Las financiaciones bancarias al consumo caen 2,4%

Luego del repunte de junio, los préstamos al sector privado reflejan una nueva desaceleración hacia fines del corriente mes. El total de créditos bancarios en pesos pasó de crecer 2,1% intermensual en junio a sólo 0,7% en julio. Este comportamiento está impulsado principalmente por la abrupta caída en las líneas de financiamiento del consumo, especialmente aquellas denominadas con tarjeta de crédito.
Por su parte, las líneas con garantía moderaron su ritmo de expansión, mientras que las líneas comerciales continúan creciendo por encima del promedio.
Como refleja del gráfico de la izquierda, en julio los préstamos al sector privado en pesos se expanden sólo 0,7% intermensual. Como se mencionara anteriormente, la desaceleración obedece al comportamiento de las líneas de consumo (Personales y con Tarjeta). Estos préstamos -que han sido el motor de la expansión crediticia en los últimos años llegando a representar el 38% del total de préstamos al sector-, pasaron de crecer 1,3% intermensual en junio, a caer 2,4% este mes.
En detalle, los préstamos Personales no registraron movimiento (0% intermensual) en julio, mientras que las financiaciones con tarjeta de crédito pasaron de decrecer 2% el mes pasado a 5,3% intermensual este mes.
Por su parte, las líneas con garantía real (Hipotecarios y Prendarios) que han sido las menos dinámicas, representando sólo el 16% del total, pasaron de crecer 0,9% intermensual en junio a 0,7% este mes; con préstamos Hipotecarios creciendo 1,5% y Prendarios cayendo 0,6% intermensual.
Por último, las líneas comerciales en pesos (Adelantos en Cuenta Corriente, Documentos a sola firma, Documento Comprados, Documentos Descontados, etcétera) registran una leve aceleración pasando de 3,2% intermensual el junio a 3,6% este mes.
Esta vez la línea más dinámica ha sido la de Adelantos en Cuenta Corriente, con expansiones intermensuales de 6,1% y 6,8% en junio y julio, respectivamente. En términos interanuales, el ritmo de expansión de los créditos al sector privado en pesos está en niveles bajos: 22,3% en julio.
Aquí también, las líneas más afectadas son las vinculadas al consumo que se expanden 26,2% interanual (19,4% Personales y 35,3% Tarjetas). Las Comerciales 21,3% interanual y las con Garantía Real apenas 16,5% interanual.
Desde el lado del fondeo, los depósitos del sector privado en pesos crecen 3,1% intermensual en julio, desacelerando su ritmo 1,1 puntos porcentuales respecto del mes pasado.
Vale aclarar que los depósitos a plazo fijo -que venían creciendo por encima de 4% intermensual entre enero y abril, acompañando la suba de tasas de interés- retrocedieron 1,8% en junio y apenas crecen 0,5% este mes. Por su parte, se observa una notable aceleración de las colocaciones en Caja de Ahorro, que representando el 25% del total de depósitos en pesos crecieron 15% intermensual en junio y 13,7% este mes. Por último, los depósitos en Cuenta Corriente retroceden 1,5% en julio.
Posiblemente, este corrimiento hacia colocaciones a la vista o transaccionales obedezca a dos factores: por un lado la incertidumbre que se activó desde mediados de junio por el tema holdouts (en esa fecha la Corte Suprema de Estados Unidos declinó considerar el caso) y; por el otro, la baja en las tasa de interés pasivas.
Como muestra el gráfico, tanto la tasa que pagan los plazos fijos minoristas como mayoristas (BADLAR) han sufrido una baja. Mientras que la tasa minorista pasó de picos en torno a 23% anual en mayo a 20,8% este mes; la tasa BADLAR se ubicó en torno a 26% en mayo para estabilizarse por debajo de 22% ahora.
De todos modos, el problema de la deuda no debería derivar en grandes riesgos para el sistema financiero local ya que su situación dista significativamente de la observada en 2001/2. En este sentido, aunque se observan variaciones en la participación de la tenencia de títulos en cartera de los bancos privados del sistema, las mismas son acotadas.
Como refleja el gráfico, la participación de los títulos públicos en cartera como porcentaje del activo total se han mantenido en torno a 8,5% entre 2004 y 2014, con un leve aumento hasta 11,5% registrado en mayo del corriente año.
Asimismo, las disponibilidades que representaban el 20% y 21% del total del activo en diciembre de 2012 y 2013, ahora significan 17%. Por último, se registra un leve deterioro en el peso de los préstamos dentro del activo, pasando de 60% en años anteriores a 54% este año (57%/58% contra 53% en el caso particular de los préstamos al sector privado).

Fuente: Joaquín Berro Madero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico