Las torres y el talento con escuela NBA de Francia asoman en el horizonte argentino

El conjunto galo le cortó un récord de 42 presentaciones sin caídas a Estados Unidos, que llevó un equipo clase D al Mundial pero igualmente era candidato al título, y sacó chapa producto de su altura en la pintura y el talento joven de sus bases.

Francia confirmó ayer la potencia de su plantel tras derrotar a Estados Unidos por 89-79 en el estadio Dongguan, en los cuartos de final del Mundial de básquetbol de China, y mañana será rival de Argentina.

El conjunto galo les cortó un récord de 42 presentaciones sin caídas a los norteamericanos, que llevaron un equipo clase “D” al certamen pero igualmente eran candidatos al título, y sacó chapa producto de su altura en la pintura y el talento joven de sus bases.

Los dirigidos por Vincent Collet cuentan con cinco jugadores en la liga estadounidense: Rudy Gobert (27 años; Utah Jazz), Evan Fournier (26 años; Orlando Magic), Nicolas Batum (30 años; Charlotte Hornets), Frank Ntilikina (21 años; New York Knicks) y Vincent Poirier (25 años; Boston Celtics).

El base Ntilikina, de 1,98 metro, asoma como principal promesa de cara a futuro del básquetbol de su país, aunque ya en la actualidad es el titular del quinteto y reemplazó al multicampeón de la NBA Tony Parker.

Sin dudas, la proyección del ex base de Estrasburgo e integrante del equipo campeón del Europeo Sub 18 en 2016 (promedió 15,2 puntos y 4,8 asistencias) es inmensa.

En el caso del escolta Fournier, uno de los goleadores del Mundial con un promedio de 20,8 puntos por juego (anotó 22 contra USA), aporta con su tiro de zona externa y sobre todo con sus transiciones rápidas desde la defensa hasta el ataque.

Además, el quinteto titular se completa con Batum en el perímetro, caracterizado por su capacidad atlética y por su capacidad anotadora a la hora de salir de la cortina o con tiros de pie fijos, de brazos largos -clave para la defensa- y sólido en el rebote ofensivo. Tal vez carece de la agresividad necesaria al momento de plegarse en su propio aro. Allí, Patricio Garino y Gabriel Deck podrán hacer uso de su disparo de 6,75 y el uno contra uno, respectivamente.

Por último, en la zona pintada aparecen las dos torres Poirier (2,11) y Gobert (2,16), la otra gran figura del equipo, lo que supondrán otro problema a resolver por los internos argentinos y principalmente para Luis Scola (2,04) y Marcos Delía (2,06).

De hecho, para el encuentro contra Serbia, que Argentina ganó (97-87), la labor de los pivotes fue extraordinaria aunque perdieron 18 a 8 en rebotes ofensivos (42-29 en general).

El camino de Francia hasta la semifinal se basó en la solvencia de su equipo para resolver diferentes circunstancias. En la primera ronda dominó con comodidad el grupo G (3-0 el récord) contra Alemania (78-74), Jordania (103-64) y República Dominicana (90-56).

Ya en la segunda ronda se dio un episodio polémico, en el que los árbitros lo “ayudaron” con un error clave en el cierre contra Lituania, al que superaron por 78-75, y tropezaron frente a Australia (100-98), otro rival de alto nivel en el torneo.

La única derrota francesa se dio contra un equipo en el que el base es frenético como Patty Mills -similar a Facundo Campazzo- y con enormes porcentajes de tres puntos (48%).

En el historial, Argentina supera a Francia por tres victorias y una derrota entre mundiales y juegos olímpicos.

Los triunfos nacionales se dieron en los mundiales de Argentina 1950 (56-40) y Japón 2006 (80-70), y en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 (61-51), mientras que Francia celebró en la cita olímpica de Londres 2012 (71-64).

El antecedente más cercano se dio el pasado 17 de agosto en Lyon, cuando Francia se impuso categóricamente por 77-58 en un cuadrangular, con Mathias Lessort (13 puntos) en el ganador y Luis Scola (16) en el perdedor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico