"Le robó el marido a una madre cuya hija había muerto poco antes"

Wanda Nara reveló el verdadero motivo de su separación de Mauro Icardi y fue lapidaria con la China Suárez.

Cuando todo parecía en calma, Wanda Nara volvió a prender el ventilador. Por estos días, la rubia pasa un momento romántico junto a Mauro Icardi en las Islas Maldivas y todo parece encaminado hacia una reconciliación. O al menos, una tregua después de los turbulentos días en los que ella anunció el divorcio y que vale la pena recapitular.

Desde entonces, a ella se la vinculó con L-Gante, a él con un par de celebrities turcas y todo parecía conducir a la firma de los papeles. De hecho, Ana Rosenfeld, amiga y abogada de la rubia aseguró en la mesa de Mirtha Legrand que tenía pautado viajar a Turquía para acelerar los trámites. Sin embargo, a juzgar por lo que muestran en las redes, el asunto entró en un manto de sospechas.

Por estos días, mientras Nora Colosimo, la mamá de Nara, se quedó en Estambul cuidando de sus nietos, Wanda y Mauro se tomaron un descanso en el paraíso situado en el Océano Indico, que se caracteriza por sus playas de arenas blancas y sus aguas azules. Allí se habían refugiado junto a los niños durante el mes de junio y ahora volvieron en modo novios, para explorar la escenografía ideal para quienes quieren disfrutar de unas vacaciones románticas. Aunque, conocedores como pocos del mundo de las redes, evitaron mostrarse juntos, y se ampararon en los detalles y en los guiños para dar cuenta de su estadía en las islas.

A todo esto, mientras la pareja disfruta de su reconciliación -o ultiman detalles del divorcio, solo ellos saben-, Wanda compartió en sus redes una entrevista que realizó para la edición italiana de Vanity Fair. Allí, entre otras temáticas, fue terminante respecto a los motivos que la llevaron a pedirle el divorcio al delantero:

“A Mauro no le gusta la idea de que le quite la atención a la familia. Expresé mi deseo de volver a trabajar, y no le gustó”, señaló la empresaria que en días atrás pasó un largo tiempo en Buenos Aires. Allí participó de ¿Quién es la Máscara?, el show de Telefe, atendió compromisos de sus marcas de cosmética e indumentaria y coqueteó con L-Gante levantando todo tipo de rumores a su alrededor.

De acuerdo a su testimonio, este fue uno de los motivos que llevaron a la crisis de pareja. Y se refirió al régimen laboral del futbolista: “Entrena dos horas al día, el resto del tiempo está en casa. Él puede ayudarme con los niños, ¿verdad?”, se preguntó. Y concluyó en la profesión de su marido: “Pero vive en el mundo del fútbol, donde trabajan pocas esposas y las mujeres de carrera son discriminadas”, señaló diferenciándose de lo que en un momento se conoció como “botineras”, un estigma del que siempre intentó despegarse y que a la luz de los hechos consiguió de sobrada manera.

El otro gran asunto de la separación fue el affaire de Mauro con la China Suárez, al que se refirió como una “tontería infantil” y sobre el que aseguró haberlo perdonado. Con quien mantiene todavía su enojo es con la ex Casi ángeles, a quien en aquella oportunidad había aludido sin nombrarla -”otra familia más que te cargaste por zorra”-, y esta vez siguió con la misma tesitura, sin mencionarlo pero aprovechando el pie que le dio la periodista Nina Verdelli.

“La mujer en cuestión (por la actriz) es muy conocida en Argentina por haber roto numerosas familias famosas. Una vez salió con un actor mientras su esposa estaba embarazada y perdió al bebé. Otro le robó el marido a una madre cuya hija había muerto poco antes”, disparó la empresaria. Pero la cosa no queda allí.

“Mientras engañaba a mi esposo, también me escribió como si fuéramos amigas. Me dijo que quería venir a verme a París, me llamó por FaceTime”, agregó. Vale recordar que si bien no eran amigas, Wanda y Eugenia mantenían una cordial relación a partir del vínculo de su hermana Zaira con la actriz. Un vínculo que demás está decir, ya es parte del pasado.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico