Le prohibieron ir a la Universidad y deberá cursar online

Un estudiante fue sancionado por el consejo directivo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco por la denuncia de acoso a una compañera. También habría sido señalado por otras alumnas por diferentes situaciones, pero no se animaron a denunciarlo por amenazas. 

En la sesión del viernes del consejo directivo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) se logró un nuevo avance en contra de la violencia de género.

Un estudiante fue sancionado con la prohibición de ingreso al edificio después que una compañera lo denunciara por acoso en reiteradas situaciones.

El caso se conoció a mediados del año pasado. Una joven se acercó a Emilse Saavedra, integrante de un equipo de referentes del Protocolo de Género de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, para contarle sobre la situación que estaba sufriendo desde hace un tiempo en la Facultad de Ingeniería.

“Ella llegó con el miedo, la vergüenza y todo lo que carga una persona cuando vive este tipo de violencia. En el primer momento me cuenta todo el caso de acoso sistemático que ejercía esta persona”, subrayó la también referente del MST -FIT Unidad en diálogo con El Patagónico.

El caso dejó expuestas una vez más las fallas de los canales de información de la Universidad. Como sucede en la mayoría de las situaciones, las víctimas no conocen los medios dónde realizar la denuncia y la protección qué pueden tener en este tipo de situaciones.

“La compañera no sabía qué hacer, ni a dónde ir. Allí, volvió a fallar la Universidad porque la alumna quería denunciar y no sabía qué hacer”, cuestionó la dirigente.

Saavedra es una de las referentes en la lucha por casos de abuso en la casa de altos estudios y fue una de las impulsoras en la creación de la Comisión Contra el Acoso y Abuso Universitario de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales que funcionó hasta 2017 hasta que se comenzó a elaborar un Protocolo de Género.

Esto permitió que la joven se acercara a ella para buscar ayuda. “Yo la acompañé en todo el proceso hasta que decidió hacer la denuncia. Cuando decidió contar todo lo que le pasó nos dimos cuenta de que no fue un caso aislado. Fue una serie de hechos muy violentos”, aseveró.

La joven escribió 10 páginas sobre el acoso que venía sufriendo. La persona denunciada por acoso es estudiante y auxiliar docente de la Facultad de Ingeniería. Además, según pudo saber este diario, ejerció un cargo en el centro de estudiantes de esa facultad, pero sus colegas lo habrían expulsado por reiterados casos de acoso a sus compañeras.

Otro dato para tener en cuenta es que el denunciado es experto en artes marciales. En la casa de altos estudios le comentaron a El Patagónico que estudiantes habrían sido amenazados con golpizas si se animaban a denunciarlo.

La denuncia de la joven llegó a la Comisión de Género de la Universidad y comenzó la investigación donde se garantizó que no se realizaría un careo entre las dos partes. “Esto es importante para que todas las personas que quieran denunciar un caso de abuso o acoso se queden tranquilas”, aseguró Saavedra.

El denunciado tenía el derecho de hacer su descargo, pero hasta el momento no lo habría realizado.

El siguiente paso fue que la joven declarara frente a Juan Carlos Smith, asesor jurídico de la UNPSJB, para que después le dieran una cedula de constancia sobre la investigación. El caso siguió por los canales internos de la Universidad: Bienestar Universitario, la Comisión de Género y el asesor jurídico.

SIETE HORAS DE DEBATE

Las partes que tomaron intervención decidieron elevar el caso al consejo directivo de la Facultad de Ingeniería. El asesor jurídico recomendó reservar el nombre de la persona denunciada porque no hay un proceso judicializado por fuera de la Universidad y la audiencia era de carácter público (está disponible en YouTube).

El debate se extendió durante más de siete horas y se resolvió por unanimidad que la persona denunciada no pueda circular por los edificios universitarios por lo que las clases, los parciales y los finales deberá realizarlos de manera virtual. “No se dijo su nombre, pero todos sabemos quién es y qué hace. La buena noticia es que no podrá volver a circular por la Universidad. Para nosotros es un triunfazo”, destacó Saavedra.

“Hubo más denuncias de acoso sobre este docente, pero no todas llegaron a la Comisión. Hay una cuestión política de fondo que va más allá del acoso. El acceso para estudiar está garantizado y es un paso adelante que se le prohíba ingresar a la Universidad. Solo puede volver a sacar sus cosas porque cumplía trabajos en los laboratorios”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico