La proporción de cheques rechazados sobre los compensados alcanzó un pico de 3,37% en el trimestre julio-setiembre

 Aunque hubo una desaceleración en setiembre (2,2%), pesa en este guarismo el récord de 4,4% alcanzado en agosto. Tomando el acumulado enero-setiembre de cada año, en 2014 el indicador alcanzó un máximo de 2,6%, tomando como referencia los datos desde 2003. Los montos compensados vía cheque se expanden al 29% anual, mientras que los rechazados lo hacen al 59%.

Los últimos datos muestran continuidad en el fenómeno de deterioro en el sistema de pagos. La incertidumbre y la baja en el nivel de actividad han impactado en la dinámica de instrumentos de pago como el cheque.

De esta forma, el indicador del cociente entre los montos de cheques rechazados, sobre el total de montos compensado por esta misma vía, alcanzó este año -con datos hasta setiembre de cada año- el valor más alto registrado desde 2003. Sin embargo, vale aclarar, el mes de setiembre presentó un resultado menos negativo (2,21%) que el mes de agosto (4,44%).

El movimiento y la acreditación/rechazo de cheques en el mercado es un buen indicador de la “salud” que detenta el sistema de pagos del mercado.

En este sentido, la participación de los montos rechazados sobre el total compensado, indica si la calidad del sistema se está deteriorando o está mejorando.

Por su parte, la trayectoria de los montos compensados vía cheque tiene una alta correlación con la evolución del PIB corriente, esto es que están vinculados al nivel de actividad de la economía.

Como se mencionara anteriormente, tomando un promedio móvil de tres meses para el indicador de montos rechazados/montos compensados vía cheque, se tiene que los últimos meses han sido los más complicados en materia del sistema nacional de pagos desde 2003.

Como refleja el gráfico, mientras entre 2003 y 2010 se mantuvo en torno a 1,72%, entre 2011 y 2014 subió un andarivel para ubicarse alrededor de 2,2%. Puntualmente, en 2014 promedia 2,56% en los primeros nueve meses del año; con un pico de 3,37% el último dato, siempre tomando el promedio móvil de tres meses. Otra vez hay que subrayar que setiembre ha sido el resultado menos magro del trimestre: 3,46% julio, 4,44% en agosto y 2,21% en setiembre.

Así las cosas, tomando los montos acumulados en los primeros nueve meses de cada año se tiene que el ratio “montos rechazados sobre montos compensados vía cheques” en el mercado local se mantuvo en torno a 1,66% entre 2003 y 2010 (a excepción de 2009 que, producto de las turbulencias financieras internacionales, el indicador alcanzó 1,88%).

Luego, durante los tres años siguientes el ratio pasó a un nuevo andarivel cercano a 2,17%, marcando un claro deterioro en la calidad del sistema de pagos nacional. Finalmente, este año el cociente de montos rechazados alcanza un guarismo de 2,61% del total compensado, marcando un récord para la serie desde 2003, siempre tomando los valores para los primeros nueve meses del año.

Detrás de este fenómeno operan distintos factores en forma combinada. Por un lado, se tiene que comparando los montos compensados este año y los de 2013, la variación ha sido apenas del 29% interanual; siempre tomando el acumulado durante los nueve primeros meses del año.

Por su parte, los montos rechazados vía cheques crecieron significativamente más: 59% interanual en idéntico lapso. Naturalmente, esto explica el incremento del indicador de montos rechazados sobre compensados.

Ahora bien, posiblemente la expansión de los montos compensados por debajo del ritmo de la inflación tenga que ver con dos causas que se combinan y no son excluyentes entre sí: por un lado, el deterioro del nivel de actividad experimentado en los meses recientes y, por el otro, el incremento de la informalidad en el sistema de pagos.

Como muestra el último gráfico, si se realiza un índice con base 100 en enero de 2007, se tiene que a partir de fines de 2010 la curva de montos de cheques rechazados comenzó a crecer a un ritmo superior al que lo hace la de montos de cheques compensados.

En efecto, si se observa la brecha entre ambas curvas se ve que durante los últimos meses se ha producido un pico, principalmente observable en agosto por el mayor dinamismo que vienen mostrando los montos rechazados por esta vía de pago.

Fuente: Joaquín Berro Madero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico