La odisea de volar en una low-cost

Una joven comodorense decidió sacar un boleto en una aerolínea low-cost, esperaba que las diferencias con las aerolíneas convencionales serían mínimas. Luego de realizar un solo viaje de Buenos Aires a Comodoro contó a El Patagónico la odisea que tuvo que vivir.

Sol tenía que viajar de Buenos Aires a Comodoro Rivadavia y decidió sacar un pasaje en Andes Líneas Aéreas, promocionada como una “low-cost”, una de las aerolíneas que fueron muy difundidas por el presidente Mauricio Macri como “la revolución del aire”.

La joven nunca pensó lo que iba a vivir, según relató a El Patagónico: “si hacés el web check in es gratis, en el aeropuerto te lo cobran. Hice el check-in por internet me manda la tarjeta de embarque para presentar. Sólo por las dudas, entré a mi reserva al día siguiente y me enteré que me habían cambiado el número de vuelo y no me avisaron”.

Eso no es todo ya que también le habían corrido el horario unos 45 minutos y el vuelo había sido unificado con el de Puerto Madryn: “eso fue lo que me dijeron en Aeroparque, bajaba en Madryn y después venía a Comodoro Rivadavia”.

Hasta ahí ya había sido todo un dolor de cabeza, pero al subir al avión y buscar su asiento descubre que estaba ocupado por otra persona: “me dieron otro asiento entonces. Al final el vuelo vino directo para Comodoro, cosa que no nos avisaron”.

Además Sol agregó que “nunca me había subido a un avión tan viejo, tenía muchos ruidos que nunca había escuchado en un avión de Aerolíneas. Si a alguien le sirve esta experiencia, muchos errores juntos, un avión de no sé qué año y tampoco es tan barato comparado con otras empresas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico