Las murgas ultiman detalles para los festejos de Carnaval

El tradicional Carnaval de Comodoro Rivadavia se realizará mañana y el martes en la calle San Martín. Las distintas murgas trabajan para realizar los últimos arreglos de los instrumentos y trajes de cada uno de sus integrantes. Una pasión que traspasa generaciones y que busca trasmitir valores a la comunidad mediante el baile, la música y el compañerismo.

“Nuestro gran respaldo es cuando baja todo el barrio al centro. Es lo más lindo. Ver un montón gente alrededor tuyo es muy fuerte”, sostiene Pablo Pichintiniz, referente de la murga “Soles y Lunas” del barrio Pietrobelli, cuando se refiere a lo importante que es para un corso estar en el tradicional Carnaval de Comodoro Rivadavia.

La celebración se desarrollará mañana y el martes cuando 25 murgas desplegarán todo su repertorio sobre la calle San Martín. Es por eso que los diferentes grupos trabajan arduamente para ultimar detalles en sus instrumentos y trajes y vivir una fecha que es muy esperada por los murgueros.

Uno de ellos es “Soles y Lunas”. El conjunto del barrio Pietrobelli vive estos días de una manera muy particular ya que celebrará 20 años como murga. Así, sus integrantes decidieron volver a sus tradicionales colores violeta y amarillo para que la fiesta sea completa y todos puedan divertirse al ritmo de los bombos, redoblantes e instrumentos de vientos.

En total serán 300 personas las que bailarán y harán bailar en la calle San Martín por lo que ayer continuaban cociendo y arreglando bombos en la sede ubicada en Alem y Misiones.

Pichintiniz, uno de sus referentes, no oculta su emoción por ver cómo ha crecido el grupo y todo lo que se ha logrado en este tiempo. “Empezó para hacer algo para nuestro barrio y decíamos que teníamos que aguantar 5 años para sostenerlo, 10 para aguantar y a los 15 se tenía que sostener económicamente solo. El objetivo es que perdure solo y que la murga siga siendo para todos”, describió.

La murga cumple un rol fundamental en el barrio, dándole espacio y contención a muchos niños ya que se trabaja en base a que “si hay, es para todo y si no hay, no hay para nadie”. Así, Pablo y seis colaboradores más han logrado que el grupo pueda subsistir a lo largo de 20 años.

“Nos las rebuscamos como todas las murgas. Acá no hay utilización política ni nada. Solo se busca que los chicos trabajen”, manifiesta el referente de “Soles y Lunas”.

Mientras Pablo explica cómo funciona la murga, un grupo de personas se dedica a tomar medidas y a cocer los últimos trajes de los 300 que desfilarán por la calle San Martín, mientras otros pocos se dedican a arreglar los parches de los bombos y redoblantes. “Nosotros antes teníamos que pagar corte y confección y hoy las mismas chicas que fueron creciendo en la murga son las encargadas de hacer los trajes. Eso para nosotros es muy importante”, señala.

“El lunes se desplazará todo el colorido. Nosotros decimos que somos una familia y no los queremos nunca”, considera.

“SIN DESCANSO”

Las murgas de Comodoro Rivadavia prácticamente no tienen descanso. Es que entre presentaciones, ensayos y actividades para juntar fondos no queda mucho tiempo para relajarse.

Así lo viven los miembros de “Impacto Murguero” de Standart, quienes buscaban terminar con sus trajes y un telón para estar en el Carnaval de Comodoro. “Últimamente estamos trabajando todo el año. Pero esta vez tomamos la decisión de parar tres meses porque terminamos exhaustos. Siempre estamos haciendo trajes o haciendo ventas para viajar a distintas ciudades porque alquilar un colectivo de Comodoro a Bahía Blanca puede costar muy caro”, contó Romina Chávez, una de sus integrantes.

“Impacto Murguero” viene mostrando su potencial hace cinco años en la calle San Martín, por lo que año tras año busca superarse. “La murga comenzó como proyecto en marzo de 2012 y empezamos los ensayos en octubre de ese año, atrás del playón de Standart norte, hasta convertirse en la murga que es hoy”, sostiene Romina.

“En el barrio no había murga porque la anterior estaba más relacionada con los colores de la hinchada de Petroquímica. Entonces comenzamos con otro ideal de murga, que representa al barrio con colores distintos a lo que es la cancha porque lamentablemente con el tema del deporte hay competencia y muchas veces lleva a la violencia. Entonces nosotros tratamos de separar los tantos”, agrega.

Asimismo, la integrante de “Impacto Murguero” asegura que “cada murga tiene sus ideales y lo que quiere enseñar porque cada barrio tiene un contexto diferente. El nuestro es enseñar valores y principios y por ahí cuesta porque son muchas personalidades distintas”.

“UN MOMENTO UNICO”

El Carnaval es el momento más esperado por las murgas para exhibir ante el público toda su alegría y destreza en el Centro. “Batucada Comodorense” es uno de los grupos más antiguos de Comodoro Rivadavia y ayer preparaba la lista de canciones que ofrecerán durante mañana y el martes.

“Esperando poder demostrar algo lindo y que la gente se ponga bien. Los chicos están con muchas ganas de salir a tocar y a bailar y queremos que la gente se divierta y la pase tan bien como la pasamos nosotros. Es un placer volver a estar en el Carnaval de nuestra ciudad”, manifiesta Lucio Coñocar, uno de los referentes del conjunto del barrio Ceferino mientras terminaba de organizar la entrega de vestimenta para cada uno de los jóvenes que bailará y tocará en la calle San Martín.

“Nosotros nos juntamos para definir las canciones que vamos a tocar porque tenemos pensado tocar canciones distintas durante los dos días. Queremos que la gente tenga un espectáculo único”, agrega.

Asimismo, Lucio argumenta que el movimiento murguero de Comodoro Rivadavia es único y que permitirá que esta ciudad sea reconocida por su talento y su pasión. “Nosotros nos preparamos de la mejor manera para que nuestros carnavales sean cada vez más fuertes. Tenemos la ilusión de que algún día podamos ser la capital provincial de los carnavales. Necesitamos varias cosas pero de a poco lo vamos logrando”, considera el referente de “Batucada Comodorense”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico