso, luciendo una camiseta de entrenamiento de la Selección Argentina, con shorts a tono. Pero al menos el primer día no pudo completar su rutina. Es que al reconocerlo no fueron pocos los que comenzaron a interrogarlo sobre su mirada de lo que ocurre en la ciudad y sus planes futuros. De a poco lo empezaron a rodear como en aquellos días en que solo le deslizaban cartas con algún pedido, solo que ahora era para saciar curiosidades mundanas. Dicen que en un momento solo se oía un “che, Martín, ¿y vos qué pensás de…?”. Al final en la hora en que estuvo solo pudo levantar las piernas unas dos o tres veces, aunque se retiró satisfecho porque a partir de decir “soy un político que tiene que estar en estado” logró la atención que hace rato no tenía. Y se sabe que un político cuenta los votos de a uno.

Oportuna reunión

Mientras los estatales de la provincia llegaban hasta la Casa de Gobierno, Mariano Arcioni encabezaba una reunión en Buenos Aires con referentes de operadoras petroleras y de sindicatos de la actividad. De allí surgió un nuevo compromiso de inversión para que no sigan desactivándose pozos y generando más desocupación en la zona. Arcioni estuvo secundado por Sergio Mammarelli, su ministro Coordinador, razón por la cual la reunión con la dirigencia estatal para comenzar a analizar el tema paritarias debió posponerse 48 horas. Sin embargo, tras la misma los participantes tampoco salieron muy conformes en virtud de lo que les dijeron: imposible dar aumentos y que comprendan la situación de emergencia que se vive en Chubut. “Resignación” fue la palabra escogida.

Aclarando

Como suele suceder en no pocos casos, hay gente que confunde gordura con hinchazón, por lo que hace falta decirles las cosas con énfasis y vocalizando. Es lo que pasó con el anuncio de que Nación destinaba ayuda financiera a Provincia. De inmediato, muchos creyeron que era para pagar sueldos atrasados y tuvo que salir el subsecretario de Economía, Luis Tarrío, a aclarar que en realidad era un simple pase de una cuenta a otra que servía para equilibrar los números contables, dado lo cual no se utilizaría en gastos corrientes. Los sueldos, por ahora, seguirán abonándose entonces únicamente con recursos del Estado provincial. Los ATN de Rogelio Frigerio (n) son para gobiernos donde Cambiemos tiene más electorado.

Desocupados

Lo anterior se relaciona con los datos del INDEC que se conocieron la semana pasada sobre la desocupación en el país. Allí quedó expuesto con toda crudeza que en la zona del Valle han vuelto a los años 90, cuando cerraban las fábricas y el Estado se convertía en el único posible empleador. En Trelew y Rawson ya hay 8,9% de desocupación, ayudado por el cierre de textiles y otras empresas. Son 17 mil coprovincianos con problemas de empleo. Si no hay trabajo, entonces, se hace difícil generar recursos para darle bienestar a los propios. En este contexto, darle educación a los hijos es fundamental. Para que la historia no se repita. Justamente en estos días se conocieron los últimos resultados de la evaluación Aprender, que dan cuenta de la floja performance en las escuelas públicas. La ironía del caso es que quien hizo los anuncios fue alguien que dijo hace dos domingos que Rivadavia había repatriado los restos de San Martín siendo que cuando ello ocurrió ya había muerto; que cree que existe la palabra “atractividad” o que con anterioridad afirmó que los revolucionarios de 1810 “dudaron” de independizarse de la corona española. ¡Ay país!

El lento brazo

En estos días también se conocieron dos decisiones de la Justicia federal por hechos graves ocurridos hace bastante tiempo. Uno de ellos en 2007, cuando se produjo el derrame de petróleo en las playas y costas de Caleta Córdova. Luego de múltiples idas, venidas y reclamos, en 2014 el entonces gobernador, Martín Buzzi, había arribado a un acuerdo con la empresa Antares para que la causa se extinguiera a cambio de un resarcimiento económico que ahora el Tribunal Oral Federal (TOF) considera que no le corresponde definir, devolviendo la causa a la Justicia provincial.El otro hecho se relaciona con la Universidad San Juan Bosco, donde un fiscal pidió tres años y medio de prisión para el exrector Hugo Luis Bersán, acusado de malversar fondos… ¡hace 15 años! Fue el propio auditor de la institución, el contador Luis Padín, quien denunció en 2001 por primera vez un escándalo que incluía sobrefacturaciones y malversación de fondos que involucraban a varios secretarios que desde entonces se han recluido en cuarteles de invierno. En tanto, Padín fue separado de su cargo y vilipendiado públicamente por los mismos que hoy o ya no viven en la provincia, o se han convertido en “respetables” referentes en localidades no muy lejanas de Comodoro.

Datos duros

Chubut tiene en la actualidad 43.385 empleados públicos. En los últimos dos años la planta creció en un número importante y en la última década es la cuarta de todo el país que más trabajo dio a mucha gente de la que hoy no se sabe qué función cumple. De allí el censo de empleados que se instrumentó este año y con el cual se pretende establecer quiénes están en condiciones de conservar sus tareas porque efectivamente las cumplen. En este sentido, donde más preocupación hay es en el valle, seguramente por aquel dicho de que cuando alguien nace por aquellos lares tiene tres certezas: un club de pertenencia, una vivienda del IPV y un empleo en el Estado.

Doble filo

Cuando se anunció la llegada de 800 gendarmes estables más a Chubut fueron pocos quienes sumaron dos más dos y lo relacionaron no solo con la promocionada y nunca probada existencia de una guerrilla RAM en la cordillera, sino con la posibilidad de que se trate –en el mejor de los casos- de una prevención del Gobierno nacional ante la posibilidad de desbordes sociales motivados en las penurias económicas que cotidianamente generan movilizaciones y cortes de ruta, no solo en la costa atlántica de esta provincia, sino también en la vecina Caleta Olivia. Tener 400 gendarmes en Comodoro facilitaría despejar la ruta en la ciudad del norte santacruceño en cuestión de horas ya que nunca son más de 100 personas quienes desatan el conflicto. En este sentido, el corte de ruta próximo que anunció el dirigente docente Carlos Magno será una buena prueba para saber a qué vinieron exactamente los integrantes de una fuerza que quedó en el ojo de la tormenta por dos graves episodios ocurridos el año pasado: la desaparición de Santiago Maldonado y el informe pericial de que la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman obedeció a un asesinato, cuando a esta altura está más que demostrado que se trató de un suicidio.

Mansos y tranquilos

Por ahora, sin embargo, todo va transcurriendo en paz. Eso sí, cada vez se ven más uniformados en rutas y calles, aunque esta vez el pelo largo no está prohibido. Al menos en este semestre. Pero el sábado se percibió un hecho llamativo en los alrededores de la plaza 83, donde comenzó el acto por el Día de la Memoria. En las esquinas de San Martín y España se apostaron numerosos integrantes de Gendarmería y también del GEOP (Grupo Especial de Operaciones Policiales). No se recuerda una presencia similar en los últimos años para un 24 de Marzo. Algunos de los presentes manifestaron su malestar y algunos se pusieron nerviosos ante lo que podía ser considerada una provocación. Por las dudas un experimentado dirigente social, Rodolfo “Chiru” López, se acercó hasta quien estaba a cargo del grupo de gendarmes y amablemente les solicitó que se retiraran. El comandante accedió y lo mismo hicieron los policías ubicados enfrente. El acto prosiguió, ahora sin perturbadores presencias en la esquina.

Mutis por el foro

El escándalo desatado tras el operativo “Embrujo” desencadenó varias renuncias de muchos que alguna vez fueran considerados “jóvenes brillantes” del dasnevismo. Y casi todos se fueron en silencio, sin llamar mucho la atención, quizás por aquello de que “el que se va sin que lo echen…”. Uno de ellos fue Pablo Korn, quien además de subsecretario de Servicios Públicos era representante del Estado en Ingentis. Otro fue el contador público Cristian Eguillor, referente en el Instituto de Servicios Sociales y Seguros (ISSyS). Y también Federico Gatica, quien defendía los intereses provinciales en el directorio de Hidroeléctrica Futaleufú, donde supo estar Norberto Gustavo Yauhar en el primer tramo del tercer mandato de Mario Das Neves.

“Lo han confundido”

Uno que habló sobre las bajas de los casi 80 asesores dentro del Estado fue Jorge Etchepareborda, quien se desempeñaba en el Instituto Provincial de la Vivienda y para quien “han confundido al gobernador” los que impulsaron la iniciativa de austeridad para optimizar gastos. “La gran mayoría de los desafectados trabaja diariamente y vive de su sueldo. Primero se debería haber seleccionado junto a cada ministro para ver quiénes no deberían estar y a quiénes desafectar y no generalizar y hacer un decreto para todos por igual”, sostuvo quien fuera secretario de Desarrollo Humano del municipio de Trelew cuando el intendente era Máximo Pérez Catán y que a esta altura debería estar guardando en alguna caja las fotos familiares que tenía en su escritorio.

En el barro

Pero el que sí hizo mucho ruido al irse fue el ahora exfiscal de Estado, Diego Martínez Zapata, quien estaba tocado por el escándalo de Diego Correa a partir la filtración de una conversación que tuvo con él poco antes de ser encarcelado y en la que se trataban de “amigo” de acá y “amigo” de allá. Allí Martínez Zapata trataba de “vagabundo de la política” al diputado Blas Meza Evans y anunciaba estar dispuesto a llevarlo “al barro” a partir de la presentación del pedido de jury que había hecho el legislador. Y algo de eso hizo en la conferencia de prensa en la que recordó que él lo había procesado por usufructuar bienes públicos en su beneficio. Otra que no se salvó de sus críticas fue Gabriela Dufour. A ambos les endilgó hacer una campaña para conseguir su alejamiento de la función pública.

Relaciones peligrosas

Uno que parece que ante todo lo primero es lo de uno es el ministro de Familia, Martín Bortagaray, quien se desató con un pedido de 13 sueldos como intendente de Dolavon que dice no haber percibido, además de vacaciones no gozadas. Se trata de un funcionario duramente cuestionado por supuestas irregularidades en su cargo, según denunciara su sucesor, Dante Bowen. Además, inmediatamente trascendió que su representante legal supo integrar el directorio de la constructora que tuvo a su cargo gran parte de la obra pública en Dolavon, además de ser pareja de quien fuera secretario de Obras Públicas de ese municipio. Hoy el caso se halla bajo estudio en la Oficina Anticorrupción.

¿Tú también, “Peludo”?

Uno que estaría inquieto por estas horas es el diputado provincial Alfredo Di Filippo, más conocido como “el Peludo”. Es que podría ser alcanzado por esquirlas del caso Diego Correa de cuando era secretario de Gobierno del municipio de Rawson en el anterior mandato de Rossana Artero. Es que fue quien autorizó al exsecretario privado de Mario Das Neves a construir una mansión y varios dúplex en un terreno de la ciudad capital, sin respetar las normas.

No se hicieron

Este fin de semana se supo de otra denuncia que en este caso involucraría a la Secretaría de Infraestructura que conduce Alejandro Pagani. La habría hecho un ingeniero de ese organismo y daría cuenta de cuatro obras en las que constarían sobreprecios. Dos de ellas eran para Comodoro y otra para Rada Tilly. Este delicado episodio motivó el viernes un nuevo allanamiento en dependencias del Estado.

“No mientan”

Si hay algo que no puede reprochársele al subsecretario de Planificación Territorial de la Nación, Fernando Alvarez de Celis, es que no dé la cara cada vez que viene a Comodoro (y lo hace bastante) para defender las políticas del gobierno de Macri. Y es de los que parecen haber salido indemnes del “coacheo” de Jaime Durán Barba. Y de paso siempre le da algún toquecito a las autoridades municipales. El fue quien en su momento obligó a realizar un nuevo detalle de eventuales beneficiarios de viviendas afectadas por el temporal por sospechar que en el municipio habían digitado una lista de simpatizantes propios. Y lo dijo con todas las letras. El jueves el funcionario que depende de Rogelio Frigerio (n) volvió a Comodoro para firmar un convenio de asfalto y reaccionó apenas lo punzaron. Fue cuando se le preguntó por el endeudamiento de 50 millones de dólares por parte del municipio. Alvarez de Celis lamentó que “hubo algunas personas como el viceintendente, un concejal y algún secretario de Gobierno que dijeron que el endeudamiento tiene que ver con el incumplimiento de Nación. Tiene que ver con alguna obra de Nación que no haremos pero les pedí que me dijeran qué obras no íbamos a hacer; les pedimos que no mientan. Si es endeudamiento para obras, lo vemos bien porque hay obras que no pueden hacerse con fondos corrientes de municipios, pero deberían poner el listado de qué obras van a hacer de cara a la sociedad y no dar un cheque en blanco”, disparó horas antes de que el Concejo le avalara al intendente Linares su pedido de contraer nueva deuda.

El orgullo

A propósito del polémico endeudamiento que finalmente el intendente consiguió que le aprobaran en el Concejo luego de realizar varias aclaraciones omitidas en el proyecto original, cabe preguntarse el motivo del pregonado “orgullo” que se mencionó a la hora de justificarla. El primero que lo dijo fue el intendente Carlos Linares en su mensaje de apertura de sesiones legislativas. Y luego lo esgrimió el secretario de Finanzas, Germán Issa Pfister, como argumento para obtener la autorización de los concejales.Es cierto que en los últimos años ciertas palabras se han depreciado y que otras han reconfigurado sus definiciones, pero es curioso sentir orgullo por verse obligados a tomar una deuda dado que no se cuenta con recursos propios para conseguir un objetivo. Seguramente se quiso resaltar que la situación financiera de la ciudad era de tal solvencia que posibilitaba acceder a un préstamo de la magnitud que representan 50 millones de dólares. Pero entonces la falla estuvo en la comunicación.

Examigo

Hasta las elecciones legislativas del año pasado costaba diferenciar a José Gaspar del bloque oficialista porque rara vez expresaba alguna disidencia a los deseos oficiales del intendente Carlos Linares. Solo cuando lo dejaron pagando con la ordenanza anti pirotecnia expuso su rol opositor. Pero al tratar el pedido de endeudamiento se rebeló como todo un crítico. “No está el listado de obras y si fueran importantes, de gran envergadura, tendrían que estar los proyectos”, dijo horas antes de la votación del jueves a la medianoche. “No podemos dar un cheque en blanco”, agregaba quien luego efectivamente se pronunció en contra de endeudar a la ciudad por 50 millones de dólares.

Exijo una explicación

Los estatales de esta ciudad sorprendieron en la semana que pasó no solo por la magnitud de sus movilizaciones, sino por el objetivo político que los aúna: el intendente Carlos Linares. Es que ambas marchas concluyeron en el municipio reprochándole al jefe comunal haber avalado con sus diputados el Pacto Fiscal sancionado en la Legislatura. Por eso quieren que Linares les explique por qué cambió súbitamente de opinión cuando no mucho antes decía que ese acuerdo había sido promovido por Macri solo para favorecer a a la gobernadora de Buenos Aires.Pero los empleados públicos no tuvieron suerte. Es que el martes Linares estaba en Buenos Aires, en la reunión con las operadoras petroleras, regresando en el sector VIP del dos veces reprogramado vuelo AR 1836 recién el miércoles a la madrugada, mientras el viernes no se sabe si estaba en su despacho cuando un grupo de estatales pretendió llegar hasta él. Por las dudas, el solícito secretario de Seguridad, Héctor Quisle, evitó que ingresaran con el apoyo de personal de la Seccional Primera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico