Las turbulencias que a unos apenas disgusta, a otros los conducen al abismo

Las cifras de la vergüenza que en Chubut duelen más que en el valle. Las previsiones del caso y la política como escudo para enfrentar el ajuste. Zancadillas en todas partes y la contundencia de un paro que sirve como termómetro.

Más pobres

Inevitable no empezar por donde más duele. Según el INDEC, en todo el país aumentó la pobreza y el semestre que viene (octubre-marzo) no es alentador. El Presidente lo atribuye a “turbulencias”, “cosas que pasaron” y “herencias recibidas” hace tres años. En Chubut lo padecen especialmente en Trelew-Rawson, donde ya hay casi 40 mil pobres y 3.000 indigentes. “El Gobierno nacional no nos ayuda en nada. Hay inflación, recesión, falta de contenido social y falta de sensibilidad”, resaltó el intendente de Trelew, Adrián Maderna. Mientras Mauricio Macri ensaya unos pasos de baile pretendidamente graciosos para que las mandíbulas se ejerciten con sonrisas, en el país cada vez son más las que se mueven apenas para masticar algo que permita la subsistencia, esperando siempre por el segundo semestre o los brotes verdes.

Comodoro alerta

En esta ciudad, en tanto, las cifras no son tan dramáticas, pero de todos modos la guardia está alta. La larga cola de la mañana del viernes por un puesto de cajera en una carnicería de la calle Alvear es una postal que no debería repetirse. El municipio sostiene obras y emprende iniciativas post temporal que había comprometido Nación. Por supuesto que lo hacen saber públicamente y además Carlos Linares está atento a otros frentes, como el de las petroleras y sus contratistas. Las alarmas se encendieron cuando la UOCRA advirtió sobre 80 posibles despidos en YPF y rápidamente el intendente intervino sentando en una mesa a las partes y recordando que “el contexto económico favorece al empresariado; se terminaron las excusas para la no inversión”.

Es cruel y es mucha

Mientras tanto se debate el presupuesto nacional para el año que viene, de donde surgirá cuánta plata recibirá cada provincia y cómo afectará el bolsillo de cada argentinx. “En la provincia tuvimos muchas bajas de empresas e industrias importantísimas; por eso estamos tratando de acomodar las cuentas y poniendo un Estado en funcionamiento, a pesar de la crisis, buscando estar al lado del trabajador, pero es difícil generar empleo si Nación te está castigando”, dijo Mariano Arcioni el viernes. El gobernador de Chubut es uno de los que todavía no firmó la adenda al Pacto Fiscal que dispuso Nación como parte de un cierre más o menos prolijo de sus cuentas. Dicen que en la Rosada no les cae muy simpático alguien que solo va a reclamar por derechos perdidos en los últimos años y a quien les cuesta torcerle el brazo. Es más: en la última semana el chubutense anduvo buscando gobernadores aliados para exigirle a Nación que no siga descontando coparticipación. Es que en solo 10 días, Macri y Dujovne le quitaron a Chubut 1.158 millones de pesos.

Por los derechos

“El proyecto que está en tratamiento en el Congreso Nacional contiene disposiciones que tienen como objetivo disminuir derechos de los habitantes de la Patagonia, que resultan indispensables de sostener como un requisito de la equidad que propicia la Constitución Nacional, y que posibilita la vida en condiciones similares de calidad, a la de otros territorios del país”. Es la opinión de tres legisladoras provinciales que presentaron un proyecto de rechazo al mismo, una de cuyas copias le entregaron al diputado nacional Agustín Rossi el viernes en Rawson.

Gabriela Dufour, Alejandra Marcilla y Estela Hernández resaltaron que “se recortan los adicionales por zona geográfica, para jubilaciones y asignaciones familiares”, más allá de que “se reduce el coeficiente de bonificación de 1,40 a 1,20 para jubilaciones, pensiones, la PUAM, las pensiones no contributivas graciables y la pensión honorífica para veteranos de guerra de Malvinas e Islas del Atlántico Sur”.

El dirigente santafesino pasó por Comodoro y el valle en una de sus periódicas recorridas por el interior que realiza desde hace algún tiempo con la intención de ir midiendo sus posibilidades de anotarse en la carrera presidencial de 2019.

Dónde pararse

Fue otra semana de pérdidas y lamentos; de movilizaciones y demandas que incluyeron hasta un paro nacional de actividades que por supuesto dentro de Chubut se notó más en el norte que en el sur, y también se vislumbró un intento de acercamiento entre la dirigencia del justicialismo, que tiene el problema extra de definir su ubicación dentro del mapa nacional del partido nacido de una movilización popular el 17 de octubre de 1945. Es que también aquí se deberá definir más temprano que tarde si se está con el kirchnerismo crítico o con el peronismo que recién empieza a ver que Macri no tiene tan claros sus ojos y que encarna el cuarteto que se sacó la foto el jueves: Sergio Massa, Miguel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti. En esta provincia ya hay algunos claramente definidos, como Linares, Nancy González, Santiago Igon o Norberto Yauhar. Pero otros que cuentan con partes interesantes de “territorio” aún deshojan la margarita. En lo que sí parecieron acordar todos es en que en las próximas PASO no puede haber seis listas como en 2017, para después terminar terceros en la general. Esta vez a lo sumo serían tres las boletas que competirían en la interna. Igual ello no garantiza que al final todos terminen detrás del ganador. Es que los antecedentes no ayudan. Baste solo recordar el 30 de octubre de 1983, cuando Hebe Corchuelo Blasco no pudo ganar la Gobernación porque en Trelew un tal César Mac Karthy no hizo todo lo posible. Lo mismo le pasaría a Osvaldo Sala en 1991 y a Marcelo Guinle en 1999.

El factor Arcioni

En este contexto, no se debe perder de vista que también podría influir el posicionamiento final del gobernador de Chubut, quien comienza a pesar en los encuentros de gobernadores que se celebran en el CFI y que ha hecho buenas migas con dos que empiezan a hablar del “fracaso” de Macri. Uno es el salteño Urtubey y el otro, Sergio Tomás Massa, el hombre de la “ancha avenida” que podría volver a ser candidato a presidente y que para ello considera “clave en Chubut en la construcción de esta alternativa el acompañamiento del gobernador Mariano Arcioni y los intendentes Sastre y Maderna”. Tanto Massa como Urtubey pasaron hace poco por el valle. A Comodoro, en cambio, los que vienen tienen un marcado sesgo opositor a todo lo que huela a peronismo “prolijo”. Entre los dirigentes provinciales del PJ están los que le abrirían la puerta a Arcioni, como Marcial Paz, Rossana Artero y Adrián Maderna, y los que no lo dejarían ni tocar el timbre, como Linares, Javier Touriñan o Florencia Papaiani.

La tercera posición

Uno de los más contemporizadores por estas horas es Martín Buzzi. El exgobernador estuvo en la reunión del lunes a la noche en Trelew casi autoinvitado y cuentan que a más de uno no le agradó su presencia. Pero Buzzi no se resigna a los márgenes y quiere volver a competir por la intendencia de su ciudad dentro del peronismo, aunque ya sin padrinos como fueron en su momento Néstor Di Pierro o Mario Das Neves. El se manifestó por “un peronismo de puertas abiertas” cuando le preguntaron por la posibilidad de que en ese espacio también confluya Arcioni. Además, advirtió sobre la posibilidad de un adelantamiento de elecciones, por lo que consideró importante estar preparados.

Distinta vara

El intendente de Trelew, Adrián Maderna, ya no piensa lo mismo del partido que en 2015 le permitió llegar al gobierno municipal. Seguramente tendrá sus razones cuando dice que si bien “el peronismo es frentista desde su creación”, hoy no está seguro si “aceptaríamos a Chubut Somos Todos”. De todos modos hace una excepción: Mariano Arcioni. “Sería importante que pueda participar porque es momento de sumar y no de restar”, sostiene.

Resquemores

Chubut Somos Todos no es con el único que hoy tiene reparos el intendente de Trelew. Es que también se ha distanciado de su otrora aliado, el dirigente sindical lucifuercista Héctor González. Dicen que es por algunas picardías que en los últimos tiempos ha pergeñado el veterano gremialista dentro de la cooperativa eléctrica de su ciudad que le han costado dolores de cabeza y erosión de fondos a la administración Maderna. De allí que se haya dudado de su presencia en la reunión partidaria porque en principio se iba a hacer en el sindicato de González. Como finalmente la cita fue en el Club de Empleados del Instituto de Seguridad Social y Seguros, Maderna se sumó a la foto para que al menos hacia afuera el peronismo luzca unido.

Si me tienen fe

Uno de los que en la reunión del PJ dijo claramente que quiere ser candidato a gobernador fue Gustavo Mac Karthy, el exvicegobernador de Martín Buzzi que perdió mal la intendencia de Trelew en 2015 con Adrián Maderna. No obstante, cuenta con tres diputados provinciales en la Legislatura y aunque dividió la bancada del Frente Para la Victoria en tiempos de Das Neves, cuando llegó Arcioni al gobierno retomó sus coincidencias con los más críticos de la actual administración. El hijo del histórico senador que fuera combativo militante en los años ’70 recorre algunos sitios del interior que guardan simpatías por ese apellido, pero no se atreve a realizar siquiera una conferencia de prensa en Comodoro, donde viene de incógnito y se muestra como uno más en los cónclaves anti-ajuste que aquí se convocan. Gustavo se hizo dasnevista antes de las elecciones de 2003, pese a que su padre mantuvo una histórica rivalidad con el trigobernador, saltando al cristinismo junto a Buzzi apenas ganaron la elección de 2011, pese a que dos años antes literalmente se escondió de Néstor Kirchner cuando el expresidente aterrizó sorpresivamente en el valle.

Una vez eyectado del poder, nadie podría asegurar de qué fuente abreva el exvicegobernador. Se sospecha que ya no es kirchnerista, aunque se desconoce en qué dirigente nacional del PJ se referencia.

No lo dejaron ser

Fue un furibundo crítico del kirchnerismo y lo hostigó de todas las formas posibles. Hizo fuerza para que su partido se aliara con el macrismo y llegó al éxtasis cuando lo designaron secretario de Estado de la Unidad AMIA. Sin embargo, se olvidaron de decirle a Mario Cimadevilla que debía mantener el status quo y por ello apenas quiso investigar en serio le indicaron la puerta de salida de la Alianza Cambiemos. Hoy en el llano, Cimadevilla convoca a sus correligionarios “a la calle, a discutir ideas; buscar las cosas que deben unirnos no solo dentro del partido, sino también de cara a la sociedad”. Habló en un acto en Trelew ante unas 200 personas, donde como para que no quedaran dudas, afirmó: “no nos formamos en fundaciones de financiamiento dudoso, sino en la calle y con la gente”. En ese encuentro donde brilló por su ausencia el diputado provincial Manuel Pagliaroni, el exsenador cuestionó el paro del martes porque “no perjudican a los alumnos del Newman, sino a los hijos de los trabajadores”.

Ya no es el que era

Otro dirigente radical que salió a hablar de la interna en las últimas horas fue Carlos Lorenzo, quien confirmó que no piensa competir en diciembre para quedarse con la presidencia del partido que se rompía pero no se doblaba, postulando para tal cargo al diputado nacional Gustavo Menna, quien de este modo tendría expedito el camino hacia la candidatura a gobernador en 2019. Lorenzo trató de arrastrar en su decisión a César “Oso” Herrera y a Cimadevilla, asegurando que ninguno de los dos cuenta con “la suficiente cantidad de apoyo”. Un párrafo especial le dedicó al exsenador: “está solo motivado en cuestiones personales cuando plantea cuestionamientos a Cambiemos, cuando en realidad él fue el fundador en Chubut y fue en las dos boletas electorales en las PASO de 2015; en la mía y en la del PRO”. Vuelven a polemizar como en los lejanos días en que Carlos Maestro gobernaba Chubut.

Enemigo interno

De todos modos, y pese a que Lorenzo afirme que “genera consensos”, Gustavo Menna no la tiene sencilla, más allá de tener que ser eventualmente el defensor de las políticas del gobierno nacional que periódicamente nos desayuna a los patagónicos con algún recorte. Es que el diputado nacional no sería del agrado del ministro del Interior, Rogelio Frigerio (n), quien con los últimos cambios de gabinete se ha convertido en importante fuente de recursos. Es que de su lapicera dependerán fondos destinados a provincias y municipios, lo cual cotizará mucho luego de la eliminación del Fondo Sojero. Algo de ello quedó en evidencia este viernes con la firma de un convenio que favorecerá a los habitantes de Rada Tilly.

Siempre se dijo que el que apostaba por Menna era Marcos Peña, hoy de capa caída luego del descenso de quien él decía era jugador de la Champion (Luis Caputo), mientras Frigerio se inclinaba por pactar con gobernadores en ejercicio, sobre todo si no eran peronistas de pedigree, aunque también podría estar detrás de algún súbito peronista que podría aportarle más votos en 2019.

¿Qué hacemos con Ricardo?

Si el PJ decide competir el año próximo con su propio nombre tendrá un problema si el actual intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, es candidato a algún cargo. Es que se reafilió al justicialismo este año, ya que desde 2007 era parte de Proyección Vecinalista Chubutense (PROVECH), aquel partido creado a la sombra de Das Neves para tener mayoría especial en la Legislatura provincial. Después se conformó Chubut Somos Todos y ahí saltó Sastre. Haría falta modificar la carta orgánica partidaria para que pueda ser electo, aunque también existe la chance –más probable- de que finalmente el peronismo (o parte de él) termine conformando un frente que compita por la sucesión de Arcioni, algo sobre lo que acaba de pronunciarse el diputado Javier Touriñan: “si hay que modificar la carta orgánica para dar lugar a una persona, estamos mal como partido”. En cuanto a Sastre, dijo que “tendrá que esperar su momento”. El intendente ya no tiene reelección en la ciudad del golfo, aunque confía en heredarle el cargo a su mellizo Gustavo, aquel que madrugara para ir a aplaudir en Ezeiza a “Chiqui” Tapia cuando volvió derrotado y criticado del Mundial de Rusia.

Ministro polémico

Una iniciativa del ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, generó polémica en Trelew, ciudad que podría verlo en un futuro cercano como aspirante a intendente. Es que al Concejo Deliberante llegó su iniciativa para obligar a los supermercados a contratar policías para garantizar la seguridad de las playas de estacionamiento. En su partido, Chubut Somos Todos, están a favor, pero la oposición sostiene que no hay justificativos para generar ingresos extra a quienes ya tienen empleo y que de ese modo le restarían horas al descanso, lo cual podría afectar el cumplimiento de su verdadera razón de ser: la seguridad de la población en general.

Concejal avergonzado

Massoni estuvo en Comodoro el viernes. El ministro de Gobierno admitió en reunión con concejales que jamás se compraron cámaras de seguridad para este gobierno, al menos en el tercer gobierno de Mario Das Neves. Ello generó un mea culpa del histórico referente local de Chubut Somos Todos. “Nosotros salimos a decirle a la gente que las cámaras estaban, por lo que nos dijo (Pablo) Durán, que ahora nos damos cuenta que es un mentiroso. Siento mucha bronca y también vergüenza ajena”, sostuvo Ricardo Gaitán.

Intrigas municipales

El diputado provincial David González anda muy molesto con las autoridades municipales a partir del trato preferencial que el secretario de Gobierno, Máximo Naumann, les da a sus adversarios internos en el gremio SOEM, Raúl Montenegro y Omar Unquen, razón por la cual estaría dispuesto a motorizar un paro de empleados municipales, esgrimiendo aumentos salariales por debajo de la inflación y cuando ya el otro sector aceptó ir a paritarias. En realidad la versión que trasciende desde su círculo da cuenta de que Naumann tendría apetencias políticas para las próximas elecciones locales, donde estaría dispuesto a acompañar en la fórmula a Ana Llanos, quien esta vez piensa ir a fondo. Lo que aún no se puede confirmar es si detrás de todo esto no hay alguna mano que mueva hilos desde algún directorio de una empresa nacional que cuenta con capitales estatales.

Psicosis

El viernes comenzó a circular en las redes –una vez más y van…- un agorero pronóstico meteorológico que supuestamente azotaría con vientos y lluvias a la ciudad gran parte del día de ayer. Muchos lo creyeron y adoptaron los recaudos del caso, dudando hasta de la desmentida oficial de Defensa Civil a través de un audio del coordinador, Miguel “Lámpara” Vargas. Ocurre que quienes lo oyeron no pudieron dejar de escuchar de fondo algunas palabras subidas de tono que generaron más dudas. Al final no llovió y se confirmó una vez más que ya es tiempo de dejar de creer en quienes propagan fake news. Antes pasaba lo mismo con los aumentos en la nafta y todos salían a las estaciones a formar largas filas. Claro que esto ya no hace falta ahora porque la suba en los combustibles ya casi es cosa de todos los días.

El paro en Comodoro

Camioneros apostados en la ruta desde la noche anterior y una imponente movilización de petroleros le dieron un marco importante al sentimiento generalizado en Comodoro respecto de las políticas de ajuste y recorte de derechos que impulsa el gobierno de Mauricio Macri. También las CTA y otras organizaciones sociales marcaron presencia lunes y martes en las calles y plazas de la ciudad. Todo transcurrió en paz y los comerciantes que así lo quisieron, abrieron sus puertas sin inconvenientes, más allá de que mermó la cantidad de clientes. Mientras se espera que en Nación tomen debida nota, quedó la advertencia del gremio de Jorge Avila de parar el lunes 8 de octubre si antes no se aclara que los petroleros no deberán tributar Ganancias en ítems donde hasta ahora no lo hacen. Pero parece que es lo que establece el presupuesto que hoy se discute en el Congreso, según pautas acordadas con el FMI.

El paro en Trelew

El acatamiento en la ciudad que hoy posee el segundo lugar en desocupación en todo el país fue altísimo. La diputada justicialista Estela Hernández acompañó la manifestación realizada al mediodía. “El análisis es claro y contundente. Tenemos que estar movilizándonos; expresarnos todos los gremios; todo lo que está pasando en el país y en las ciudades es alarmante. Tenemos situaciones de crisis, de personas que no pueden comer; devastados los hospitales, problemas en las escuelas. De todos los lugares hay cosas para decir. Hay que decirlas pacíficamente, pero decir basta. No queremos que nos gobierne el FMI”, expresó.

El paro en Madryn

Carina Morello, de la Seccional Madryn de la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut, explicó que “aunque sea un día de tristeza porque estamos mal porque hay mucha gente que se quedó sin trabajo, es un día para celebrar porque estamos todos unidos y es lo importante porque hace la fuerza”.

“Este Gobierno que gobierna para los ricos quiere ver a los trabajadores de rodillas y no nos van a ver porque vamos a seguir en la calle hasta que el gobierno nacional y provincial comprendan que no vamos a permitir que nos sigan metiendo la mano en el bolsillo. Ya lograron empobrecernos”. Morello describió que “nuestros alumnos van con hambre a las escuelas y la partida que mandan es insuficiente”.

El paro en Esquel

Antes de una movilización de más de 1.000 personas, uno de los oradores fue Tomás Montenegro, secretario general de la Central de los Trabajadores Argentinos. “Nos reunimos en esta plaza, una vez más, para repudiar la política de Mauricio Macri y para decir desde Esquel no al FMI, no al ajuste; no al hambre y no a la represión”. Además cuestionó el proyecto de presupuesto 2019: “es el peor de la historia y para los patagónicos significa más ajuste”. Tras advertir que esta política genera despidos de trabajadores en toda la región, pidió a los legisladores nacionales que representan a Chubut que no voten el presupuesto. También allí hubo lamentos ante el hecho de que cada vez más se vean obligados a abrir comedores y merenderos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico